1
Publicado el 17 Octubre, 2019 por ACN en Cultura
 
 

Fiesta de la Cubanía, un cuarto de siglo salvaguardando la identidad

En esta ocasión llega a sus 25 años la Fiesta de la Cubanía, jornada que anualmente agasaja el nacimiento y primera interpretación pública de La Bayamesa, canto de la autoría del insigne Pedro (Perucho) Figueredo, quien condensó en una pieza musical el sentimiento de amor patrio emergente en los hijos de la Isla antillana
Fiesta de la Cubanía, un cuarto de siglo salvaguardando la identidad.

Foto: cubasi.cu

Por DAIMARA PÉREZ SUÁREZ

Vuelve octubre y otra vez la emblemática ciudad de Bayamo, cuna de la marcha guerrera devenida Himno Nacional, invita a celebrar juntos la historia, el orgullo y la identidad, cuando se cumplen 151 años del acontecimiento que motivó la institución del 20 de octubre como Día de la Cultura Cubana.

En esta ocasión llega a sus 25 años la Fiesta de la Cubanía, jornada que anualmente agasaja el nacimiento y primera interpretación pública de La Bayamesa, canto de la autoría del insigne Pedro (Perucho) Figueredo, quien  condensó en una pieza musical el sentimiento de amor patrio emergente en los hijos de la Isla antillana.

Los antecedentes del jolgorio se remontan a 1992, período que dio origen en la capital de Granma a los eventos Crisol de la Nacionalidad, Homenaje y Reflexión, y Coloquio de Literatura, en los cuales varios investigadores se reunieron para generar debates profesionales en torno a temas relacionados con el devenir de Cuba.

Estos encuentros, realizados cada 12 meses a partir de su creación, fueron la plataforma que dos primaveras después sostuvo la propuesta del entonces ministro de Cultura, Armando Hart Dávalos, de aunar en una celebración el orgullo de ser cubanos y la defensa de los atributos identitarios, tanto a través de propuestas científicas como de festejos populares.

Inspirados en la idea de Hart, y en las gloriosas páginas escritas por los patriotas independentistas en octubre de 1868, los bayameses sumaron a las citas teóricas variados espacios artísticos para conformar, hace un cuarto de siglo, la llamada Fiesta de la Cubanía.

Tradicionalmente comprendida entre los días 17 y 20 del décimo mes del año, la jornada conserva como plato fuerte al Crisol de la Nacionalidad, evento que continúa dedicado a la defensa y divulgación de la historia de la mayor de las Antillas, a partir de debates protagonizados por prestigiosos intelectuales.

El convite ofrece al público, entre otras propuestas, ferias de culinaria tradicional y artesanías; exposiciones de artes plásticas; presentaciones de libros, teatro y danza; proyecciones de audiovisuales; conciertos y espectáculos humorísticos.

Diversas actividades se han hecho inherentes a la Fiesta, entre las que se incluye la ceremonia de las banderas, rito efectuado en la primera plaza denominada de la Revolución en Cuba, donde se izan la enseña nacional y la que acompañó el inicio de la gesta libertaria contra el dominio español, encabezada por el hijo ilustre de la Ciudad Monumento, Carlos Manuel de Céspedes.

Entre los momentos más emotivos del jubileo figura el escenificar, desde el mismo lugar y en igual fecha de su estreno, la primera interpretación del Himno Nacional, que anualmente es reproducido con tanto ardor como lo tuvo en 1868 para incitar al combate proindependentista.

Durante cuatro días de octubre en Bayamo se respira Patria, se afianzan en los habitantes de la urbe sentimientos heredados de sus antecesores, baten aires de pasión por la mayor isla emergida en el Caribe, y se exaltan los atributos representativos de lo más autóctono de Cuba y su gente.

Este 2019, especialmente dedicada al bicentenario del natalicio del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, ya abrió sus puertas, en la primera capital de Cuba Libre, la edición 25 de la Fiesta de la Cubanía. (ACN).


ACN

 
ACN