1
Publicado el 16 Agosto, 2019 por María Victoria Valdés Rodda en Cultura
 
 

Progresión matemática y arte cubano

Proyecto artístico, adaptado a la medida del tiempo, al que pueden irse sumando nuevos exponentes es la nueva propuesta de la Galería del Cerro: “Dos más dos es igual a cuatro punto suspensivo”
El licenciado Félix Hambrosio  Hernández, director de la Galería del Cerro y Chucho Romeu, junto al grupo de creadores y el público presente, dejaron inaugutada la muestra.
El licenciado Félix Hambrosio Hernández, director de la Galería del Cerro y el curador Chucho Romeu, junto al grupo de creadores y el público presente, dejaron inaugurada la muestra.

Texto y Fotos MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

En un guiño a las matemáticas pero sobre todo a la inteligencia del espectador, la exposición de Artes Plásticas “Dos más dos es igual a cuatro punto suspensivo”, en la Galería del Cerro Teodoro Ramos Blanco, deviene en convocatoria abierta donde están invitados todos los artistas receptivos que quieran irse incorporando en otros espacios.

Foto: María Victoria Valdés Rodda

Si la suma de dos dígitos de manera progresiva siempre elevará la cifra exponencialmente hasta el infinito, igual puede asumirse la creación humana la que, encauzada por buenos rumbos, y en un proceso ascendente de variantes técnicas y propuestas temáticas, enriquece nuestra mirada curiosa sobre el mundo y sobre uno mismo. Así, el arte cubano contemporáneo tiene en esta nueva intervención otra constatación de la singularidad criolla.

Elaborada con sencillez, por concepto curatorial, y también con talento, gracias a la originalidad de sus autores, los diversos temas evocan desde el muro del malecón, los gallos cubanos, la Virgen de La Caridad del Cobre, el culto a la metalización de las mentes, o las relaciones bilaterales Cuba-Estados Unidos. Dominan los colores “alegres del Trópico” pero también los claroscuros prestigian a los artistas: Reimel Hernández Ramírez, Yoel Valdivia, Ernesto Sargentón, Ricardo López Diago y Chucho (Jesús) Romeu.

Foto: María Victoria Valdés Rodda

Este último, curador de la muestra, declaró a BOHEMIA que el público está ante “una exposición abierta, de sentido abierto, donde los artistas trabajan con total libertad, como ellos quieran. Sin presión, sin poner un tema, una idea, aunque siempre con el principio del formato con que se trabaja: con papel Kraft, sin cristales, con papel suelto (obra sin marco, solo colgada de la pared)”.

“Hay una singularidad que quisimos verter ante las miradas: nuestra total compenetración con la obra, con el arte porque cada uno de nosotros está “preso” en él. Es decir, en lugar de poner nuestras firmas, aparece junto a la pieza el número de identificación de nuestro Carné de Identidad ya que cada uno de nosotros tenemos el sello de marca de lo que hacemos. De modo, y dicho de manera jocosa, si la policía nos rastreara siempre daría con un artista”, aseguró Romeu.

Por su parte, el director de la instalación cultural (en 20 de mayo y Línea del Ferrocarril, #465, Cerro, La Habana) el licenciado Félix Hambrosio Hernández ponderó la calidad de sus expositores a quienes consideró “personas multifacéticas, y artistas en toda la línea porque no solo se empeñan como metodólogos, pertenecientes al Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño, sino que ellos mismos tienen una obra que mostrar. Y de eso se trata precisamente este espacio puesto a su disposición”.

Y en un gesto inusual por anticipatorio, invitó a los presentes a la clausura del evento, el próximo 12 de septiembre, para aquilatar, un tiempo después, el camino recorrido en las preferencias del barrio y en la de los simpatizantes de la imaginación, los colores y las ideas ingeniosas.

Los cinco artistas apuestan por el hermanamiento con otros creadores por lo cual han presentado un proyecto que se adapta a la medida del tiempo para exponerlo en otro lugar con la sumatoria de nuevos exponentes; siempre con el papel alargado con obras sueltas.

“Es una convocatoria abierta a seguir en exposiciones futuras”, dijo un Romeu entusiasmado, quien le dio la espalda a esta reportera para sumergirse otra vez en la satisfacción colectiva de sus compañeros, que sumados dos más dos, darán mucho más que cuatro.

(Foto: María Victoria Valdés Rodda)

María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda