0
Publicado el 17 Octubre, 2020 por Claudia Martínez Camerero en Cultura
 
 

Una misión que continúa

De aniversarios los diarios Granma y Juventud Rebelde y el semanario Trabajadores, que mantienen el compromiso de acompañar a la Revolución y su pueblo
Prensa cubana, la misión continúa.

En el aniversario de Granma se entregó un cuadro firmado por José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del PCC, con la cita martiana: “Periodismo magno el de quienes en papeles condenados a desaparecer en horas o días, escriben para años”. (Foto: granma.cu).

Por CLAUDIA RAMÓN RODRIGUEZ

La carta de despedida de un guerrillero imperecedero estremeció a todo un pueblo. Anunciaba el Che su partida con la convicción propia de quien hace historia a cada paso. Junto a la misiva del héroe publicada, la primera plana del rotativo testimonia otro momento trascendental de nuestra historia: la constitución del primer Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

En el acto, esta organización política también informó el acuerdo de fusionar los diarios Hoy y Revolución. El alegórico nombre Granma resultó escogido para designar al naciente periódico que, a decir de Fidel, sería “símbolo de nuestra concepción revolucionaria y de nuestro camino”. Era el 3 de octubre de 1965.

Ese propio mes de octubre, el día 21, durante un intercambio con la vanguardia juvenil, el Comandante en Jefe anunció la creación de un nuevo medio “destinado fundamentalmente a la juventud, con cosas que interesen a la juventud”. Ante la interrogante de cómo lo denominarían, los presentes decidieron Juventud Rebelde, un apelativo que describía perfectamente el carácter que se le impregnaría a sus páginas.

A 55 años –se dice fácil, y hasta parece normal, pero no lo es– aquí están ambos periódicos y con el compromiso de seguir.

Granma mantiene la capacidad de movilizar al país y es referente para las fuerzas progresistas. Como tribuna de la Revolución y voz de Cuba ante su pueblo y el mundo lo calificó el presidente Miguel Díaz-Canel en reciente mensaje de felicitación desde su cuenta de Twitter. No hay episodio glorioso de la nación en los últimos tiempos que no esté reseñado en sus páginas.

Con una nueva visualidad, Juventud Rebelde sigue apegado a las líneas editoriales trazadas por su máximo inspirador, Fidel, de publicar contenidos de calidad e interesantes. La preferencia que goza no solo entre lectores jóvenes es notable.

Igualmente, hace poco estuvo de aniversario redondo el semanario Trabajadores, surgido el 6 de junio de 1970 como órgano de prensa oficial de la Central de Trabajadores de Cuba. Cincuenta años después, este medio cumple su deber de motivar e instruir a la clase obrera. Con maestría refleja el acontecer sindical y las historias de quienes sustentan la economía del país.

La ética periodística como bandera

Durante cinco décadas, estos periódicos –esenciales en el devenir de la prensa cubana– han tenido transformaciones en cuanto a estructura, sesiones que surgen y otras que desaparecen, cambios en el formato y la impresión; nuevas generaciones de periodistas han tomado el batón, pero lo que continúa intacto es su compromiso y misión social.

Tienen como banderas el apego a la ética y la verdad, y desafíos comunes en la lucha ideológica contemporánea; un contexto donde se han desdibujado las fronteras y se persigue atacar la simbología y la realidad cubanas. Por eso estos tres medios, cubanos como las palmas, se empeñan en formar a un lector crítico que tenga la capacidad de enfrentar las campañas de descrédito y acompañar los principales acontecimientos de Cuba y el mundo desde la defensa de lo justo.


Claudia Martínez Camerero