0
Publicado el 15 Julio, 2019 por ACN en Cultura
 
 

TEATRO TUYO: una escalera sin fin

La multipremiada compañía tunera es una referencia para sus similares en Cuba. En su sede se inaugurará este año la Escuela Nacional de Clown
TEATRO TUYO: una escalera sin fin.
Teatro Tuyo se convirtió en una orquesta con el espectáculo Súper banda clown, el cual instó a poner el poder al servicio de los otros y brindó piezas musicales cubanas patrimoniales.

Por DANIELLE LAURENCIO GÓMEZ

Fotos: YACIEL PEÑA DE LA PEÑA

 “Hasta mi número de móvil es clownesco, termina en 1, 2, 3,4”, dice el entrevistado antes de comenzar a hablar de su cumpleaños número 20, porque aunque él ya sobrepasa las cuatro décadas, ahora Ernesto Parra Borroto celebra el aniversario del grupo que creara el 15 de enero de 1999, y que desde entonces, bajo su dirección, marca pautas a las nuevas generaciones de payasos cubanos.

Si de cronologías se trata, la historia de esta agrupación comienza con Parque de sueños. Ante la interrogante de cuál ha sido el elemento fundamental a lo largo de estos dos decenios, Parra menciona al público, ese que a casi un año de cerrada por reparaciones la sala principal del conjunto, llama, pregunta, detiene en la calle a cualquiera de los seis integrantes del colectivo, para saber cuándo reabrirá sus puertas el Centro Cultural Teatro Tuyo. Y también el que los espera en otros lugares de la Isla, o en algunos países de América Latina.

Durante todos estos años han entrado y salido artistas, pero es la gente quien convierte cada estreno en una doble y hasta triple función, quien aplaude por más de cinco minutos, quien llora de emoción.

TEATRO TUYO: una escalera sin fin.
Ernesto Parra Borroto defiende el arte del clown en Cuba.

“Ese ha sido el regalo más grande, la mayor conquista, y lo acompaña la responsabilidad de saber que estamos haciendo cátedra, con una estética muy poco explorada en Cuba, desde un lugar como Las Tunas. La pieza La estación expresa la búsqueda de esa utopía, el no sentarse a esperar que las soluciones vengan de fuera, sino salir a andar para conquistarlas”.

Y si a ese saber se le suman los cuatro premios Villanueva de la Crítica, el lauro Rubén Vigón al mejor diseño de luces por la obra ¡¡¡PUMM!!! , el galardón Adolfo Llauradó para Alejandro Batista, uno de los integrantes del colectivo, mejor actor joven de 2018, y otras muchas distinciones, se sabe que Parra piensa en una escalera a la cual no le ve el fin.

“Hicimos una puesta como Narices para contar lo que es Teatro Tuyo: ese acto altruista de no dar lo que te sobra, sino lo que tienes, en pos de formar una identidad. No somos personas diferentes cuando nos ponemos esa nariz roja y salimos a escena, sino el mismo ser humano que desde la intimidad de su ser intenta contar una historia”.

TEATRO TUYO: una escalera sin fin.
Caras blancas demostró el valor de ser útil a los demás.

En ese afán de apuntar a la reflexión y al corazón, Teatro Tuyo ha tocado los más diversos temas. Los límites no existen para una agrupación que ha llevado al escenario las obras Gris y Caras blancas, y con Súper banda clown incluso creó una orquesta musical de payasos.

Más arriba en la escalera están Juegos Olimpiclowns y el unipersonal ¡¡¡PUMM!!!, la primera mostró que en un mundo tan competitivo como el actual se puede aprender a que lo importante no es ganar, sino luchar bien; mientras el segundo es el colofón de este cumpleaños, un espectáculo meta y punto de partida.

Ernesto Parra, también diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular en la 9ª Legislatura, es el único artista de su familia, aunque en su carrera influyeron su madre, vestida de arlequín, el Circo Soviético con el popular clown Oleg Popov, y Trompoloco, protagonizado por Edwin Fernández, quien desde la televisión conquistó a los cubanos.

En el Proyecto Piñata, iniciativa que Parra llevó a cabo junto a dos amigos para animar fiestas de cumpleaños, nació Papote, un payaso sin muchos accesorios ni maquillajes, al que la naturaleza lo bendice con pocos pelos, unos ojos que lo dicen todo y la capacidad de hacer reír desde la inteligencia.

TEATRO TUYO: una escalera sin fin.
Desde la máxima del barón Pierre de Coubertin, creador de las olimpíadas modernas, Juegos Olimpiclowns demostró que lo importante no es ganar, sino jugar bien.

Papote es científico, sociólogo, crea las 24 horas del día y trata de que cualquier situación cotidiana, favorable o no, se convierta en recolección de utopías y preocupaciones que luego una maquinaria de casi 30 personas echa a andar.

Además de celebrar con una gira nacional su vigésimo cumpleaños, la agrupación se prepara para desarrollar, en 2020, el 5º Festival Internacional de Payasos, único de su tipo en Latinoamérica y evento que cada dos años reúne a diversos investigadores, teatrólogos, artistas, compañías, cubanos y foráneos.

El otro gran sueño, es la inauguración, el próximo septiembre, de la Escuela Nacional de Clown, un propósito que trasciende los esfuerzos de Teatro Tuyo y enriquece la enseñanza artística en Cuba. (ACN).

TEATRO TUYO: una escalera sin fin.
Gris abordó el tema de la protección al medio ambiente.

ACN

 
ACN