0
Publicado el 17 Julio, 2019 por Giovanni Martinez en Cultura
 
 

“Se trata de un proceso continuo”

BOHEMIA se acercó a la directora de la Casa de la Nacionalidad Cubana en Granma, con motivo de las celebraciones en esa provincia del 26 de Julio
“Se trata de un proceso continuo”.
Damiana, también diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, siente el especial incentivo de que su provincia es la sede de las festividades del Día de la Rebeldía Nacional, 13 años después de que Fidel Castro celebrara con los granmenses el 26 de julio de 2006.

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

Foto: MARTHA VECINO ULLOA

“Los hechos del 26 de julio de 1953, en Granma y en toda la nación, significaron en aquel momento la búsqueda de autoridad, una etapa de maduración del pensamiento revolucionario y sobre todo la reafirmación del pueblo cubano de buscar su soberanía. En estos días significa mantener, bajo cualquier sacrificio, todo lo que logramos conquistar desde el aún más lejano 10 de octubre de 1868.

“Por ello, a cada generación de nacidos en esta patria nos ha tocado desempeñar un papel determinado, pero siempre con las mismas perspectivas”, así expresó Damiana Pérez Figueredo quien es la directora de la Casa de la Nacionalidad Cubana, una entidad bayamesa fundada en 2001 dedicada a proteger nuestras tradiciones, con un trabajo incesante basado en la recopilación de testimonios, documentos, objetos y diversos materiales relacionados con las raíces de la identidad regional y nacional.

La institución nace vinculada a las profundas raíces históricas de esa área, donde los españoles fundaron, en noviembre de 1513 la segunda Villa en nuestro archipiélago, después de Baracoa, con el nombre de San Salvador.

BOHEMIA se acercó a Damiana, quien también es diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, para dialogar brevemente con respecto a las celebraciones por el aniversario 66 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, y con el especial incentivo de que la sede este año es en esa oriental provincia, 13 años después de que Fidel Castro le hablara a los granmenses aquel 26 de julio de 2006, día que permanece vivo en la memoria de muchos lugareños, así como en buena parte de los nacidos en esta Isla.

“Recuerdo perfectamente aquel momento. Ese año se había denominado de la Revolución Energética, y entorno a ello se crearon muchos programas para el desarrollo social y económico en Granma, los cuales se realizaron en toda la Isla. Ese fue el tema central de aquel magistral discurso del Comandante en Jefe, además de que reafirmaba que en Cuba no era necesario un proceso de transición hacia el capitalismo y hoy, justamente, nos encontramos con la vigencia de esas palabras, enfocados en construir una sociedad más justa, desarrollada en muchos sentidos y desde todos los puntos de vista, tanto económicos como sociales.

“Por estos días continuamos defendiendo nuestros ideales y principios como en aquellos años, ahora con el recrudecimiento de las medidas del bloqueo, y nos seguimos enfrentando a la misma política pretenciosa que sostiene el gobierno de los Estados Unidos.

“Granma asume en el presente mayor responsabilidad, a partir del desarrollo que ha ido alcanzando como provincia en todas las esferas, y siempre recordando nuestra capacidad de desempeñar en cada momento histórico el papel que hemos tenido que asumir según el contexto”, sentenció Damiana Pérez Figueredo.

-Los bayameses incendiaron su ciudad el 12 de enero de 1869 y ayudaron a los asaltantes del cuartel Carlos Manuel de Céspedes en 1953. ¿Existen puntos en común entre ambas historias?

-Siempre se trató del mismo objetivo, en 1869 le demostramos al dominio colonial español y al mundo que estábamos dispuestos a cualquier sacrificio para alcanzar nuestra independencia. El patriota Francisco Vicente Aguilera dijo una vez, cuando estaba en Estados Unidos intentando recaudar fondos para la lucha y en busca de esa necesaria unidad que, “estaríamos dispuestos a incendiar la ciudad de nuevo, y sobre esas ruinas volver a reconstruir aquel Bayamo”. Del mismo modo, en 1953, cada uno de los cubanos que en ese hecho dieron su vida, lo entregaron todo por una causa justa.

“Partimos de una idea que fue enarbolada por Fidel en muchas oportunidades, sobre todo en períodos trascendentales para nuestro país, y es que aquel 10 de octubre de 1868 se rompieron las cadenas que oprimían a este pueblo con un sistema colonial, para ir en busca de la independencia.

“La historia nos ha demostrado que se trata de un proceso continuo, pues comenzamos una guerra por la búsqueda de la libertad que llevamos incluso hasta estos instantes, en momentos coyunturales, en etapas que marcan diferentes contextos en los que se encuentra Cuba y en los que hemos tenido que enfrentarnos a pasajes diversos, pero siempre bajo un principio supremo”, concluyó la Máster en Ciencias en Estudios de Formación Nacional y Pensamiento Cubano.


Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez