0
Publicado el 11 Junio, 2020 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

“Hacer uso de una crítica cuestionadora”

Acercamiento a las sugerencias y al pensamiento del artista y curador Alain Cabrera, quien reflexiona sobre la socialización de la cultura
“Hacer uso de una crítica cuestionadora”

Alain Cabrera recomienda el estudio cotidiano y la lectura para enriquecer la cosmovisión de cada persona. (Foto, LEYVA BENÍTEZ).

Por SAHILY TABARES  

El mundo contemporáneo se desenvuelve en dinámicas que motivan constantes revisiones conceptuales y búsquedas novedosas. Cultores de diferentes manifestaciones artísticas acuden a disímiles recursos expresivos en acciones de inserción social como el eje fundamental de su labor. Mediante prácticas culturales variadas propician el conocimiento de temáticas, estilos, poco vistos.

Tradiciones, praxis, nutren los procesos de crecimientos individuales y colectivos. Hay que sustentar el nivel de cognición sin establecer límites o compartimentos, distancias u olvidos.

Por esto, no sorprende cuando Alain Cabrera Fernández (La Habana, 1980), dice: “Es importante seguir potenciando el arte y la literatura en tiempos de coronavirus”. Apenas medita segundos, agrega: “Debemos aprovechar al máximo el tiempo de permanecer en casa para crear, o disfrutar de la lectura. Siempre hay un libro que nos espera, sus páginas hacen generar nuevas ideas. Incluso museos, bibliotecas, otros centros de información virtuales posibilitan la visita y consulta de sus acervos culturales. Es una circunstancia muy oportuna para incrementar vivencias e informaciones”.

“Hacer uso de una crítica cuestionadora”

Durante 25 años la revista Artecubano ha influido en el gusto de los públicos diferentes. (Fotocopia: YASSET LLERENA).

El fotógrafo, curador, crítico de arte, editor de la revista Artecubano, ha realizado más de una decena de exposiciones personales y participó en 30 muestras colectivas. Acucioso, mantiene la mirada presta, redescubre significados y esencias en objetos, paisajes, técnicas, colores.

Las circunstancias lo motivan: “Veo en las redes sociales cómo la comunidad artística trabaja desde la casa. Aprovecha para realizar obras que llegan a sus seguidores y esto estimula la creación. Comparto algunas fotografías de mi archivo digital mediante Istagram, este es un modo de interactuar y saber que se encuentran bien desde sus comentarios o likes. Por la misma razón otros mantienen su actividad porque el arte brinda fuerzas y esperanzas.

Según precisa: “La revista Artecubano en formato digital, por la calidad, el tamaño de las imágenes y la extensión de sus páginas, aún resulta complejo subirla completa en PDF a la web. Podemos emplear alternativas, por ejemplo, publicar fragmentos de los textos más interesantes, no solo de números recientes sino de décadas anteriores. La modalidad del trabajo a distancia permite continuar promocionando noticias relacionadas con las artes visuales en las escenas nacional e internacional. Pese a que vivimos tiempos de necesario aislamiento y extremo cuidado por el bien de la salud, el arte y sus promotores no descansamos”.

Revisitaciones obligadas

“Hacer uso de una crítica cuestionadora”

En sus enfoques descuellan el ser humano y la realidad circundante. (Foto: Cortesía del entrevistado).

Sagaz, lector acucioso, Cabrera despliega un arsenal de conocimientos adquiridos durante los estudios de Historia del Arte, en conferencias, cursos, talleres, posgrados sobre fortfolios fotográficos, semiótica de la imagen.

No por azar incursiona en más de una actividad artística. “Para mí todo está integrado”, asegura. “Lo esencial es orientar a unos y educar a otros. También dar a conocer lo que más vale y brilla en cualquiera de las manifestaciones. En el caso de la fotografía, pese a que ya se aproxima a cumplir 180 años desde la llegada del daguerrotipo a Cuba, todavía necesita mayor socialización. Muchos de mis escritos publicados y proyectos intentan trazar líneas de reconocimiento en el ámbito histórico social cultural a nivel mundial”.

En especial, presta atención a desafíos y exigencias de ese quehacer en la era digital.

“La fotografía es, ante todo, luz. Teniendo clara esta premisa invariable, el resto demanda adaptabilidad a los tiempos actuales. Si décadas atrás, durante la etapa analógica, necesitaba del revelado y la impresión en el cuarto oscuro haciendo uso de la química, ahora las tecnologías se imponen. Cada vez son superiores y nos exigen el dominio de programas editores como Photoshop, Lightroom, Camera Raw o Nikon Capture. No se concibe mostrar las imágenes sin ser debidamente trabajadas. Una ventaja es que los resultados hoy se pueden exhibir de forma digital proyectados o estampados en diversos soportes mediante impresoras, las cuales ofrecen altísima calidad”.

“Hacer uso de una crítica cuestionadora”

Descomposición No. 1. De la serie Mondrian en La Habana. (Foto: Cortesía del entrevistado).

Como su obra se enfoca en potenciar el llamado efecto de realidad, el cual le es inherente a la fotografía, indago sobre la presencia del precepto en su serie Mondrian en La Habana y la instalación Mensajes para lanzar al mar.

“Soy defensor de la correlación entre las tendencias predominantes en el arte del lente. La fotografía documental lleva implícita una idea, así como la conceptual testimonia un hecho o un proceso. Toda fotografía se erige a partir de un fragmento de realidad, luego viene la labor creativa con el correspondiente grado de artisticidad. Mi obra se caracteriza por evidenciar procesos, los cuales van más allá de captar la realidad circundante desde lo puramente estético. En ellas trato de vincular inquietudes que desde los predios del arte transitan por la crítica social constructiva y las experimentaciones formales e intervenciones sobre el papel fotográfico, estas, a veces, trascienden el soporte bidimensional.

“En Mensajes para lanzar al mar reflexiono sobre el tiempo o la distancia media entre los congéneres. Pequeñas instantáneas y frases dentro de botellas actúan como el SOS enviado por un náufrago todavía con esperanza de vida. La memoria, o su desarraigo de la condición humana por voluntad propia, estimulan mis enfoques a partir de la realidad”.

“Hacer uso de una crítica cuestionadora”

Mensajes para lanzar al mar (instalación) (botellas) (Foto: Cortesía del entrevistado).

Otras visiones inquietantes

Disfruta el trabajo sin atisbos de cansancio o quietud. Considera que toda curaduría es un acto creativo.

“El papel de sus gestores es seleccionar, exhibir, legitimar y orientar. Cada propuesta debe tener una base para sostenerse y, sobre todo, transmitir mensajes. En la muestra Rompiendo reglas me interesó transgredir los esquemas cerrados desde los que se exhibe o se crea habitualmente en la obra fotográfica. Busco legitimar la manifestación en correspondencia con prácticas similares de otros países”.

“Hacer uso de una crítica cuestionadora”

De la serie Paisajes. (Foto: Cortesía del entrevistado).

Al acercarse a la problemática crítico-artística en el siglo XXI, comenta: “El escenario es propicio para que fluya el sistema promocional del arte. A menudo se inauguran en centros y galerías llamativas muestras temáticas, personales, colectivas, competitivas, las cuales generan material de interés para exhaustivos análisis críticos, en la televisión, la radio, la web, pero sigue faltando su periodicidad, máxime en los escasos medios impresos especializados existentes.

“Muchos se gradúan de carreras de humanidades y enseguida hacen valer sus opiniones sobre determinado tema, esto genera el debate abierto entre expertos y artistas, aunque no siempre indica sustentos propios. Es válido ejercer una postura complaciente, destacable, reveladora, y por momentos hacer uso de una crítica cuestionadora, que remueva conciencias y haga pensar con propuestas concretas, además de eticidad, respeto hacia creadores y públicos”

¿Los más jóvenes son siempre transgresores?, indago.

“Tratan de estar muy a tono con los tiempos, apuestan por ideas o técnicas que para cada momento y contexto pueden resultar atrayentes. Antes discursar sobre raza, religión, género u homoerotismo eran tabúes, pero ya se asumen como algo natural.

“Una obra puede tener tantas interpretaciones como personas que la aprecien, pero cada definición debe poseer razones convincentes”.

“Hacer uso de una crítica cuestionadora”

Uno de los proyectos comunitarios en los cuales participa. (Foto: Cortesía del entrevistado).


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares