0
Publicado el 31 Marzo, 2020 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

TONY ÁVILA

“Las ideas son tan vitales como el petróleo”

En el concierto, el trovador, provocativo, audaz, dio rienda suelta a la música, al pensamiento
“Las ideas son tan vitales como el petróleo”

-“Debemos pensar en qué hijos le estoy dejando a este mundo y en seguir batallando unidos”, comentó el cantautor.

Por SAHILY TABARES

Fotos: LEYVA BENÍTEZ

El sol no molestaba, quizá porque el protagonista del encuentro suele incitar a la complicidad entre generaciones desde diversos pareces y afinidades. Mucho antes de la hora acordada, las cuatro de la tarde, llegó de Cárdenas, su ciudad por adopción, y comenzó a dialogar con quienes lo saludaban sin mediar distancias o jerarquías. Carismático, espontáneo, selecciona palabras de afilado estilete, que bien puestas en la guaracha y el son hacen pensar en luces, sombras, y movilizan planteamientos éticos, humanistas, de amplia connotación social.

“Las ideas son tan vitales como el petróleo”

La gracia del trovador genuino se recrea en el fonograma producido por Bis Music.

Tony Ávila (La Habana, 1970) es de este mundo, anda “con los pies bien puestos en la tierra”. A los 15 años comenzó a componer, al principio no le interesó la guitarra, sino la percusión. Le comento: “Tal vez porque los instrumentos percutidos pueden cantar con voz propia, hasta formar parte de una orquesta o conjunto de voces”. Sonríe, él nunca reflexionó sobre estos detalles, y responde: “No lo dudo. Me preocupa lo que sucede en la sociedad, aportar Ideas, tener pleno conocimiento de dónde venimos y hacia dónde vamos, sí recalcando el dónde; suelo preguntarme sobre raíces, referentes, caminos por transitar. Nunca abandono la esperanza, el deseo de mejorar y proteger a las personas”.

Estudió Marxismo-Leninismo e Historia en el Instituto Superior Pedagógico Juan Marinello, de Matanzas. Al respecto, asegura: “Me cambiaron la vida. La universidad, el profesorado, los libros, el estudio, las dinámicas de aprendizaje, aportaron dominio de disciplinas, visiones, que nutren enfoques de la realidad cotidiana, de lo que ocurre, porqué ocurre. La vida es un proceso, hay que vivirlo intensamente. Siempre digo: con mi guitarra me defiendo como gato bocarriba”.

“Las ideas son tan vitales como el petróleo”

Este disco comprende a cualquier habitante del planeta Tierra.

Afirma tener buena memoria. Agradece a Bis Music el disco …en tierra. “Para concretarlo me acompañaron amigos, invitados, entre ellos Ernán López-Nussa e Ivette Cepeda; Lino Lores hizo la producción musical, a partir de un recorrido por el sucu sucu, la habanera, el son, el bossa nova. Ilustra un dominio de los géneros, del humor, de la improvisación, valores poco promocionados que en este y en todos los tiempos merecen ser reencontrados, hay que sacarlos a la luz. Una visión diferente de la realidad presenta el diseño gráfico creado por Rafael Pérez Alonso. Esa experiencia propicia meditar más que divertir o bailar”.

Ver un corazón con fortuna

Tony Ávila siempre es noticia. “Me auto-gestiono la defensa del deber”. Trabajo sin descanso, ¿existe algo mejor para el intelecto, la felicidad y el compromiso? Pienso en varios fonogramas. Uno con obras de cantores que reconozco como influencias, otro incluye a intérpretes de canciones mías y el tercero se llamará Cubas, en plural, en este reúno guarachas de temas sociales, solo el que da título al disco es una canción.

“Las ideas son tan vitales como el petróleo”.

Al trovador le satisface intercambiar con las personas.

“Me duelen la indolencia, la pasividad de algunos –prosigue–. Juntos podemos hacer más, este es un principio de nuestra Revolución. Precisamente, el tema Mi casa punto.cu, incentiva la necesidad de ocuparme y preocuparme por los cambios que necesitamos desde los principios, los valores, la cubanía, lo propio. Las ideas son tan vitales como el petróleo. Al principio, ciertos oídos sordos de funcionarios no la entendieron. Esa canción se mantiene en la cabeza de las mayorías, si somos filósofos marxistas, no podemos dudar de la dialéctica”.

Tras una pausa, añade: “Cada vez son más los trovadores jóvenes que se unen en las provincias, pero todavía el movimiento está disperso. Prevalece la calidad, debemos promocionarla en conciertos, eventos, festivales, en la radio y la televisión. Hace falta una estrategia para conocer lo que se hace en todo el país”.

Camaroncito, sácame del apuro

Ningún estribillo de este trovador es inocente. Él disfruta apreciar el coro improvisado que sigue un repertorio hecho desde el alma, la convicción y el sentido renovador del arte. Los públicos suelen pedirle La choza de Chacho y Chicha, también otras inspiraciones nacidas durante sus viajes entre Cárdenas y La Habana, o en países y escenarios allende los mares.

“Las ideas son tan vitales como el petróleo”.

Pasiones y poesía nutren las luces de músicas y textos en esta propuesta artística.

La herencia del conjunto Matamoros, El Guayabero, Ñico Saquito, Pepe Sánchez, alumbra el divertimento y las complejidades que asume para movilizar el pensamiento con una sonrisa y las preocupaciones de la gente común.

“Algunas personas se me acercan para proponerme temas, incluso líricas pensadas desde el razonamiento y la emoción. Otras piden autógrafos para llevárselos a adolescentes que estuvieron en conciertos, o a familiares y amigos. Esa retroalimentación sigue vigente en la peña Atrapa tus sueños, que realizan mi hijo Idiel y Jennifer en el Museo Oscar María de Rojas, en Cárdenas. Ellos me invitan, la paso muy bien”.

Infinitas complacencias compartidas dieron nuevos bríos al repertorio de Tony Ávila. En el escenario levantado en el parqueo de la habanera heladería Coppelia, registró el ADN de cubanos y cubanas, la sensorialidad implícita en símbolos de resistencia. Incluso alertó sobre un virus con corona, el riguroso control en aeropuertos cubanos, la necesidad de mantener las medidas higiénicas individuales y colectivas. Llamó a no deslumbrase con la tecnología, a cultivar la sensibilidad, el bien ciudadano.

Probablemente, nadie supo que pocas horas antes sufrió un dolor personal por la pérdida de un horcón de la familia: Rubén del Sol, abuelo materno de su esposa, y por otros sinsabores debido a enfermedades sufridas por seres queridos, pero estaba allí, lo prometió, debía cumplir para compartir su canto, que es de todos.

“Las ideas son tan vitales como el petróleo”

El concierto, convocado por el Festival Prensa Pública, Prensa del Pueblo, se realizó en el parqueo de la habanera heladería Coppelia.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares