0
Publicado el 27 Enero, 2020 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

“Cada cubano tiene su propio Martí”

En el lobby del motel Costillar de Rocinante, en el corazón del Vedado, nueve obras de Mayito –así le dicen cariñosamente-, devienen “nueve señales del paso de José Martí por un camino de ascensión perenne”, como asegura el curador Yamil Díaz Gómez
“Cada cubano tiene su propio Martí”

El Doctor Pedro Pablo Rodríguez recibe una explicación del propio autor de la muestra, Mario Fabelo Estrada, acerca de cómo concibió cada pieza para “resacralizar a ese cubano mayor que otros artistas desacralizan hasta por moda”, según palabras de Díaz Gómez, curador.

Texto y fotos  IRENE IZQUIERDO

El lobby del motel Costillar de Rocinante, del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, ocupado siempre por imágenes relacionadas con el Héroe Nacional de Cuba, anida hoy la muestra “Buscando el Sol”, del pintor, escultor, instalador, ceramista y muralista villaclareño Mario Fabelo Estrada.

En el lobby del motel Costillar de Rocinante nueve obras de Mayito –así le dicen cariñosamente-,  devienen “nueve señales del paso de José Martí por un camino de ascensión perenne”, como asegura el curador Yamil Díaz Gómez.

Justo allí BOHEMIA encuentra, entre asombrado y jubiloso, al Doctor en Ciencias Históricas Pedro Pablo Rodríguez, quien cada año tiene la responsabilidad de impartir el Curso de Posgrado El periodismo de José Martí, en el Instituto Internacional que lleva el nombre del Autor intelectual del Moncada.

“Resulta –dice- una muestra muy interesante por ser una mirada original y singular acerca de José Martí. Nueve piezas, tres de ellas en una suerte de tríptico –Nobleza, A la vuelta del trabajo y Días de sombra-, son retratos del Héroe Nacional y las otras, resaltan diversas facetas de la lucha martiana, hasta llegar a Patria, donde, antorcha en mano, simboliza la luz del futuro, la luz eterna”.

“Cada cubano tiene su propio Martí”

Patria (2019). Acrílico y óleo sobre lienzo, con dimensiones de 150 x 120 centímetros.

-¿Qué lo conduce a esa valoración?

– El propio artista explica por qué lo organizó de ese modo: estaba tratando de dar un recorrido que concluyera justamente con esta visión de un espacio totalmente ocupado y con diversos elementos que reflejaran la entrega del Héroe a la lucha patriótica y al deseo de alcanzar una nación diferente, una nación propia.

“Tiene un elemento, desde el punto de vista técnico, muy interesante, y es la mezcla del acrílico con el óleo, acerca de lo cual me explicó sobre las dificultades, pero a la vez también los beneficios que tiene el empleo de ambos tipos materiales, lo que le aporta un interés mayor a una muestra de esta naturaleza”.

-¿Cómo imagina la acogida del público?

-¡Desde ya la disfruta! Mayito nos indica algo que es muy particular de todos nosotros: cada cubano tiene su propio Martí. Los artistas gozan de una facultad: expresar los sentimientos de una forma, que llega más, porque trabaja sobre ellos. Es verdad que la palabra también trabaja sobre los sentimientos, y es quizás la forma más directa de hacerlo –igual la música-, pero el artista emplea la imagen, en este caso pictórica, para el disfrute de la mirada.

-¿Arte y magia?

-¡Claro! Es esa la posibilidad, la grandeza y el valor del arte: mover nuestras emociones, hacernos ver a Martí, desde nuestras subjetividades, desde una percepción muy íntima. Pero nos llama la atención acerca de la suya, y quizás nos inste a pensar, comparar y enriquecer por nosotros mismos la imagen, la memoria, el sentido que tenemos de un hombre como Martí, de su grandeza moral y del sentido de identidad que él nos entrega, para que nuestra propia imagen se enaltezca, se haga más más rica, con mayores elementos y contribuya a lo esencial, hacernos más martianos y disfrutar más al Héroe, como escritor, como pensador y al mismo tiempo, sentirnos más y mejores cubanos.

“Cada cubano tiene su propio Martí”

La primera obra, Buscando el Sol, es la que le da nombre a la muestra.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo