1
Publicado el 5 Septiembre, 2019 por María Victoria Valdés Rodda en Cultura
 
 

Jornada de la Cultura Mexicana en Cuba: Perdurablemente viva

Textos y Fotos: MARÍA VICTORIA VALDÉS RODDA

El público azteca fue testigo de excepción de la única pieza dramatúrgica de José Martí “Amor con Amor se paga”. El teatro Principal de la Ciudad de México, para el 19 de diciembre de 1875, había vendido todas sus lunetas porque se corrió la voz entre la sociedad culta que el pródigo hijo de Cuba y de Latinoamérica, también tenía cosas que decir como dramaturgo.

La crema y nata criolla quedó embelesada con “el canto del sinsonte” de la soprano mexicana Elisa Altamirano al interpretar a Cecilia Valdés, en la zarzuela homónima de Gonzalo Roig, y que de forma magistral resumió las consecuencias del colonialismo por estos lares. Fue el Teatro Martí el foro más indicado para su estreno. Corría marzo de 1932.

La soprano mexicana Elisa Altamirano estrenó la zarzuela Cecilia Valdés, de Gonzalo Roig, en el Teatro Martí en 1932. (radioenciclopedia.cu)
La soprano mexicana Elisa Altamirano estrenó la zarzuela Cecilia Valdés, de Gonzalo Roig, en el Teatro Martí en 1932. (radioenciclopedia.cu)

Estos dos ejemplos evidencian que Cuba y México están enlazados por uno de los componentes de la civilización que más alianzas afianza: la cultura.

Ya son muchos años de caminar juntos. Y si antes de 1959 teníamos una importante historia compartida, tras la victoria de los barbudos de la Sierra, nuestras simpatías se hicieron mayores. Baste recordar aquellos versos cantados del Comandante Juan Almeida cuando partió de Tuxpán, junto a Fidel en el yate Granma: “No te olvides Lupita, acuérdate de mí”. Dicen que la Virgen mexicana no lo abandonó.

Renovación de una Fiesta

La Revolución cubana redimensionó los afectos realizando en más de 60 años numerosas iniciativas bilaterales. Una de ellas es la Jornada de la Cultura Mexicana en La Habana y que cuenta con el coauspicio entusiasta de la Embajada de México en Cuba, de la Dirección Provincial de Cultura de la capital cubana, del Hotel Nacional de Cuba, del Teatro América, del Instituto de Historia de Cuba, de la Dirección de Cultura de Batabanó así como de su Asamblea Municipal del Poder Popular.

En conferencia de prensa, Hugo Oslé, director de la Academia de Canto Mariana de Gonitch, fundador hace más de tres décadas de este tipo de encuentro, y también director artístico general de la nueva cita, declaró que “hacía mucho tiempo no se celebraban tales jornadas por problemas organizativos, pero se llegó al consenso entre un grupo de amigos y de instituciones de que valía la pena retomarlas”.

Hugo Oslé, director de la Academia de Canto Mariana de Gonitch, es el director artístico general de la Jornada de la Cultura Mexicana en Cuba 2019. A su lado Lolita López, la “Voz ranchera de Cuba” (María Victoria Valdés Rodda)
Hugo Oslé, director de la Academia de Canto Mariana de Gonitch, es el director artístico general de la Jornada de la Cultura Mexicana en Cuba 2019. A su lado Lolita López, la “Voz ranchera de Cuba” (María Victoria Valdés Rodda)

“Hay dos personalidades a las que reverenciar porque fueron quienes abrieron este camino: el Comandante Faustino Pérez, Presidente de la Asociación de Amistad Cuba México en 1984, y Guillén Zelaya, vicepresidente del ICAP, ambos expedicionarios del yate Granma. Un día se aparecieron en casa de Mariana de Gonitch para solicitarle ensalzara los nexos fraternos entre las dos naciones a través de lo que mejor sabía hacer: cantar y enseñar a hacerlo, recordó Oslé. De ahí que la música ocupe un lugar primordial en el Programa.

El 13 de septiembre fue la fecha escogida para el Concurso Nacional de la Canción Mexicana 2019 cuyo espectáculo será a las 5 de la tarde en el Teatro América, en Centro Habana. Se presentarán 25 solistas jóvenes entre 18 y los 35 años de edad, pertenecientes a la mentada Academia. Ellos van a tener la posibilidad de defender un bellísimo repertorio. “Veremos no solo solistas, también dúos y tríos”, anticipó el cantante lírico, líder de la iniciativa.

Se entregará el Grand Prix Lola Beltrán para las muchachas, y el Gran Prix Jorge Negrete para los varones. Habrá primeros, segundos y terceros premios que, en algunos casos debido a un empate dada la calidad de las voces y su técnica interpretativa, pudieran darse compartidos. Además, la FMC y la UJC Nacional otorgarán Premios Especiales.

Un día después del certamen, el sábado 14, y en el marco de la Gala artística Viva México se darán 35 distinciones al mérito cultural a personas e instituciones muy queridas que han impulsado desde siempre los nexos culturales entre los dos pueblos. Juan Almeida Bosques encabeza el homenaje. También diversos organismos, como la Casa Balear, la Dirección Provincial de Cultura, la Asociación Caribeña de Cuba, el INDER, concederán sus galardones.

Hugo Oslé, habanero de adopción, no pudo guardarse el secreto: “La Habana está por supuesto montada en las celebraciones por el 500 Aniversario de la Ciudad, pero miren ustedes que Veracruz, la bellísima ciudad azteca, también. De ahí que se haya decidido que durante la Gala habrá un “momento especial. La cantante Yailín, una joven del segmento del conjunto artístico asumirá la versión original de la canción Veracruz”.

Se perfila como un pasatiempo colorido y ameno: junto a diversos cantantes invitados y los solistas laureados en el concurso previo, la compañía Okantomí, dirigida por el maestro Juan Carlos Silvera, mostrarán su arte danzario a través del Jarabe Tapatío y otros bailes típicos del norteño país. Las entradas de los dos espectáculos se venderán unos días antes en la taquilla del teatro en sus horarios habituales.

Destinos cruzados

“Quiero agradecer a una artista que durante tantísimos años no ha hecho otra cosa que cantar México. Todo embajador mexicano que llega a La Habana, después de la presentar sus cartas credenciales se interesa por conocer a la “Voz ranchera de Cuba”: Doña Lolita López”, manifestó Oslé.

La siempre alegre anciana, que todavía calienta la garganta con canciones tan lindas como “Currucucú”, será la presidenta del Jurado del certamen competitivo. Esta tunera nació en 1929 y ya va por 90 años. Aunque dice estar muy orgullosa de su raíz criolla, campesina y cubana, Lolita asegura que su destino le venía marcado desde su propio nombre Dolores. ¿Quiere ver algo más mexicano que eso?, le preguntó a esta reportera.

Vive orgullosa de ser cubana pero Doña Lolita también siente una gran pasión por México (María Victoria Valdés Rodda)
Vive orgullosa de ser cubana pero Doña Lolita también siente una gran pasión por México (María Victoria Valdés Rodda)

Sin embargo, a pesar de la relevancia de la música mexicana en nosotros, esta Jornada cultural va más allá porque se ha pensado también desde la perspectiva académica por eso se efectuará un encuentro teórico con la participación de prestigiosos investigadores y expertos de ambos países para ahondar en las continuadas y crecientes relaciones, iniciadas el 20 de mayo de 1903.

La mutua identificación forma parte de un proceso cultural dialéctico que si bien tiene concatenaciones históricas se renueva al ritmo de los cambios sociales y a la introducción de elementos foráneos, que incluyen gustos y modas, muchas veces moldeados por las propias creaciones del arte. Por ejemplo, desde hace unos años en la Isla han proliferado los grupos de Mariachis de cuño nacional.

Todos esos fenómenos serán abordados por un Panel: por la parte cubana hablarán, entre otros, Dolores Guerra, del Instituto de Historia de Cuba y Jorge Calderón, especialista cinematográfico y escritor de textos sobre ese tema. México estará representado por su excelentísimo embajador en La Habana, el doctor Miguel Díaz Reynoso. Asimismo, se espera la llegada de varios estudiosos aún sin confirmar.

Y en esa misma línea de buscar los orígenes de tan sólida amistad, los participantes se encaminarán hacia Batabanó, Mayabeque, para colocar una ofrenda floral ante el monumento de Juventino Rosas, el famoso compositor del vals “Sobre las olas” que falleció en esa localidad en 1894. La Casa de la cultura de allí lleva su nombre, y está previsto que su pieza cimera, tocada en este siglo XXI por jóvenes manos, ejerza similar influjo a cuando él la ejecutara allí al piano.

Juventino Rosas/ la Jiribilla
(Foto: lajiribilla.cu)

El maestro Hugo Oslé, augura mucha emoción porque habrá un rescate del repertorio azteca. La tonada “México lindo y querido” convocará a todo el elenco de la Gala y al público presente a seguir sintiendo “esta cosa linda del corazón” por la tierra de grandes artistas.

Y al recordar, el día 16, el Grito de Dolores, Fiesta Nacional de México, nuestras gentes tan amantes de la cultura reafirmarán que esta será patrimonio del pueblo únicamente bajo el régimen de la libertad.


María Victoria Valdés Rodda

 
María Victoria Valdés Rodda