1
Publicado el 23 Octubre, 2019 por ACN en Cultura
 
 

A brindar por La Habana con un cóctel exquisito

Como ya está cercano el cumpleaños de la llamada Ciudad Maravilla, bien vale brindar por su salud, ya sea con una de esas refrescantes bebidas en la Bodeguita del Medio, con su ambiente bohemio, o en El Floridita, templo universal del daiquirí con dos siglos de existencia y donde se preparan 16 tipos diferentes de ese cóctel
Compartir
A brindar por la salud de La Habana con un cóctel exquisito.

El daiquirí, emblemático de El Floridita, estará en los 500 años de La Habana, como en todos los acontecimientos que tienen lugar en la capital de todos los cubanos. (Foto: granma.cu).

Por MARÍA ELENA BALÁN SAINZ

La Habana, ciudad que cumple en noviembre el aniversario 500 de su fundación, cuenta con sitios emblemáticos vinculados a la coctelería, como la Bodeguita del Medio y El Floridita, donde se ofertan el Mojito y el Daiquirí que tanto deleitaron al escritor estadounidense Ernest Hemingway y a numerosos visitantes nacionales y extranjeros que acuden a esos sitios en busca de sus cócteles estrellas.

Como ya está cercano el cumpleaños de la llamada Ciudad Maravilla, bien vale brindar por su salud, ya sea con una de esas refrescantes bebidas en la Bodeguita del Medio, con su ambiente bohemio, o en El Floridita, templo universal del daiquirí con dos siglos de existencia y donde se preparan 16 tipos diferentes de ese cóctel.

Es preciso aclarar que no solo en estos bares, por ser de los más emblemáticos, existen esas propuestas, sino que desde los más clásicos hasta los más modernos las mantienen en sus cartas.

Entre las cantinas icónicas de La Habana figura también el Sloppy Joe’s, cercano al Paseo del Prado, con picaditos muy sabrosos para acompañar alguno de los 30 tipos de cócteles que preparan sus bartenders.

Además del Mojito, el Daiquirí y el Cubalibre existen otros que son también capaces de deleitar el más exigente de los gustos, como el trago Presidente, que tuvo popularidad en las décadas que van de 1920 al 1940.

Igual ha tenido mucha aceptación el Ron Collins, una tropicalización del surgido en Estados Unidos, traído desde el Norte al archipiélago.

La coctelería representa una arista de la cultura, y en ese sentido vale recordar que la actriz Mary Pickford inspiró una mezcla con su nombre cuando filmaba una cinta en La Habana.

También suscitó el interés la mulata cubana, debido a su sensualidad, y hubo un cantinero que la inmortalizó con el cóctel que la identifica.

Del fruto del cocotero mezclando su refrescante contenido con aguardiente surgió el saoco, que engrosó la lista de cócteles cubanos, al igual que otros que siguen marcando una alta puntuación en la preferencia de los consumidores.

No solo en La Habana colonial podemos beber un cóctel junto a un picadito, igual la barriada de El Vedado tiene sitios de interés donde se palpa la tradición de la denominada Capital de la Coctelería Iberoamericana, o más al oeste de la capital, en el municipio de Playa.

Son opciones para disfrutar de estas refrescantes bebidas en una urbe que se engalana con motivo de su medio milenio, y donde no faltan los cantineros que demuestran cuán bien entrenados están en ese arte.

Hagamos un brindis por la Villa de San Cristóbal de La Habana cuando se acerca su cumpleaños 500, con el compromiso de cuidarla y de mantener lo logrado gracias a un amplio programa de restauración en ocasión del esperado festejo. (ACN).

Compartir

ACN

 
ACN