1
Publicado el 24 Octubre, 2020 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

A los 70 ¿nuestra televisión renovada?

Valoraciones sobre los nuevos sentidos que se da al arte en un medio de comunicación audiovisual concebido en Cuba de bien público y que logra notables connotaciones en la formación cultural de valores éticos, estéticos, sociales, en varias generaciones
En busca de la necesaria renovación de la TV.

El Canal Clave transmitió un hermoso concierto sobre la canción cubana que ofrecieron Omara Portuondo y el maestro Frank Fernández.

Por SAHILY TABARES

Fotos: LEYVA BENÍTEZ

Hoy, 24 de octubre, la Televisión Cubana cumple 70 años. Junto a Brasil y México integra la trilogía fundadora en América Latina, donde mantienen liderazgo las producciones de telenovelas, series y su alcance transnacional. Influyen en ellas las nuevas tecnologías estas repercuten en la calidad artística, disminuyen los costos, simplifican los procesos productivos.

De manera progresiva, la llamada pequeña pantalla dejó de ser una herramienta de masas para convertirse en un medio de comunicación que se consume en diversas plataformas, de forma personalizada.

Desde el siglo pasado una sólida tradición telenovelesca nutre a la TV nacional.  Otros productos comunicativos han enriquecido su historia, musicales, revistas informativas, telefilmes, aventuras, teatros…De alguna manera esto se debe a los nuevos sentidos que logra el arte en tanto es considerado por los creadores como un espacio de reflexión, búsqueda de identidades, crítica, análisis de problemas, los cuales, al ser cotidianos, recurrentes, median la proyección de la realidad constantemente configurada.

Imposible olvidar relatos, personajes, actuaciones, programas de participación, novedosos espectáculos, figuras relevantes, espacios populares, ellos han conmovido a las audiencias en diferentes épocas durante siete decenios.

En busca de la necesaria renovación de la TV.

Talento y magisterio distinguen el desempeño de la primera actriz Blanca Rosa Blanco.

Guionistas, realizadores, técnicos, todos los implicados en la labor creativa que exige la tv asumen más de un desafío. En opinión de la primera actriz Blanca Rosa Blanco: “Cada personaje nos motiva a ser otra persona. Las vivencias del actor y de la actriz están presentes en el tránsito de interiorización de disímiles sentimientos, este, muchas veces lacera los propios cuando asumimos como nuestros los conflictos ajenos”.

El resultado estético involucra al artista, sus actitudes conductuales son portadoras de significaciones con implicaciones éticas. Por lo general el creador no puede prevenir lo que va a suceder, solo le es posible, en última instancia, prever los posibles rumbos de la propuesta.

Modos de ver

Según reconocen expertos de varios países solo es verdaderamente cultural aquella TV que no se limita a la transmisión de la cultura ya hecha, sino que trabaja en la creación cultural a partir de sus recursos, lenguajes, expresiones, propios modos de ver.

Para concretar el sentido de esta aseveración los canales nacionales y territoriales renuevan sus programaciones. Lo patentiza el Canal Clave dedicado totalmente a la música. En opinión del maestro Jesús Ortega, una cátedra en la enseñanza de la guitarra en nuestro país: “Hay que aprovechar esta vía de comunicación audiovisual para llegar a las mayorías. Poco se conocen las características de cada instrumento, los estilos de compositores e intérpretes, la riqueza de nuestras auténticas expresiones sonoras y rítmicas, Verlos en la televisión amplía la capacidad del conocimiento”.

En busca de la necesaria renovación de la TV.

Guille Vilar, guionista y realizador de TV, estimula la promoción de las músicas de todo el mundo.

Por su parte, Guille Vilar, guionista y director del espacio Música del mundo (Canal Habana, viernes, 9:00 p.m.) destaca: “Hacer visibles a creadores de culturas y países distantes amplía la información musical de todas las generaciones e influye en la formación del gusto”.

No perdamos de vista que buena parte del mundo ha pasado a ser una sociedad mediática y multipantalla, en ella siguen vigentes las prácticas sociales y del universo digital donde lidera el monopolio de la distribución, exhibición, preconizado por Estados Unidos. Tal hegemonía impide mantener en el medio televisual  la supremacía de producciones recientes, debido a normas, regulaciones y transformaciones tecnológicas, estas exigen sofisticados procederes y la utilización de equipamientos novedosos.

Entretenimiento y cultura no puede ser un par antagónico. En los 70 de nuestra televisión de servicio público es preciso seguir pensando en espacios sugerentes y fomentar posibilidades de lecturas para que las mayorías aporten inteligencias, sensibilidades e ideas como instrumentos indispensables de las reflexiones individuales y colectivas.

En un mundo de imágenes cada vez más fragmentado, crecen las transformaciones propias de la modernidad y otros tipos de relación social, que la cultura tecnológica ya prefigura, en esta la TV cubana es un eslabón esencial, para beneficio de la sociedad cubana.

Con independencia de los modos de ver y apreciar de la familia, en el hogar es donde ocurre la lectura y apropiación de la televisión por parte de los destinatarios diversos, heterogéneos, participativos que discriminan entre las propuestas, rechazan unas, escogen otras. De ahí la importancia de continuar satisfaciendo sus intereses y necesidades desde la perspectiva de estimular el hábito de ver/disfrutar plenamente la calidad artística, cultural, de nuestra televisión.

En busca de la necesaria renovación de la TV.

El maestro Jesús Ortega ha formado a varias generaciones de guitarristas.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares