0
Publicado el 26 Diciembre, 2019 por Roxana Rodríguez en Cultura
 
 

2019: PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS

Ellas reinaron

Vistazo a los laureles más importantes otorgados a los artistas cubanos de las artes escénicas y visuales
Ellas reinaron.

Además del reconocimiento de los públicos en Cuba y otras latitudes, la subdirectora artística del Ballet Nacional de Cuba, Viengsay Valdés, fue laureada en dos ocasiones. (Foto: juventudrebelde.cu).

Por ROXANA RODRIGUEZ TAMAYO

Durante el año que recién finalizó, noveles y veteranos exponentes del arte nacional enaltecieron nuestra cultura y alcanzaron diversos lauros y distinciones en su patria y en el ámbito foráneo, lo cual evidenció su excelencia como creadores y la responsabilidad social hacia quienes se deben: los públicos.

Recién iniciado 2019, la actriz, dramaturga y pedagoga Herminia Sánchez obtuvo, a la edad de 95 años, y totalmente lúcida, el Premio Nacional de Teatro por la obra de toda la vida, el más alto reconocimiento que confieren el Ministerio de Cultura y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas. El otorgamiento fue calificado por el director y fundador del Guiñol, Armando Morales (fallecido en el propio 2019), como un acto de justicia con la historia del teatro cubano.

Apenas se estrenaba como subdirectora Artística del Ballet Nacional de Cuba (BNC), la bailarina y coreógrafa Viengsay Valdés resultó acreedora del Premio Excelencias Cuba 2018, que otorga el Grupo homónimo en comunión con la revista Arte por Excelencias, encargada de difundir hacia otras latitudes –por medio del turismo– la cultura y la identidad de Cuba y Latinoamérica.

Casi al cerrar el año, en noviembre, esta sobresaliente figura del BNC y ahora mismo, una de las más internacionales de la compañía, fue merecedora de la distinción Gitana Tropical, concedida anualmente por la Dirección de Cultura de La Habana, a creadores y/o instituciones, cuyo quehacer redunde en contribuciones relevantes al desarrollo artístico del pueblo.

Ellas reinaron.

Lesbia Vent Dumois es la segunda mujer en la Isla que recibe el Premio Nacional de Artes Plásticas. (Foto: MAITÉ FERNÁNDEZ BARROSO).

Tras el reconocimiento prodigado por el papa Francisco, en la sede del Vaticano, a una representación de la compañía Havana, del Circo Nacional de Cuba, esta modalidad del arte escénico antillano continuó ganando aplausos en las diferentes plazas del orbe donde se presentó.

En el decurso de 2019, sendos laureles en la arena internacional y local validaron la excepcionalidad técnica e interpretativa de los artistas circenses de la mayor de las Antillas. Respectivamente, fue el caso del Bronce obtenido en el Festival de Circo Vietnamita, por el dúo de Sixto y Lucía (varias veces triunfador en distintos certámenes mundiales y especializado en el Quick Change, o sea cambio rápido de vestuarios); y el Premio de Circo Turán 2019 por la obra de la vida, otorgado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba al prestigioso director artístico, bailarín y clown Orestes Pentón Pedraza.

Trazos de tinta con pincel

Hace solo pocas semanas, Lesbia Vent Dumois ganó el Premio Nacional de Artes Plásticas 2019, en atención a su sólido quehacer como pintora, grabadora, crítica de arte, museógrafa y curadora. Con este laurel la, además, pedagoga y promotora cultural se convierte en la segunda mujer de la Isla que alcanza tal galardón desde que se instituyera en 1994; solo precedida por la escultora Rita Longa, quien lo recibió un año después de constituido el lauro y debió compartirlo con un camarada de oficio, igualmente grande, Agustín Cárdenas.

Esta elección merecida, aunque a destiempo para la actual homenajeada y quizá, para otras también notables, podría convertirse en incentivo para repensar bajo qué términos y condiciones se determina distinguir a un artista, en una nación donde ellas y ellos pueden libremente crear, creer y crecer en y desde el arte.

Ellas reinaron.

Grettel Morell, galardonada con el Premio de Curaduría 2019. (Foto: cubarte.cult.cu).

En los últimos 12 meses transcurridos las féminas siguieron venciendo y convenciendo en otros escenarios de las artes visuales y se colocaron en escaños privilegiados en relación con sus colegas del sexo opuesto. El Premio Nacional de Curaduría 2019 recayó en Street Life, de Gretell Morell, en el apartado de exposición colectiva; las menciones fueron para Néstor Siré y Rafael Acosta de Arriba.

Aun cuando el jurado, dirigido por Corina Matamoros, decidió dejar desierto el galardón en el rubro de muestra personal, concedió menciones a Meira Marrero y Niurka Fanego Alonso. A esta última, especialistas encabezados por José Manuel Noceda también le adjudicaron el Premio Nacional de la Crítica Guy Pérez Cisneros, por la obra Marmor, en la categoría de texto valorativo; en tanto por el ensayo Pop-unders y galleticas, se coronó Frency Fernández Rosales.

La creación visual joven en Cuba volvió a revalidarse con la sexta edición del concurso Post-it. Arte cubano contemporáneo, en el cual participaron una veintena de obras, seleccionadas entre las más de 90 que se presentaron al certamen. El jurado, liderado por Esterio Segura junto a destacados críticos, curadores y directores de galerías, laureó a Tiempo muerto (primer premio), de Liether Amador; El salto (segundo), de Gabriel Cisneros; Nap, de Yoxi Velázquez Ricardo, y Otros mundos, de la autoría de Talía Falcón y Beatriz González (tercero, compartido).

Desde su surgimiento Post-it se ha revelado como una plataforma excepcional para que los jóvenes creadores cubanos se inserten, en igualdad de condiciones, en espacios expositivos de excelencia; sin embargo, de acuerdo con el criterio de los expertos, esta edición adoleció en la mayoría de las propuestas de un carácter innovador, desde el punto vista conceptual y estético, así como careció de profundidad en los procesos investigativos.

Todavía con desaciertos, el quehacer de las artes visuales en 2019 continuó enriqueciendo el legado cultural cincelado por varias generaciones de artistas.

Ellas reinaron.

La nonagenaria actriz y pedagoga Herminia Sánchez fue una de las homenajeadas en 2019. (Foto: cubaescena.cult.cu).


Roxana Rodríguez

 
Roxana Rodríguez