0
Publicado el 15 Diciembre, 2019 por Jeiddy Martinez Armas en Cultura
 
 

La llorona, una película que reclama justicia

Entrevista a Margarita Kenéfic, una de las actrices del filme galardonado en este Festival con el Premio Coral Especial del Jurado de Ficción y Premio Coral de Sonido
La llorona, una película que reclama justiciaLa llorona, una película que reclama justicia.

La actriz y el resto del elenco esperan que algún día se haga justicia en Guatemala por esos horrendos crímenes cometidos contra poblaciones indígenas.

Por JEIDDY MARTINEZ ARMAS

Margarita Kenéfic estaba en el cine Chaplin el día que proyectaron por vez primera en La Habana La llorona, un filme impactante al igual que la actuación de la ya veterana intérprete. Ella en representación del resto del elenco habló en exclusiva a Bohemia acerca de los hechos que inspiraron la realización de este filme, en una Guatemala convulsa en el pasado y también en la actualidad. Hechos que se denuncian a través de las excelentes actuaciones y hacen llorar de impotencia a cualquiera que se ponga en el lugar del otro: de las víctimas de aquellos genocidios.

¿Fue muy difícil la creación de los personajes?

-Jayro el director y guionista quiso crear historias humanas vitales. El trabajó los personajes con esta trama que sí es ficción. De hecho la esposa de Ríos Montt en la vida real no era parecida al personaje que interpreto, se parece más a quien fue esposa de Pinochet y jamás se volvió en contra de él tampoco. La hija es una fiera igual que él, no es como el personaje de Natalia en la película.

-¿En qué hechos de la historia reciente de Guatemala se inspira esta película?  

-Aunque los personajes no son totalmente reales los hechos sí, el juicio tal cual, así sucedió, los hechos históricos antiguos así ocurrieron durante la guerra civil guatemalteca, específicamente entre 1980-1981,cuando entraba el ejército a los pueblos indígenas, destruyéndolos, matando a la gente que se les enfrentaba, violando a niñas, mujeres y hasta a muchachos. Metían a 30 personas en una escuela, las cerraban y les prendían fuego. Quemaban las cosechas, los animales, acababan con todo. Este período se llamó la “tierra arrasada. Está el caso real del general y expresidente Efraín Ríos Montt, en el que se inspira el personaje de Enrique Monteverde de La llorona, condenado por genocidio y salvado después por la anulación de la sentencia”.

La llorona, una película que reclama justicia.

La llorona, coproducción de Guatemala-Francia, recibió entre otros premios colaterales el Glauber Rocha otorgado por la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina, el Premio Súmate Cultural y el de Animación.

“Estos indígenas que sufrieron de todo aquello no era población combatiente, era gente que vivía allí en esas tierras. En estas acciones se podía mostrar el fascismo y el sadismo, pues los guerrilleros pasaban por ahí, por donde ellos vivían y hacían estos horrores con el propósito de quedarse con esos terrenos comunales, porque era tierra muy rica en petróleo, como dice en la película la periodista en la escena del juicio.

¿Qué importancia cree que tiene esta película para el pueblo guatemalteco?

-Motivar a que los hechos que se denuncian en la película sean cuestionados en nuestro país y conocidos en otras naciones, porque aunque ahora en Guatemala no hay ninguna guerra, si la hubiera, los militares procederían de la misma manera que en aquella época. Quiénes pertenecen al ejército nacional son monstruos, hay algunos que saben matar de 26 maneras con las manos, manejan a la perfección las armas, no tienen conciencia de nada, además torturan, violan y descuartizan sin remordimientos.

“En la actualidad en Guatemala hay unos generales viejitos que los ‘ligaron a juicio’ por haber cometido crímenes en contra de indígenas. Lo anterior significa que un juez examinó la evidencia que propone el Ministerio Público y dictaminó que sí hay causas para abrir un juicio en contra de ellos, pero ellos ya de avanzada edad niegan lo que hicieron o no hablan de ello, de cara a toda la evidencia existente, a los testimonios de los sobrevivientes y a los testigos, así como se dice en la película y muchas veces esas acusaciones no salen de ahí del juzgado”.

-¿Ya la película fue estrenada en Guatemala?

-Todavía no se ha estrenado allá. Para estrenar en Guatemala pienso que quieren cerrar el circuito de festivales primero, porque en muchos festivales es un requisito que la película no haya sido estrenada en el país de origen. También cuando suceda el estreno esta película va a tener un impacto muy fuerte en mi país, va a causar mucho rechazo en ciertos grupos.

“La película ha tenido tanto éxito que según mi opinión debería de estar en primera plana de los periódicos guatemaltecos, pero no, no ha sucedido así, entonces todo el crédito que estamos ganando ahorita por la participación en festivales internacionales ha creado un excelente currículum para cuando se presente en Guatemala La llorona, una película que en ese entonces ya estará respaldada por el apoyo del mundo”.

La llorona, una película que reclama justiciaLa llorona, una película que reclama justicia.

Margarita Kenéfic actúa magistralmente en este filme y su personaje muestra como la burguesía guatemalteca debe tomar partido también en la denuncia a aquellos genocidios.

-¿Cómo cree que reaccionen estas familias de los exmilitares y de ellos mismos cuando vean la película?¿Cree que pueda ocurrir censura en Guatemala?

-Van a reaccionar mal, van a tratar de bloquear la película. Tal vez no ocurra una censura directa, pero por ejemplo, con otra trilogía llamada Temblores dirigida también por Jayro Bustamante cuando fue estrenada en Guatemala, la pusieron solo 2 semanas, de las 4 previstas, con la sala repleta de gente en todas sus funciones, con la excusa de que tenían que poner una película norteamericana, eso en la práctica viene a ser censura. Se haga como se haga y venga de donde venga es censura. Se puede esperar cualquier cosa de la derecha guatemalteca, de los militares guatemaltecos se puede esperar cualquier cosa.


Jeiddy Martinez Armas

 
Jeiddy Martinez Armas