1
Publicado el 14 Mayo, 2019 por ACN en Cultura
 
 

CULTURA LOCAL

Una peña allende los mares

Los seguidores de Annie Garcés en Isla de la Juventud la legitiman como profeta en su propia tierra
Una peña allende los mares.

Annie Garcés junto a Eduardo Sosa, promotor de la idea de crear la peña en Isla de la Juventud en febrero de 2018. (Foto: YESMANY VEGA).

Por ANA ESTHER ZULUETA

Nadie es profeta en su propia tierra, dice la voz popular, pero Annie Garcés -de Isla de la Juventud y considerada una de las voces más representativas de la nueva generación de intérpretes cubanos- se suma a quienes hacen trizas este proverbio.

Con una corta pero intensa carrera como vocalista, Annie se colocó en la preferencia del público a partir de noviembre de 2016, cuando junto al cantautor Raúl Torres, Eduardo Sosa y Luna Manzanares, interpretó Cabalgando con Fidel, apenas unas horas después del deceso del líder de la Revolución.

Surgimiento de una peña

“Después de cantar para los directores de Cultura del país al concluir su jornada de capacitación le comenté a Iraida Zayas, máxima representante del ramo en la isla, mi deseo de presentarme en el lugar donde nací. Ya lo había hecho en casi toda Cuba”, dice con desenfado.

Enfatiza que para los directivos a veces es difícil llegar a algunos artistas debido a los limitados presupuestos, aunque debo decir que Iraida accedió de inmediato a mi solicitud, sobre todo porque muchos colegas al realizar giras nacionales excluyen a la Isla.

“Así vine con Sosa, quien hacía 10 años no visitaba el municipio especial, momento que sirvió para promocionar, además, su proyecto de trova conocido en Santiago de Cuba, Guantánamo, Las Tunas, Holguín, Camagüey y Sancti Spíritus, relata animada.

“En conferencia de prensa fue precisamente Sosa, quien propuso a las autoridades locales crear un espacio habitual, donde pudiera traer a amigos trovadores, por eso a partir de febrero de 2018, consideré el nacimiento de mi peña”.

Acompañada de buenos amigos

Una peña allende los mares.

Polito Ibáñez, autor de Doble Juego, fue el cuarto invitado a la peña de Annie Garcés durante el 2018. (Foto: YESMANY VEGA).

El patio del cine teatro Caribe, ubicado en Nueva Gerona y agradablemente ambientado, es el espacio donde cada dos meses los seguidores de la jovencita de 23 años de edad, la aguardan para disfrutar de sus propuestas.

En orden la acompañaron Adrián Berazaín, Tony Ávila, Polito Ibáñez y Mauricio Figueiral, por tanto no faltaron en cada una de las presentaciones temas que los identifican como Por una camarera, Timbiriche, Como a mujeres y Si te cansaste de mí.

“A Adrián le satisfizo escuchar cómo el público conocía sus temas, para Tony fue un concierto muy especial, porque su madre era pinera y él nunca había estado aquí”, refiere visiblemente emocionada.

Destaca que resultó súper chévere escuchar a la gente corear las canciones de Polito, perteneciente a la historia de la trova cubana; en tanto el concierto de Mauricio se caracterizó por ser muy dinámico; él es un cantautor bastante popular y carismático.

Sorpresa de aniversario

“Decidí presentarme acompañada de mi grupo para hacer la música que defiendo”, afirma con naturalidad Annie, cuyo registro vocal le permite pasearse por diferentes géneros del pentagrama cubano.

“Desde aquel Cantándole al sol, realizado en el cine teatro Caribe y donde defendí El Gatico Callejero…, no me presentaba ante el público pinero; entonces era una niña, puedes imaginar cuán nerviosa estaba”, sonríe.

Con Amor de monosílabo, tema del más reciente videoclip, se inició la velada al que siguieron otros como Mañanita de montaña y Santiaguero, de Sosa. El repertorio incluyó piezas entre las que figuraron Como a mujeres, de Polito; Se puede ser, de Gerardo Alfonso; y Ya se va aquella edad, de Pablo Milanés.

Una peña allende los mares.

Iraida Zayas, directora de Cultura en Isla de la Juventud, Cuba, reconoce el aporte de la joven intérprete a la cultura local. (Foto: ROBERTO DÍAZ MARTORELL).

Gracias a su sensibilidad, talento y carisma, la cantante logró especial conexión con el público al interpretar Todo natural, de Figueiral; Tú me amas, de Andy Villalón, y Me haces bien, de Jorge Drexler -cantautor uruguayo-, ganador del premio Óscar a Mejor canción original del año 2004 por su tema Al otro lado del río.

Momento climático fue cuando ella y el violinista Christopher Simpson contrapuntearon al interpretar Veinte años, de María Teresa Vera.

Aunque es egresada del conservatorio habanero Guillermo Tomás, en la especialidad de flauta, Annie apostó por el canto en el que tiene a la trova como su género de cabecera, por eso selló su concierto con La gota de rocío, de Silvio Rodríguez, aunque no desdeñó un toque de conga al interpretar Agua de Figueiral.

¿Cómo concibes tu repertorio?

“La selección del repertorio es una de las cosas que el público elogia, agradezco a Pepe Ordás, quien me guio y enseñó a elegir las buenas facturas, otro tanto a Sosa y a mis músicos dotados de buen tino”, dice.

Apunta que para su presentación en Nueva Gerona buscó un balance de géneros: chachachá, mambo, changüí…, “fue intencional toda la dramaturgia del concierto, para que un tema me llevara al otro, muy pocas cosas quedaron a la improvisación.

“Yo soy complicadísima, exigente con quienes trabajan conmigo y conmigo misma, para que todo salga de manera impecable.  Detrás de esos momentos, hay que sortear escollos y es difícil, te confieso que cuando eres mujer en el arte y joven es doblemente difícil”, asegura.

Vínculo sentimental con la isla

Tony Ávila fue el tercer invitado a la peña de Annie Garcés en Isla de la Juventud durante el 2018. (Foto: YESMANY VEGA).

“Dondequiera digo soy pinera, bien lo agradecen mis coterráneos, lo hago también por mi familia, residente en el ultramarino territorio”, habla con orgullo.

Agrega que nunca soñó llegar a este punto, pero desde los 21 años de edad se siente realizada. Sus conciertos han tenido buena concurrencia y cuando se cumplen las metas, siempre se quiere más y “yo quiero más”, expresa sin rubor.

“Deseo grabar más discos, videoclips, realizar giras nacionales e internacionales, pero soy feliz y lo transmito en el escenario, una no puede tener miedo a subir el nivel al público, como me sugirió Ordaz”, afirma.

Precisa que por eso estuvieron en su repertorio clásicos de la música cubana, dice mientras ratifica su compromiso de mantener vivas esas canciones.

Interpretar tus propios textos

Cuando alguien canta sus propios textos, pone su alma a la intemperie. “He escrito algunas cosas pero no estoy preparada para mostrárselas al público, por ahora prefiero interpretar canciones de otros”, concluye.

Annie Garcés recibió homenaje por su contribución a la cultura local y extensa ovación de sus fans, quienes la legitiman como profeta en su tierra. (ACN).


ACN

 
ACN