1
Publicado el 16 Diciembre, 2020 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Edesio Alejandro y el bendito don de la primera vez

Filme Mambo Man, primero del cubano Edesio Alejandro.

Foto: prensa-latina.cu

Por YELENA RODRÍGUEZ VELÁZQUEZ

La primera ópera rock de Latinoamérica, un primer disco exitoso y su debut en una célebre banda sonora para cine, permiten considerar a Edesio Alejandro un ser bendecido con el don de la primera vez.

Su iniciación como director de cine en una película multi-premiada en los más diversos circuitos internacionales y el nombramiento como miembro cubano activo y único de la sección de música de la Academia de Cine de Hollywood, asientan este alegato.

Y es que el compositor, apodado precisamente Cuba en el selecto club de la industria del cine estadounidense, ha llevado el nombre de su país a los más altos estándares gracias a lo que llama una comunicación espiritual.

Habanero natural de San Leopoldo, Edesio afirma que en su sangre lleva la rumba del barrio donde nació y en el que aprendió la ética de la vida y el respeto a los demás. Por tanto, apostó por una música que mezcla todo eso que significa Cuba y su gente.

Filme Mambo Man, primero del cubano Edesio Alejandro.

La película Mambo Man estuvo dirigida por Edesio Alejandro. Foto: ninafini.com

Conocer la obra del artista supone navegar en un buscador de tesoros que habla de sacrificios, amor, familia, premios y conlleva, inevitablemente, a un viaje subjetivo de la música al cine, y viceversa.

Un director: Fernando Pérez, una frase: ¡Te la voy a entregar viva, viva!’ y una melodía inolvidable están grabadas en el imaginario popular con el título de Clandestinos.

Fue esa anécdota la que abrió su diálogo con Prensa Latina. Para esta redactora también era la primera vez frente al hombre que ha orquestado más de 40 piezas de teatro, una docena de series televisivas y atesora múltiples galardones.

Por azar de la vida, llegó el maestro a delinear los acordes de aquel filme que marcaría su debut en el medio y le dejaría un espacio sostenido en toda la obra de Fernando Pérez, mientras puso música a sus producciones.

‘Clandestinos es como el primer amor que no se olvida, es mi hijo pródigo al que quiero mucho. Ese fue el gran sueño y la gran oportunidad’, aseguró.

El éxito, tras el pitazo de arrancada, le daría una etapa de esplendor como compositor de numerosas películas que integran la columna vertebral de la cinematografía de su país.
Filmes como Hello Hemingway, Caravana, Adorables mentiras, Madagascar, La vida es silbar, Nada, Suite Habana, Madrigal, Hacerse el sueco, Bailando Chachachá y Cangamba llevan su sello musical.

Ante la pregunta de cómo es el complejo asunto de componer para una película el músico expresó: ‘Veo la cinta infinitas veces hasta que ella, por sí sola, me dice cómo suena. Suite Habana, por ejemplo, fue difícil. Cuando supe que sería sin diálogo me imaginé hacer la gran música, pero cuando vi el primer corte no supe qué hacer’.

‘Es una película con un nivel de realidad y humanismo muy fuerte. Invité a mi amigo y productor Ernesto Cisneros y luego de muchos intentos, me sonó’, afirmó entre risas.

Según cuenta, la imagen de una madre que despide a su hijo en el aeropuerto y lo observa con el rabo del ojo, combatiendo su dolor fue la clave de todo.

Pero una época difícil se acercaba a la vida de Edesio, cuando su carrera parecía que rozaba la cima: el Período Especial, tiempo difícil para toda su isla. Más adelante, se uniría a su vecino Adriano Rodríguez, quien le dio la iluminación de mezclar aquellas melodías de rumba, canción, ópera que tan bien entonaba.

‘No fueron mejores esas canciones que las anteriores, pero son las que más me identifican. Estas melodías me dieron un sello personal, abrieron las puertas al mundo y me llevaron al cine de Hollywood’, confesó.

Edesio dice ser rockero de corazón, pero se permitió cambiar de imagen y fusionar con otros géneros. Se nombra a sí mismo un equilibrista, al tiempo que se siente afortunado de contar con seguidores de todas las generaciones en estos 40 años de carrera artística.

El músico no comparte el criterio de que la popularidad reniegue la excelencia, sino que son dos asuntos complejos.

‘Primero he sido del pueblo y luego de la crítica especializada. Me da satisfacción ir desde lo popular a la invención más rara, complicada o difícil dentro de la música y, apreciar la fidelidad del público con esas experimentaciones’, dijo.

Edesio lo mismo puede componer para un carnaval que para una orquesta sinfónica. Tal es la libertad del artista que mereció en 2019 el Premio Batuta del Instituto Latino de la Música, junto a los maestros Leo Brouwer y Plácido Domingo, en la especialidad de música de concierto.

El mismo ingenio que le llevaron a crear en 1986 la obra Violente, reconocida como la primera ópera rock en la región, le motiva ahora a retomar el género teatral con una historia de vampiros y amor desde la música urbana.

‘La idea es honrar algún modo el desarrollo la música urbana en Cuba y despejar la tradición de que lo urbano es vulgar’, comentó.

Pero, el Premio Nacional de Música 2020 junto al pianista Huberal Herrera, decidió irrumpir como cineasta en estos últimos tiempos.

La cinta Mambo Man, codirigida con el británico-iraní Mo Fini y con más de 60 premios, deviene otra muestra de su tentativa constante; y, en diciembre de 2021, espera rodar una película dedicada al Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, con la producción de Cinesoft y el guion de Amílcar Salatti.

‘Abordaremos los últimos cinco años de Céspedes desde que libera los esclavos, su desempeño como presidente de la República en Armas hasta su muerte. También estamos terminando la cinta Buscándote, un documental sobre Adriano Rodríguez y tenemos otro en fase de producción, titulado Changüí Arcaico’, explicó.

Las responsabilidades se aglomeran, pues el artista está a cargo de un audiovisual para celebrar el centenario del Instituto Latino de la Música, el en cual contará con grabaciones del relevante compositor estadounidense Charles Fox y la cantante mexicana Lila Down.

‘El trabajo continúa. Siempre tengo nuevas ideas y estoy investigando, creando, tanto que pienso que no me alcanzará con esta vida’, aseveró. (Prensa Latina).


Prensa Latina

 
Prensa Latina