0
Publicado el 9 Febrero, 2020 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

José Martí, paradigma de virtud

Carlos Medina Viglielm, periodista, escultor y compositor uruguayo, expresa su malestar por hechos vandálicos contra la imagen del Apóstol
José Martí, paradigma de virtud.

Carlos da algunos retoques al busto de Martí que esculpió en su taller de Montevideo.

Texto y foto: IRENE IZQUIERDO

“¡Qué vándalos! ¡Cuánto disgusto me provocan acciones tan cobardes como esa! ¡Mancillar de tal manera la imagen de José Martí”. Fue este el primer comentario del uruguayo Carlos Medina Viglielm, amigo de Cuba y de su Revolución –ha estado en este país en seis ocasiones-, músico y periodista corresponsal de la emisora Radio Habana Cuba, tras conocer los sañudos hechos del primero de enero último.

“Al principio –dijo- me pareció absolutamente inexplicable, pero luego recordé la profanación de la estatua de Martí en el Parque Central, cometida por marineros yanquis borrachos, en el año 1949. Los que estuvieron en la organización del atentado en aquel año y los que estuvieron detrás de la organización y financiación del vandalismo contra la imagen del prócer, esta vez, fueron los mismos: el gobierno de los Estados Unidos, sus organizaciones terroristas protegidas allí, y los mercenarios a sueldo”.

Víctima de la dictadura cívico militar imperante en la República Oriental del Uruguay, entre 1973 y 1985, Carlos debió vivir en el exilio por 18 años. Quizás de leer a Martí, quien también sufrió los rigores del destierro, sacó fuerzas para seguir y mantener viva su lucha contra la injusticia, por el bienestar de los seres humanos.

Algún tiempo atrás, en el taller de trabajo que tiene en su casa, en las afueras de Montevideo,  me mostró un busto del Héroe Nacional de Cuba que estaba esculpiendo. Conversamos mucho sobre de su visión de la obra de Martí y el desconocimiento de muchas personas acerca de ella –pese a la universalidad del hombre que fue-, por lo cual “es preciso que otros pueblos se dediquen a estudiarlo profundamente”.

-¿Cómo valora a la figura de José Martí?

-Para mí, como para millones de latinoamericanos, representa la máxima que puede alcanzar un hombre, en el mejor y más amplio sentido de la palabra: un hombre extremadamente culto, genio de la oratoria y de la pluma. Se destacó meridianamente de todos los anteriores libertadores en la lucha por liberar a la América del poder colonial, pues combatió el caudillismo -con todos sus errores y lacras-, incorporó a las luchas el aspecto social y, en forma muy adelantada para su época, la cuestión de la defensa de la mujer, convocó a la guerra y cayó en combate.

-¿Y de su pensamiento…?

-¡Total vigencia! Fue Martí quien nos anticipó de los voraces intereses de ese ‘norte revuelto y cruel que nos desprecia´ y, por demás, al fundar el Partido Revolucionario Cubano, sentó las bases para que, hombres de la talla de Fidel Castro, lo definieran como autor intelectual de la batalla que el joven abogado iniciara el 26 de Julio de 1953 y que aún continúa con el propósito de alcanzar la igualdad plena del hombre.

-¿Cuán identificado se siente con el Apóstol?

-¡Mucho! Además, tengo el orgullo, como uruguayo, de poder decir que José Martí fue Cónsul de mi país en Nueva York, entre los años 1884 y 1891.

“Comparto con vosotros la musicalización que hice al poema Verso amigo. Le puse ritmo de tango y, lógicamente, algunos compases de habanera”.



Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo