0
Publicado el 5 Diciembre, 2019 por Jeiddy Martinez Armas en Cultura
 
 

EDUCACIÓN

Oscar Loyola Vega: la enseñanza como una pasión (+video)

Intelectuales cubanos recuerdan el legado del destacado historiador
Oscar Loyola Vega: la enseñanza como una pasión.

Su amor incondicional por el magisterio y la Historia de Cuba hicieron de él un pedagogo excepcional. (Foto: cubadebate.cu)

Por JEIDDY MARTÍNEZ ARMAS

Para Fabio E. Fernández Batista, Máster en Ciencias Históricas, constituye un privilegio haber sido su alumno en el Alma Máter habanero, “por lo que nos aportaba cada día en el aula, por su manera de enfocar el estudio de esta ciencia social”. Cuatro núcleos fundamentales identifican el ejercicio docente “del gran maestro de los historiadores cubanos, regularidades que marcaban su manera de enfrentarse al día a día de la Universidad.

“En primer lugar, el profesor Loyola asumía la enseñanza como una pasión. Entendía que dar clases era la actividad más importante del mundo y subordinaba su vida a esa lógica casi religiosa y sacerdotal. Concebía la docencia como un proceso de diálogo, de incitación permanente a la reflexión”, en el cual los estudiantes participaban en la construcción colectiva del conocimiento.

Igualmente la ejercía “como un acto de permanente irreverencia”. Su materia principal era la Historia de Cuba, en específico las guerras de Independencia, los mambises, Céspedes, Agramonte, Maceo, Gómez. Al hablar sobre ellos no había, en ningún momento, irrespeto, pues lo irreverente eran los mecanismos que utilizaba para que la comunicación surtiera efecto. Conectado con lo anterior, el cuarto punto y elemento troncal dentro de la proyección docente del doctor Loyola era organizar sus disertaciones como un espectáculo. Así “él lograba mantener la atención de todos”, suele rememorar Fernández Batista.

Sobre la manera paradigmática en que el respetado educador (fallecido en 2014) investigaba y enseñaba, también tiene mucho que decir Yoel Cordoví Núñez, presidente del Instituto de Historia de Cuba. Según sus palabras, con la desaparición física de este profesor “quedó trunca la evolución de un pensamiento que alcanzaba niveles teóricos de plena madurez”.

En el panel inicial del 5º Coloquio Construyendo la nación Oscar Loyola Vega In Memoriam, que tuvo lugar recientemente en la habanera Quinta de los Molinos, Cordoví instó a “rendirle homenaje a través del conocimiento de su obra y de su pensamiento historiográfico”. Emocionado, leyó a los presentes el prólogo que él mismo redactara para un volumen, fruto de la tesis Doctoral de Loyola, que debe presentarse en la próxima Feria Internacional del Libro de La Habana. Es “una obra necesaria, útil, que de seguro va a aportarle mucho a la historiografía cubana, porque aquí sí se trata del autor que ya está dando pasos sólidos en el conocimiento de la historia de nuestras guerras de independencia y que se introduce en temas realmente escabrosos”.

Por ejemplo, ofrece “enfoques balanceados y contextualizados” sobre el “quehacer político de Carlos Manuel de Céspedes y de sus disensos con los integrantes del Poder Legislativo hasta su muerte en 1874”, así como la incidencia de su deposición en el proceso que desembocó en el Pacto del Zanjón.

Oscar Loyola Vega: la enseñanza como una pasión.

Libros esenciales para quienes deseen conocer el devenir de la nación cubana. (Fotos: habanaradio.cu-oceansur.co).

Francisca López Civeira, también profesora eminente y amiga de Oscar Loyola, repasó las diversas investigaciones  que realizaron en coautoría: Cuba: la revolución de 1895 y el fin del imperio colonial español, Dos miradas a Martí, Cuba y su historia y el manual de Historia de Cuba que les pidiera el Comandante en Jefe Fidel Castro.

“Haber compartido tanto la docencia como las publicaciones con él me hizo valorar mucho más la calidad y la importancia de su ­labor”, comentó la pedagoga.

Y añadió: “Es un deber de quienes seguimos tratar de que lo compilado por Loyola se publique, porque eso es lo que va a quedar para quienes vendrán detrás. Ellos no lo vieron en un aula, pero lo podrán leer en sus textos”.


Jeiddy Martinez Armas

 
Jeiddy Martinez Armas