0
Publicado el 19 Agosto, 2020 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

La música en Cuba, ¿dormida o sonando mejor?

Acercamiento a la estrategia de promoción de fonogramas e intérpretes por las redes sociales en tiempos de la COVID-19
Compartir
Música en Cuba, ¿dormida o sonando?

Beatriz Márquez, Premio Nacional de Música, participa en el disco homenaje al inolvidable Alberto Vera.

Por SAHILY TABARES

Fotos: LEYVA BENÍTEZ

El nuestro es un pueblo bailador. En Cuba, las personas cantan, mueven el cuerpo, disfrutan ritmos diferentes con el ánimo presto a entonar melodías y textos que interpretan de acuerdo a sus subjetividades, aficiones o gustos.

¿Cómo captar el interés de los diferentes públicos hacia las calidades artísticas y culturales si los espectáculos en teatros, presentaciones en vivo, conciertos en plazas, parques, entre otros lugares, han variado sus escenarios debido a la incidencia global de la COVID-19?

Despejar esta interrogante es uno de los desafíos que enfrentan directivos y creadores hace meses. Ellos son conscientes de que los valores estéticos y éticos no son solo contenidos para diseminar en una ocasión o de manera coyuntural, sino también una práctica imprescindible de servicio público dirigida a la sociedad cubana.

Por esto hubo consenso entre las instituciones del Ministerio de Cultura y varios organismos para utilizar con coherencia e inteligencia las plataformas digitales, las emisoras radiales y el Canal Clave, en beneficio de la sistemática socialización de músicas, compositores, intérpretes, géneros y estilos. Esta práctica, además de contribuir a la conservación del patrimonio musical, revela valores historiográficos para formular políticas editoriales y promociones de estímulo a la labor creativa.

Al diseñar la estrategia de comunicación en beneficio de las mayorías se reconoció que en el siglo XXI el conocimiento y la información desempeñan un papel primordial, tanto en los procesos de desarrollo económico como en los de democratización política y social.

Música en Cuba, ¿dormida o sonando?

En las plataformas digitales fue reconocido el legado musical de Juan Formell, uno de los más connotados músicos, compositores y directores de orquesta de la segunda mitad del siglo XX.

La defensa de clásicos imprescindibles y renovaciones contemporáneas protagoniza el sentido de colocar ejemplos de lo más auténtico en los escenarios virtuales. Impresionó a los públicos en nuestra nación y allende los mares el homenaje al maestro Juan Fomell (1942-2014), a propósito del aniversario 78 de su natalicio. Como parte de la celebración tuvo lugar el estreno, por Youtube, el Canal Clave, Radio Progreso y las páginas de Facebook del Instituto Cubano de la Música y Streaming Cuba, el megaconcierto Por siempre Formell (Bis Music), grabado en el Festival de la Timba en 2019.

Asimismo, se consideró que la postergación de la edición 24 del Festival Internacional Cubadisco para mayo de 2021, debido a las circunstancias sanitarias en Cuba y el mundo, exigía presentar las más recientes producciones fonográficas en los oídos y las miradas de las audiencias. Aunque todavía ninguno de los fonogramas ha sido nominado para el evento, su visualización propicia colocar variadas propuestas ante quienes velan por la riqueza sonora y rítmica de nuestra nación.

En especial, conmueve el resultado artístico de Felicidades, papá. Homenaje a Alberto Vera (Egrem), en el que varios intérpretes rememoran la valía del notable maestro. Exquisita es la recreación en voz de Beatriz Márquez, de Igual que yo, página memorable de la cancionística nacional.

Otros títulos: Son para un sonero. Adalberto Álvarez, el concierto, y Miriam Ramos, de raíces y versiones, ambos de Bis Music; El espejo, de El Nono y Primera Clase (Sello Unicornio), constatan la variedad de concepciones tenidas en cuenta, pues nunca olvidemos que en la era de la comunicación cultural se transmiten saberes, innovaciones, rupturas, mediante códigos y mensajes, los cuales debemos conocer e interpretar con detenimiento.

En esencia, las músicas están sonando, no han quedado dormidas, la promoción contribuye al establecimiento de jerarquías y de una lógica de labor conjunta que integra las instituciones y los organismos de la cultura para potenciar lo significativo.

Música en Cuba, ¿dormida o sonando?

El maestro Leo Brouwer es una figura esencial de la cultura cubana.

Como expresara a BOHEMIA en una ocasión el maestro Leo Brouwer: “Demos diversidad para escoger unidad. El pasado, a veces lejano, que ha ‘fundado’ los valores y las categorías históricas de lo cubano, no se experimenta, se estudia”.

Ha insistido el prestigioso compositor, guitarrista y director de orquesta en que la cultura artística se mueve en el tiempo por ciclos en espiral ascendente. “Cada ciclo de cambio estético niega el período inmediato anterior y busca raíces hacia atrás en el tiempo, aunque transformando dichas referencias”.

Es preciso seguir alumbrando los fines y propósitos de una estrategia de promoción diseñada para que la hegemonía del gusto popular no se distorsione. La música existe en tanto es interpretada, grabada, y llega a las mayorías. Tampoco obviemos la trascendencia del video clip y su repercusión, sobre todo en el interés de los más jóvenes. Conectarse con el otro, influir en su intelecto y espiritualidad es un propósito de los expertos implicados en esta tarea de amplia connotación en procesos formativos que necesitan alimento a diario.

Compartir

Sahily Tabares

 
Sahily Tabares