0
Publicado el 4 Noviembre, 2020 por ACN en Cultura
 
 

Emilio Ballagas cambio el mundo poético cubano

Se destacó por ser un cultor y estudioso de la poesía negra, al igual que su gran amigo el Poeta Nacional de Cuba Nicolás Guillén, y aunque su legado ha sufrido numerosos intentos por parte de algunas críticas literarias de demeritar su obra, se ubica entre los 20 mejores ensayistas de Latinoamérica
Aniversario 112 del natalicio de Emilio Ballagas.

Foto: cadenahabana.icrt.cu

Por YANAIS VEGA BACALLAO

El neobarroco en la poesía cubana alcanzó su máximo esplendor con el  autor camagüeyano Emilio Ballagas, quien fue el poeta más importante de la nación antillana en las décadas de 1930 y 1940, según trascendió en esta ciudad, durante la primera jornada teórica del XXVI Premio Nacional que lleva su nombre.

Sus creaciones se caracterizaron por metáforas muy bien elaboradas, se destacó en la librería Ateneo-Vietnam, sede de una conferencia impartida por el Doctor en Ciencias Luis Álvarez Álvarez, sobre la vida, obra y trascendencia del escritor.

Ballagas dominaba como muy pocos el soneto, considerado la prueba de fuego dentro de las composiciones poéticas, y gran parte de sus piezas, incluso las más sencillas, destacaron por captar el alma del país, aseguró el intelectual.

También se destacó por ser un cultor y estudioso de la poesía negra, al igual que su gran amigo el Poeta Nacional de Cuba Nicolás Guillén,  y aunque su legado ha sufrido numerosos intentos por parte de algunas críticas literarias de demeritar su obra, se ubica entre los 20 mejores ensayistas de Latinoamérica.

En varias ocasiones fue criticado por ser un constante innovador y modificar su estilo con las más noveles corrientes creativas en la medida que surgían, sin embargo se trata de un mérito total , pues supo incorporarlas con gran maestría, afirmó Luis Álvarez.

El bardo ha sido reconocido en múltiples ocasiones  por su meticuloso dominio de la llamada poesía negra, a la cual él prefirió referirse como poesía mulata por tratarse de un género que surgió del  contraste y asimilación de múltiples culturas.

Nicolás Guillén opinó en una ocasión que varias piezas de Ballagas, entre ellas la Elegía a María Belén Chacón, le habían impresionado vívidamente, por lo fino, profundo y musical, lo cual le daba una clara idea de la agilidad de su talento y de la aristocracia de su sensibilidad.

La edición 26 del referido certamen sesionará hasta el venidero sábado siete de noviembre, contexto en el cual continuarán las sesiones teóricas, expo ventas de libros, intercambios con autores del territorio, presentaciones de textos y actividades infantiles. (ACN).


ACN

 
ACN