0
Publicado el 6 Junio, 2019 por Tania Chappi en Cultura
 
 

VOCES DE LA REPÚBLICA

Savia joven para un empeño virtuoso

Reafirma su validez evento interesado en rescatar aspectos desconocidos o poco divulgados de nuestro pasado reciente
Savia joven para un empeño virtuoso.
La sede habitual del encuentro es la hermosa Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena. (Foto: escambray.cu).

Por TANIA CHAPPI

“Creo que toda la historia republicana es muy importante para su estudio; porque se corre el riesgo siempre de simplificaciones, de reducciones muy mecánicas, en las cuales falta la capacidad de investigar situaciones concretas nacionales e internacionales, el papel de las grandes personalidades en la historia de Cuba, el de las vanguardias políticas y culturales que fueron tan importantes y que borran por completo la imagen del proceso republicano como desierto de virtudes.

En él aparecen precisamente los precursores y promotores del proceso revolucionario en su doble vertiente; quiero decir en su vertiente política y en su vertiente cultural […] no podríamos entender la Revolución sin la República”, afirmó el Doctor Eusebio Leal Spengler en una entrevista publicada en la revista Temas en 2001.

Y precisamente no existe otro evento en el país que se dedique específicamente a ese período, y lo aborde con tanta profundidad, como el coloquio anual Voces de la República. Este es organizado, cada mayo, por la Sociedad Cultural José Martí (SCJM) en Sancti Spíritus, con el coauspicio del sistema de instituciones de la cultura.

Savia joven para un empeño virtuoso.
Por su contribución a la cultura, Juan Eduardo Bernal Echemendía recibió la distinción Paquelé, máximo reconocimiento que otorga la Uneac en Sancti Spíritus. (Foto: escambray.cu).

Según Juan Eduardo Bernal Echemendía, presidente de la asociación, con él buscan “la mayor cantidad de acercamientos objetivos y sinceros” a las luces y sombras del lapso comprendido entre 1902 y 1958. Así fue en el celebrado esta vez y será en los futuros. De hecho, luego de un breve descanso, han comenzado a pergeñar el próximo, que será dedicado al “centenario del natalicio de la Heroína de la Sierra, Celia Sánchez Manduley; el reconocimiento de Bonifacio Byrne como Poeta Nacional en ese propio año; y el impacto de la aprobación en 1940 de la Carta Magna”.

Por haber asistido a varias ediciones puedo afirmar que sucede lo mismo con los investigadores: aún no han terminado las despedidas y ya andan pensando en cuál tema llevarán a la siguiente. Incluso desde al año antepasado, en los municipios espirituanos, de acuerdo con sus posibilidades y características, durante meses se realizan sesiones teóricas que preceden a la cita nacional. Los resultados más significativos pueden engrosar el programa general.

El espectro es bien ancho, pues Voces… no esclarece solo cuestiones políticas, o de la historia patria, también asuntos de carácter artístico y cultural en un sentido amplio (incluido el patrimonio), económicos, de la ciencia y otros ámbitos.

Cinco centurias encima del tapete

Enemigos de la monotonía, los creadores del espacio insertan asiduamente nuevas propuestas. Por ejemplo, es tradicional en él consagrar su panel de clausura a la recepción martiana, o sea, a la manera en que fue presentada la vida y obra del Apóstol; sin embargo, las jornadas efectuadas a mediados del pasado mes (las vigésimo primeras) abrieron ese diapasón e hicieron hincapié en cómo la época colonial había sido vista durante la República.  

Al respecto, comenta Bernal Echemendía: “Si en 1959 logramos despertar el interés y encauzar los estudios acerca de nuestra historia, es porque heredamos una práctica anterior. Mis mejores maestros se formaron antes de esa fecha, y con limitaciones tales o más cuales, me enseñaron a querer a Martí, a identificarme con Maceo, con Ignacio Agramonte. Sin duda hubo deformaciones en la etapa republicana, pero al mismo tiempo se forjaron y trasmitieron valores. A veces eso no se tiene en cuenta”.

Porque es importante no olvidarlo, durante el último coloquio ocupó lugar relevante la impronta de Carlos Manuel de Céspedes, Serafín Sánchez, el poeta mambí Limendoux –junto con la de los próceres ya mencionados–, en organizaciones y personalidades de la primera mitad del siglo XX.

Savia joven para un empeño virtuoso.
Gaspar Marrero -a la derecha de la foto- y Carlos Figueroa disertan sobre el entrañable músico cubano Benny Moré, el Bárbaro del Ritmo. (Foto: T.CH.D.).

Una selección de las mejores ponencias integrará el correspondiente libro de memorias del reciente encuentro. No sé si serán escogidas las que versaron sobre la Confederación de Trabajadores de Cuba, o Armando Hart; las referidas a familias ilustres debido al patriotismo o los saberes de sus miembros; las que visibilizaron el desempeño femenino en disímiles campos; la remembranza en torno a Benny Moré con motivo de su centenario; las que nos dieron a conocer los avatares del deporte; o las miradas a órganos de prensa de entonces y a centros educacionales, por citar únicamente algunos contenidos. Seguro quedarán fuera muchas que realzarían sus páginas, mas, se trata de un volumen modesto en formato y grosor. Con independencia de cuáles elijan, el conjunto merece ser promovido y atesorado.

Sabio es que en la mañana final de cada Voces de la República la SCJM provincial entregue los lauros Honrar, honra (a personas y entidades destacadas por sus aportes a esa organización) y La utilidad de la virtud (a los que se han distinguido, de forma significativa, en elevar los valores éticos, patrióticos, de los fundamentos de la nación cubana, así como la vida y obra de Martí).

En nuestro mundo materialista y supeditado, hasta el exceso, a los bienes contables y medibles, quizás abunden quienes consideren poca cosa tales galardones. Sin embargo, resulta innegable que confortan y refuerzan sueños. Los de veteranos en estas lides y los de estudiantes, graduados universitarios, comunicadores, maestros interesados en investigar, que empiezan a dar sus primeros pasos. Bernal Echemendía ha constatado “la incorporación de numerosos jóvenes a los estudios sobre el período republicano, de modo que el evento no está reducido a un grupo de viejos eruditos. Es muy reconfortante”.


Tania Chappi

 
Tania Chappi