0
Publicado el 14 Abril, 2020 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

“Comparto la música con todo el mundo”

El cubano José Víctor Gavilondo Peón al recrear su arte por Facebook Live trabaja intensamente en tiempos de la COVID-19
“Comparto la música con todo el mundo”

José Víctor Gavilondo Peón crea músicas nuevas, a pesar de las difíciles circunstancias. (Foto: Cortesía del entrevistado).

Por SAHILY TABARES

La acción de utilizar las diversas plataformas digitales es incentivada por el Ministerio de Cultura, el Instituto Cubano de la Música y el Instituto Cubano de Radio y Televisión. Creadores de diferentes generaciones “entregan” repertorios y estilos con el ánimo de llevar tranquilidad al alma de las personas.

El destacado compositor e intérprete José Víctor Gavilondo Peón se sumó al empeño “con música totalmente improvisada”. No refiere temas o inspiraciones, tampoco rememora títulos propios. En especial, disfrutó “llevar mensajes de esperanza a quienes permanecen en casa y son conscientes de que esta es una actitud responsable e imprescindible debido al avance de la enfermedad”.

Optimista, lleno de energías positivas, dio rienda suelta a experiencias acumuladas durante la enseñanza musical.

Le satisface comentar: “Nunca lo olvido, recibí clases, lecciones de arte y vida, desde el nivel elemental hasta el superior; tuve verdaderos mentores: Mayra Torres, Hortensia Upmann, Miriam Lay y Juan Piñera. Estudié piano en los conservatorios Manuel Saumell y Amadeo Roldán, asignaturas teóricas y composición en el Instituto Superior de Arte, donde me gradué en 2014”.

Dicho bagaje le resulta útil en estos tiempos difíciles. También la influencia de la familia lo reconforta. Es hijo de Clotilde Peón, quien laboró en el Ballet Nacional de Cuba durante más de cuatro décadas, como bailarina y primera solista, ha sido maitre de esa compañía, de Lizt Alfonso Dance Cuba y de Acosta Danza. El padre, Jorge Gavilondo, uno de los más destacados artífices de la fotografía digital en nuestro país, publica libros, imparte conferencias y talleres. Su hermano, Jorge Gustavo Gavilando, luego de estudiar en el Instituto Superior de Diseño fue editor de la revista La Jiribilla, junto con Víctor Junco.

Los influjos cultivados en el hogar dejan sólidas huellas en su formación. “Todos me abrieron la mente hacia los procesos creativos”, asegura.

Sin ocultar el entusiasmo habla de las composiciones recientes concebidas para la compañía Acosta Danza. “Entre ellas, Mundo interpretado, coreografía de Juliano Nunes. Además, compongo música incidental y comencé una ópera junto con el amigo Yasel Muñoz”.

Durante la actual etapa de aislamiento social, en él se despierta la vertiente en solitario. “Creo músicas nuevas, realizo videos, fotos. Formo parte del Ensemble Interactivo de La Habana, este proyecto me permite desarrollar aptitudes como multi instrumentista”.

¿Sueños pendientes?, indago. “Estoy en el proceso de mezcla del disco que grabé en Cataluña, España, en julio de 2019. Quiero hacer un fonograma, en el cual lidere la música de cámara. Estas son las mejores maneras de transmitir información, aprendizajes, lo aprehendido. Por eso comparto la música con todo el mundo”.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares