0
Publicado el 7 Octubre, 2019 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

CINE: la utopía no ha sido confiscada

Inquietante, revelador, el documental Mujeres… resiliencia, derechos a la vida, muestra realidades invisibles, silenciadas y solidarias
CINE: la utopía no ha sido confiscada.

El bloqueo de Estados Unidos afecta la compra de artículos indispensables para las bailarinas y todo el Ballet Nacional de Cuba. (Foto: NÉSTOR MARTÍ).

Por SAHILY TABARES  

¿Cómo responden las heroínas del día a día al cruel bloqueo económico que durante casi 60 años mantiene Estados Unidos contra Cuba? ¿Qué hacer ante carencias, dificultades, las cuales atentan contra la vida de familias, el desarrollo, la cotidianidad y el futuro de nuestro país?

Estas, entre otras interrogantes, despeja el más reciente documental de las realizadoras Lizette Vila e Ingrid León, quienes desde el Proyecto Palomas y su Casa Productora de Audiovisuales para el Activismo Social, despliegan una acuciosa y aguda mirada para penetrar en la realidad como un certero estilete.

En Mujeres…resiliencia, derechos a la vida, el lenguaje fílmico es pensamiento y un eficaz surtidor de símbolos que contribuye a desplegar el discurso antropológico, ético, psicológico, sociopolítico. Este tránsito se enriqueció con testimonios de féminas de todo el país, registrados en 28 locaciones: espacios privados y públicos.

La resistencia distingue a la mujer cubana. (Foto: HUMBERTO MAYOL).

Hubo consenso de maestras, cultoras de la música, actrices, deportistas, científicas, bailarinas, madres… al describir: “El dolor lo curamos con desvelo, a la escasez oponemos imaginación y a los problemas les buscamos soluciones con mucho empeño y pasión”.

Es elocuente la asunción del término resiliencia, el cual se usa en varias disciplinas y explica la capacidad adaptativa, de recuperación de las personas frente a situaciones adversas. Al tocar las fibras más íntimas del ser humano mediante el entrecruce de voces, certezas, vivencias, el corpus del relato deviene una dinámica mirada cognoscitiva que va in crescendo, pues al concebir la estructura dramatúrgica de la tensión se recurre a novedosas soluciones narrativas, momentos de ruptura y reflexión.

La puesta documental reconstruye dramáticamente realidades en diferentes ámbitos, donde las protagonistas comunican ideas, sentimientos, angustias, sueños personales postergados. Estos testimonios devienen sugerentes poéticas acentuadas por los ángulos de las tomas y la calidad de la dirección de fotografía, a cargo de Humberto Mayol, y el montaje realizado por Chabely Torriente, Saulo Fernández y Víctor Manuel Núñez.

El equipo dirigido por Vila y León es consciente de que un cine crítico no es el que solo ilustra audiovisualmente problemas o contradicciones, sino el que penetra en la trama compleja de la existencia para desentrañar lo que ocurre, el cómo y el porqué.

Mujeres… –cuya realización contó con el apoyo financiero del Centro Félix Varela y la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco)–, en tanto audiovisual verosímil, incluye voces, fotos fijas y en movimiento; estas demuestran que las mujeres seguimos teniendo tres y cuatro jornadas laborables, pues no hay una verdadera equidad social.

CINE: la utopía no ha sido confiscada.

El aporte en cualquier medio es una prioridad en el acontecer cotidiano. (Foto: HUMBERTO MAYOL).

Asimismo, destaca las bondades del programa revolucionario Educa a tu hijo, un modelo cubano de atención no institucional a niños y niñas, que se puso en práctica en nuestra nación ante el insuficiente número de círculos infantiles y la necesidad de llevar el aprendizaje a infantes en edad prescolar, sobre todo en áreas rurales y espacios comunitarios. Tal modelo educativo también llegó a centros penitenciarios, donde mujeres y hombres compartieron durante varias jornadas esa experiencia con sus hijos.

Entre las coordenadas sustanciales que sostiene la puesta documental, sobresale la estrategia escritural de Sara Mas y Teresa Díaz Canals, expresada con sencillez por las narradoras Obelia Blanco e Irela Bravo.

Sin duda, el empeño interrogador, las estimulantes provocaciones del documental, reafirman que la utopía no ha sido confiscada, prevalece en las mujeres cubanas la determinación de seguir contra viento y marea en pos de la igualdad.

Hay que leer con alma y pasión, detenimiento y valentía, el mensaje de Mujeres…, pues estimula la entrega, el rigor y, sobre todo, la esperanza de que los tiempos mejores son conquistados por todos los humanos de este país heroico.

CINE: la utopía no ha sido confiscada.

Creatividad y entrega de cada fémina prevalece en los espacios privados. (Foto: NURIA LÓPEZ).

 

CINE: la utopía no ha sido confiscada.

Disciplina, talento y consagración caracterizan a Las Morenas del Caribe. (Foto: Archivo de la EDITORIAL DE LA MUJER).


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares