0
Publicado el 18 Abril, 2020 por Roxana Rodríguez en Cultura
 
 

JOSÉ ECHEGARAY Y EIZAGUIRRE

Tocado con la gloria

En el aniversario 188 del natalicio del científico y escritor que fuera el primer hispano en conquistar el Premio Nobel de Literatura, un aparte para la memoria
Tocado con la gloria.

Sus cualidades literarias fueron reconocidas por autores de la talla de Bernard Shaw y Pirandello. Y en su honor la Academia de Ciencias de su país concibió la Medalla Echegaray. (Foto: habanaradio.cu)

Por ROXANA RODRÍGUEZ TAMAYO

Virtuoso en cada una de las materias a las que se dedicó, el polifacético español José Echegaray y Eizaguirre (1832-1916) alternó con magistral sabiduría su existencia entre las ciencias exactas y las letras.

Este 19 de abril el mundo celebra el aniversario 188 del natalicio del primer ibero que conquistara el Premio Nobel de Literatura, justo en 1904. Y por si fuera poco es reconocido por sus coterráneos como el más notable matemático de su país en el siglo XIX, disciplina a la cual realizó notables aportes.

Nacido en Madrid, Echegaray generó una prolífica obra científica que incluye no solo a las matemáticas, sino diversos volúmenes sobre física, e incluso, ingeniería, algunos hasta hoy día vigentes para el estudio. En la política tuvo una participación muy activa en la creación del Partido Radical; fue nombrado Senador vitalicio y se desempeñó con éxito como director general de Obras Públicas, ministro de Fomento y de Haciendas, entre otras responsabilidades.

Tocado con la gloria.

Una parte importante de sus obras exhibe cierto matiz social. (Foto: pictures.abebooks.com).

Fue catedrático de la Universidad Central de Madrid y por su erudición presidió distintas instituciones y organizaciones científicas, entre las más significativas se halla la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales; así como también la Sociedad Española de Física y Química, fundada en 1903.

Su literatura dramática triunfó en urbes como Londres, París, Berlín y Estocolmo. Una parte importante de sus obras exhibe cierto matiz social que sugiere influencias del noruego Henrik Ibsen. El gran Galeoto (1881), Mariana (1891), El hijo de Don Juan (1892), Mancha que limpia (1895), La calumnia por castigo (1897) clasifican entre sus textos teatrales más representativos y conocidos, algunos adaptados para el cine.

Al concedérsele el Nobel de Literatura –compartido con el poeta provenzal Frédéric Mistral– varios de sus compatriotas y correligionarios lo tomaron con desagrado, no lo consideraban un dramaturgo a la altura del laurel; sin embargo, autores de la talla de Bernard Shaw, Pirandello y otros escritores sobresalientes de la época, reconocieron sus cualidades literarias. ​

Años antes de su muerte, en 1907, la Academia de Ciencias de su país concibió la Medalla Echegaray; el eminente sabio fue de los primeros en recibirla, suceso que pocas veces puede experimentarse en vida.


Roxana Rodríguez

 
Roxana Rodríguez