0
Publicado el 7 Diciembre, 2019 por ACN en Cultura
 
 

La sensibilidad de Frank País en una muestra de pinturas y poemas

En ocasión del aniversario 85 del nacimiento del joven combatiente, hoy quedó abierta la exposición Senderos misteriosos, en la biblioteca provincial Elvira Cape, de la ciudad de Santiago de Cuba
La sensibilidad de Frank País en una muestra de pinturas y poemas.

Foto ilustrativa: tvcubana.icrt.cu

Por MARLENE MONTOYA MAZA

La sensibilidad artística que distinguió a Frank País García, jefe de las luchas en la clandestinidad, se puede apreciar en la exposición Senderos misteriosos, abierta hoy en la biblioteca provincial Elvira Cape, de la ciudad de Santiago de Cuba, en ocasión del aniversario 85 de su nacimiento.

Aquel joven maestro que llegó a ser líder de las acciones en la clandestinidad en contra de la tiranía de Fulgencio Batista, y que cayó asesinado el 30 de julio de 1957, apenas con 22 años, tenía un gran aliento artístico que trató de alimentar y cultivar, y que es apreciable en esta muestra que honra su talento y patriotismo.

Denominada “Senderos misteriosos” por uno de sus poemas, exhibe al público 21 cuadros con dibujos de su autoría con rostros de mujer, paisajes naturales y sitios históricos de Santiago de Cuba como la antigua cárcel conocida por Vivac.

Además, contiene poemas como “Noche guajira”, “A mi hermano Josué”, escrito cuando supo de su asesinato por la dictadura batistiana un mes antes que él, y otro de solo dos estrofas con las iniciales del nombre y primer apellido de Elia Frómeta, su novia durante la etapa de estudiante en la Escuela Normal para Maestros de Oriente.

Hubo canciones líricas al comienzo y final de la apertura en la sala de arte de la institución, con la presencia de trabajadores de la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural y alumnos y profesores del antiguo plantel donde se formó en la carrera de magisterio, hoy Escuela Pedagógica Floro Pérez.

Por su responsabilidad en el Movimiento 26 de Julio, Frank tuvo que cambiar de escondite frecuentemente debido a la persecución policial y aprovechó esos momentos para desarrollar sus inclinaciones por la pintura, escribir poemas y tocar instrumentos musicales como el piano, armonio, acordeón y guitarra.

Reconocidos artistas de la plástica se han inspirado en el joven santiaguero, como fue el famoso pintor mexicano David Alfaro Siqueiros con un retrato que actualmente se encuentra en el Museo de la Lucha Clandestina, Monumento Nacional, en esta ciudad.

Realizado en 1960 en un viaje a Cuba, Siqueiros pintó el rostro del valeroso combatiente al llegar a sus manos la foto pasaporte, por la fuerte tendencia del muralista de reflejar en sus creaciones a personalidades históricas.

En 1979, al celebrarse el aniversario 23 del levantamiento del 30 de noviembre de 1956, el General de Ejército Raúl Castro Ruz entregó a la institución la preciada pieza, hecha con la técnica de óleo y en la cual Frank aparece con las manos unidas, ubicadas en primer plano.

Otro artista que en sus creaciones halló motivación en Frank fue el santiaguero Luis Mariano Frómeta, autor de la escultura en bronce de cuerpo completo ubicada en el parque de Punta Gorda, en esta urbe oriental.

De ese revolucionario hizo varios relieves y bustos, entre esos el grande que se expone en el Pico Cuba, en la Sierra Maestra.

Este homenaje también cumple con una de las deseos expresados por el Comandante en Jefe Fidel Castro al conocer su muerte, entonces, el 31 de julio de 1957, le escribió a Celia Sánchez Manduley: “¡Qué monstruos!  No saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han asesinado.  No sospecha siquiera el pueblo de Cuba quién era Frank País, lo que había en él de grande y prometedor”.

Luego de expresar su dolor por verlo así, ultimado en plena madurez, a pesar de su juventud, cuando estaba dándole a la revolución lo mejor de sí mismo, refiere Fidel: “guardaré sus últimas cartas, escritos, notas, etc., como prueba de lo que fue ese talento asesinado en la flor de su vida”. Parte de ese testimonio es apreciable en este histórico lugar de Santiago de Cuba, apenas a una decena de metros donde nacieron Frank y Josué País García. (ACN).


ACN

 
ACN