0
Publicado el 11 Mayo, 2020 por Roxana Rodríguez en Cultura
 
 

ONELIO JORGE CARDOSO

¿Cuentero o cuentista?

A propósito de los aniversarios 106 del natalicio y 34 del fallecimiento de un notable narrador cubano, BOHEMIA se aproxima a su vida y obra

Por su fecunda trayectoria y la cubanía de sus narraciones recibió el calificativo de cuentero mayor. (Foto: cubadebate.cu)

Por ROXANA RODRÍGUEZ TAMAYO

El quinto mes del año señala el inicio y ocaso de una existencia marcada por la literatura. Es el caso de Onelio Jorge Cardoso (1914-1986), quien vino al mundo un 11 de mayo y lo abandonó físicamente, 72 años después, justo el 29 de este mismo mes. De manera que, por estos días, la conmemoración es doble.

Nacido en Calabazar de Sagua, un pueblecito de la central provincia de Las Villas, el cuentero mayor creció en un hogar de escasos recursos económicos, por lo cual tempranamente debió renunciar a los estudios para contribuir con el sustento familiar, por tal razón, solo egresó de bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de su ciudad natal.

Sin embargo, su impresionante inteligencia natural y pródiga imaginación lo llevaron a concebir relatos extraordinarios, en los cuales lo cotidiano, enlazado con elementos fantásticos, exaltan la espiritualidad de las personas y enaltecen sentimientos tan humanistas como la solidaridad, los valores morales y éticos.

A lo largo de su existencia realizó distintas ocupaciones, entre ellas, la de maestro rural en un pequeño colegio del Central Narcisa, junto al insigne poeta y pedagogo Raúl Ferrer; pero quizá los oficios de vendedor ambulante y viajante de comercio incidieron más directamente en su desbordante prolijidad literaria.

Por medio de ellos, conoció distintas regiones de la geografía nacional y entró en contacto con disímiles personalidades populares como campesinos, pescadores, carboneros y otros hombres de pueblo, quienes le proporcionaron el caudal necesario para crear sus personajes, historias y circunstancias.

Diversos investigadores de la obra de este autor lo consideran un narrador cuentista que describe anécdotas realistas y probables sobre protagonistas, por lo general, desposeídos. Asimismo, coinciden en plantear que en sus cuentos siempre aparece un personaje –el cuentero– y sus oyentes, los cuales proveen al texto de ciertos signos discursivos, definidos en planos y personajes diferentes; por tanto, en la obra de Onelio invariablemente habrá dos cuentos: el del autor y el del cuentacuentos.

Incursionó no solo en la literatura para adultos, también en la dirigida al público infantil y juvenil.

Desde muy joven, Jorge Cardoso conquistó prestigiosos lauros por sus relatos que, en el decurso de su trayectoria creadora, fueron traducidos a varios idiomas y editados en países de todos los continentes. Durante la Revolución desempeñó diversas responsabilidades, entre otras, las de director del Instituto de Derechos Musicales y miembro del Ejecutivo de la Sección de Literatura de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Además de narrador, fue guionista radial y ejerció el periodismo en acreditadas publicaciones de la Isla, como el periódico Granma, el semanario Pionero y hasta en nuestra revista BOHEMIA, por solo citar las más relevantes. Muchos de sus cuentos se han adaptado a textos dramáticos y gozan de amplia acogida entre los seguidores del teatro.

“El caso es que mientras más vueltas le doy a las ideas, más fija se me hace una sola: aquella de que el hombre siempre tiene dos hambres”, escribió Onelio Jorge Cardoso en las líneas finales del cuento El caballo de coral (1959).

Sellaba así una declaración de principios a partir de la cual refrendaba y abogaba por el derecho pleno de los seres humanos –cualquiera que sea su condición económica– a disfrutar del sustento por medio de un sistema social justo, en la misma medida en que se gratifican con las bondades del arte y la literatura.


Roxana Rodríguez

 
Roxana Rodríguez