0
Publicado el 31 Julio, 2019 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

ARTES VISUALES

La tentación de estar allí

Valores documentales y artísticos enriquecen la muestra titulada Homenaje a Oller, como tributo al aniversario 56 de la Unión de Periodistas de Cuba
La tentación de estar allí.
Jorge Oller ha sido acreedor del Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de la vida.

SAHILY TABARES 

FOTOS: GILBERTO RABASSA

Existen imágenes surgidas del acto fotográfico, las cuales marcan épocas; con su capacidad simbólica y riqueza expresiva aportan a la construcción identitaria, mediante las formas en que visualizan al otro en circunstancias y contextos diversos.

La tentación de estar allí
Fidel en las Minas de Lota, Chile, en 1971.

La Revolución Cubana abrió múltiples caminos a un imaginario épico que propició impulsos notables, hacia el rango artístico, de la fotografía documental. De ello dio fe Jorge Oller en la sede de la Unión de Periodistas de Cuba, donde exhibió una muestra personal, coincidente con su cumpleaños 90, y a propósito del aniversario 56 de la organización.

Miradas de densidad sociológica y antropológica colocó ante espectadores ávidos por conocer el registro de hechos, protagonistas, gestos, acciones, y otros testimonios sobre cambios sociales ocurridos en la nación y otros países.

El énfasis icónico
desplegado en 38 instantáneas evidencia los valores connotativo y denotativo de
imágenes que no constituyen dominios autónomos y cerrados en sí mismos, por el
contrario, poseen la fuerza emotiva, vivencial, de lo acontecido durante la
etapa de la República neocolonial, y más tarde en llanos y montañas, con
notable trascendencia en generaciones.

La tentación de estar allí
Escena captada en Vietnam.

Acucioso fotorreportero, Oller dejó su impronta en las revistas Talía, Carteles, BOHEMIA, en los diarios Información, Combate, Hoy y Granma, y en la agencia Prensa Latina. Buscó los encuadres perfectos ante cada escena. Supo entrenarse para abordar las relaciones compositivas orientadas a lograr mensajes intencionados, emotivos. En el periódico Granma cubrió algunos desplazamientos de Fidel en aquellos primeros años del triunfo revolucionario.

Muchos hitos del período fueron registrados por su lente: actos de masas, escenas de movilización popular. Durante ese proceso se gestó una iconografía que la crítica llamó la épica revolucionaria y tuvo gran influencia en transformar la fotografía política en una genuina expresión artística.

La tentación de estar allí
Retrato del Poeta Nacional Nicolás Guillén.

La obra de Oller es vasta y está aún por conocerse en profundidad. Numerosas piezas representan momentos significativos de esa creación. Retratos y enfoques selectivos evidencian el equilibrio entre el dominio técnico, la imaginación, la necesidad de perpetuar instantes en eternidad. Logra imágenes dotadas de una exquisita narratividad. En ellas el carácter cultural de la comunicación reside en lo que se explicita en las prácticas discursivas, estas definen el intercambio entre los individuos y las nuevas formas de socialización. Cada instantánea suscita el deseo de ver lo que aconteció, provoca la tentación de estar allí.

Sin duda, por sus pupilas ha trasegado la historia viva y él la registró para que desafíe al tiempo. Cada señal queda como huella vital para entender zonas de la epopeya de los cubanos y las cubanas en disímiles momentos históricos.

La tentación de estar allí
Trabajo y defensa enriquecen este enfoque selectivo en el corte de caña.

Por su capacidad de convertir lo fotografiado en símbolo, evita el facilismo, encuentra poesía en el más simple gesto. El desarrollo de estas capacidades lo convierten en maestro, calificativo en ocasiones usado indebida e indiscriminadamente. Logra complicidad con los públicos y los atrae a buscar incluso lo que no se ve, no porque sea una carencia, sino porque no pertenece a lo visible. Justamente en esa dimensión reside el misterio y la fascinación de la imagen. De ello es consciente el fotógrafo al arrojar una luz particular sobre los eventos testimoniados.

En su conjunto, la muestra desplaza el lenguaje del silencio, lo vuelve parlante, desde una dimensión ética nos cuenta sobre nosotros mismos, para nunca olvidar de dónde venimos y la historia que se construye todos los días.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares