1
Publicado el 4 Febrero, 2020 por Tania Chappi en Cultura
 
 

“Pensar es servir”

En el centro de la Isla varias generaciones de cubanos se empeñan en mantener vivo el legado del Apóstol
“Pensar es servir”

Diversas actividades en homenaje al Apóstol tienen por sede la Casa del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.

Por TANIA CHAPPI

Aunque amplia, aquella aula de la Escuela de Oficios –adscrita a la Oficina del Conservador de Trinidad– apenas daba abasto para los interesados en conocer con hondura la obra de nuestro Héroe Nacional, sobre la cual disertaban distinguidos investigadores. Transcurría una de las jornadas en homenaje a José Martí, en ocasión de su natalicio.

Estudiantes de preuniversitario y de secundaria básica, pedagogos, profesionales de otras disciplinas y hasta ancianas con bastón, conformaban el auditorio. Angélica Nereida Bravo Rodríguez, Luisa Matamoros Pomares, Cira Mercedes Fernández y María Arelis Luna Cárdenas, todas septuagenarias y fervientes martianas, son asiduas participantes en encuentros como este. Confiesan que siempre aprenden algo nuevo.

Viendo tal concurrencia, no sorprende conocer que una de las filiales más destacadas de la Sociedad Cultural (SCJM) que lleva el nombre del Maestro es la trinitaria. Sobre su labor conversamos con el presidente a nivel municipal, Juan Lázaro Besada Toledo.

“Pensar es servir”

Primera conferencia del reciente simposio Con todos y para el bien de todos. A la izquierda, el presidente de la SCJM en Trinidad, Juan Lázaro Besada Toledo, presenta al investigador, profesor y periodista Pedro Antonio García.

“Su propósito no es solamente divulgar el pensamiento martiano, sino contribuir del mismo modo a la difusión de lo mejor de la cultura nacional, como un arma ideológica para defender los principios y los valores de la nación cubana. Por lo tanto, desarrollamos una serie de acciones, la más importante es el simposio martiano Con todos y para el bien de todos, el cual se celebra siempre en la tercera semana de enero y este año llegó a su 10ª edición”, puntualiza.

“Igualmente tenemos la peña Ruido de luz. Junto con los temas martianos, en ella se abordan hechos históricos, figuras esenciales y en ocasiones poco conocidas de la cultura nacional. La hacemos en diversas instituciones, por ejemplo, los museos. Esto nos permite ser más abarcadores y que asistan públicos diferentes. Además, solemos celebrar charlas, conferencias, en disímiles lugares, como la Casa del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.

“Pensar es servir”

En la Escuela de Oficios, relevantes investigadores habaneros, profesores de la enseñanza media y de la filial universitaria en Trinidad, miembros de los clubes martianos, estudiantes de preuniversitario y de secundaria básica, dialogaron en torno a José Martí.

“Quiero destacar que múltiples entidades nos brindan un gran apoyo, pues sienten que el trabajo de la Sociedad Cultural es útil, enaltece y educa. Entre ellas, ya mencioné el ICAP; y son fundamentales la Oficina del Conservador de la Ciudad, la filial universitaria municipal, la empresa Aldaba y la Asamblea Municipal del Poder Popular, o sea, al Gobierno.

“Porque le otorgamos un altísimo valor a la proyección cultural, en casi todas nuestras actividades participan las Tonadas Trinitarias, un grupo cuya música se remonta al siglo XIX. Otros trovadores y compositores de canciones también colaboran de manera permanente con nuestras iniciativas, igual que lo hacen escritores, fundamentalmente poetas, y pintores. La gran mayoría son miembros de la organización”.

-¿Otros integrantes de la Sociedad Cultural José Martí en Trinidad?

“Pensar es servir”

Este dibujo es obra del artista José Rivero Rodríguez, un fiel apoyo para la Sociedad Cultural en el territorio.

-Aquí existen cuatro clubes martianos: uno de los más activos es el del adulto mayor, el segundo radica en la filial universitaria municipal, el tercero está formado por profesores de un preuniversitario y el cuarto corresponde a la Oficina del Conservador de la Ciudad. Pretendemos incentivar la formación de nuevos clubes: en Radio Trinidad, para incorporar a los periodistas, y en la Dirección de Cultura”.

-Volvamos al simposio Con todos y para el bien de todos.

-Cuando asumí, hace 11 años, la presidencia de la Sociedad Cultural, este evento no existía. Entonces propuse un encuentro dedicado específicamente a estudiar el pensamiento martiano. En la primera edición no hubo invitados foráneos, solo intervinieron investigadores trinitarios. Pero gustó tanto que al año siguiente trajimos de La Habana a Luis Toledo Sande, Denia García Ronda y Luis Enrique Ramos Guadalupe.

“A partir de la tercera edición se les sumaron grupos mayores de estudiosos. Entre ellos figuras tan prestigiosas como Pedro Pablo Rodríguez, Ibrahim Hidalgo Paz, Mildred de la Torre Molina, reconocidos con los premios nacionales de Ciencias Sociales, en el primer caso, y de Historia.

“De cara al porvenir la intención es mantenerlo y ampliarlo. Martí decía una frase que repito mucho: ‘Pensar es servir’. En estos momentos, con la enorme presión que ejerce el Gobierno estadounidense para acabar con los fundamentos de la Revolución cubana, hay que estudiar y divulgar el pensamiento pródigo de Martí, sustento de nuestra sociedad, para que sea una fuente proveedora de conciencia”.

“Pensar es servir”


Tania Chappi

 
Tania Chappi