0
Publicado el 12 Enero, 2020 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

2019: PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS

Al andar se hace camino

Acercamiento a legados de figuras reconocidas en la música, la radio y la televisión cubanas
Compartir
Al andar se hace camino.

La popular cantante Omara Portuondo ha sido admirada como la novia del feeling y la diva del Buena Vista Social Club. (Foto: LEYVA BENÍTEZ).

Por SAHILY TABARES

La memoria es la dueña del tiempo, dice un refrán. El breve repaso de vidas fructíferas propicia conocer savias resistentes que han dejado sólidas huellas en la cultura. Cada individualidad lleva en sí aspiraciones, las cuales son encauzadas mediante perspectivas disímiles.

Entre los creadores galardonados el pasado año descuella Omara Portuondo, quien recibió en Las Vegas el Premio a la Excelencia Musical de los Latin Grammy, este se otorga a intérpretes que durante su carrera han hecho contribuciones de sobresaliente valor artístico a la música latina.

En tal ocasión dijo: “Traigo en mi corazón y en mi garganta el recuerdo infinito de las integrantes del Cuarteto D’Aida, de mis compañeros del feeling y del Buena Vista Social Club”.

La popular cantante es una de las figuras más representativas de la música popular cubana; cultora excepcional de géneros diversos, impresiona por la musicalidad mediante su voz inconfundible, con ella expresa fuerza comunicativa y sabrosura.

Lozana, atrevida, entrega cualidades excepcionales en cada presentación, agudos sorpresivos y lalaleos inigualables dan fe del brillo propio y la ductilidad expresiva.

Durante una entrevista exclusiva con nuestra publicación, reconoció: “Me agradan los premios, recibir trofeos, medallas, los agradezco profundamente. Pero, el cariño del pueblo, los aplausos, que me pidan canciones poco recordadas por las mayorías, tiene un valor significativo. Siempre me sorprenden la espontaneidad, la reverencia de las personas, el abrazo de desconocidos. Me gusta decir una y otra vez: Cuba es mi paraíso”.

Otros baluartes

Al andar se hace camino.

El maestro Joaquín Betancourt entrega pasión en cada concierto. (Foto: LEYVA BENÍTEZ).

Los maestros Joaquín Betancourt e Ildefonso Acosta, recibieron el Premio Nacional de Música 2019. En los escenarios ambos revelan dones añejados en el andar que ha hecho camino. Pasión, entrega, versatilidad, devienen atributos inmanentes de brillantes ejecuciones creativas.

Por su parte, Joaquín Betancourt (Orden Alejo Carpentier y Premio Maestro de Juventudes), prestigia el movimiento jazzístico y toda la música cubana como violinista, director de orquesta, compositor, orquestador y productor musical.

Hace doce años fundó la Joven Jazz Band, esta ha sido escuela de varios ejecutantes que se destacan en diferentes instrumentos e incorporan complejos temas a sus repertorios, entre ellos el saxofonista Michel Herrera y el pianista Alejandro Falcón.

La valía de Ildefonso Acosta, guitarrista versátil y compositor, resplandece en géneros variados: coro infantil, música incidental, conjunto instrumental, música religiosa y orquesta sinfónica.

Combina el dominio de la técnica guitarrística, la armonía y los recursos de la guitarra clásica con los de la música popular. Suele incluir en sus presentaciones desde el barroco de Juan Sebastián Bach, en su Chacona en re, a la España de Tárrega, en Recuerdos de la Alhambra, sin olvidar la Guantanamera de Joseíto Fernández.

Al andar se hace camino.

Félix Pérez, destacado actor, uno de los artistas reconocidos con el Premio Nacional de Televisión. (Foto: Cortesía de la TV Cubana)

Vamos al aire

Desde las primeras transmisiones artesanales de la 2LC realizadas por la familia Casas Romero, el 22 de agosto de 1922, la radio cubana forma parte de la vida espiritual en la nación.

Para distinguir el talento y los aportes en ese medio de comunicación se entregó el Premio Nacional de Radio 2019 a Orieta Cordeiro, Carlos Rafael Fernández Remudo (Carlos Más) y José Alberto González Quiroga. La magia del discurso radiofónico los cautivó y a él le entregan su exquisita sensibilidad.

Orieta Cordeiro, siempre vital en su desempeño como escritora, directora y asesora de la emisora Radio Progreso, es autora de más de cincuenta obras ficcionales, labor que comparte con la docencia en la Facultad de Arte de los Medios Audiovisuales del Instituto Superior de Arte, donde ha formado a varias generaciones de especialistas.

Multipremiada en Festivales Nacionales de la Radio, en el Caracol de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, entre otros eventos, ella considera: “La radio tiene futuro. Exige entregarle alma, pensamientos renovados y creatividad”.

Al andar se hace camino.

Ildelfonso Acosta se distingue como versátil guitarrista y prolífero compositor. (Foto: musicorg.com)

En la emisora de la familia cubana, Carlos Más, director de programas, ha sido reconocido por el dominio de disciplinas radiales en espacios humorísticos, musicales, juveniles y culturales. Ostenta el Premio de Honor Cubadisco 2013, Micrófono y Sellos de la Radio Cubana, es Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Para él: “No hay desafío mayor que comunicarse con millones de cubanos y cubanas de forma amena e instructiva”.

Este criterio lo comparte José Alberto González Quiroga, quien ha disfrutado 53 años de trabajo en el Grupo Dramático Nino Moncada, de Radio Cadena Agramonte, en Camagüey, donde se desempeña en la escritura y dirección de programas.

Lo enorgullece la condición de Maestro de Radialistas, entre otros galardones, que “lejos de acomodar mis neuronas, las activan todo el tiempo, para transmitir saberes a cada oyente”, reconoció.

Ante la pantalla televisual

¡¿Quién no los recuerda en la psicología, el cuerpo, la voz de personajes históricos y contemporáneos?! Viajaron a épocas y países distantes para ser “otros seres humanos” ávidos de compartir vivencias, alegrías, temores, un sinfín de conflictos.

Algunos perdieron el nombre propio en algún momento, en el barrio y lugares públicos los reconocían como el héroe o la heroína de aventuras, series, telenovelas. Quizá esta ha sido la mayor satisfacción de existencias consagradas a una profesión riesgosa, humanista, que exige complicidades inusitadas.

Por los excelentes méritos como actores y actrices de nuestros medios de comunicación audiovisuales recibieron el Premio Nacional de Televisión los siempre bien evocados Miriam Mier, Odalys Fuentes, Luis Rielo, Mario Balmaseda, Frank González y Félix Pérez, quien habló en nombre de los galardonados.

En sus palabras desplegó emociones comunes a cada uno de los colegas. La pantalla los hizo populares, pero también exigió ética, disciplina, superación constante.

Según comentó a BOHEMIA: “No solo se aprende en la academia junto a los profesores, hay que dedicarle tiempo a la preparación del personaje, a las complejidades de una trama, al sentido que quiere dar el director. Nuestra profesión exige cultura general, de lo contrario no eres creíble. De ningún modo basta con decir un bocadillo si no está sustentado en algo que sé por haberlo estudiado conscientemente. Los jóvenes deben aprehender experiencias con los ojos abiertos, los oídos atentos, el arte de la actuación exige apreciar actitudes, gestos, y esto demanda ser artista hasta los últimos días de la vida”.

Compartir

Sahily Tabares

 
Sahily Tabares