0
Publicado el 22 Diciembre, 2020 por Jeiddy Martinez Armas en Cultura
 
 

AUDIOVISUALES

Entre la fe y la razón

Danilo C. París estrenará próximamente Agnus Dei, corto que, de acuerdo con sus declaraciones, “supuso un salto en su joven carrera”
Entre la fe y la razón.

Escena de Agnus Dei, donde actúa Ray Cruz. (Foto: Cortesía del entrevistado).

Por JEIDDY MARTÍNEZ ARMAS

Las redes sociales pueden darte gratas sorpresas en algunas ocasiones, sobre todo en esta época de confinamiento cuando son un instrumento importante de información. Gracias a Facebook me enteré de la filmación de un nuevo corto, cuyo director y guionista es graduado de la Facultad de Medios Audiovisuales (FAMCA) del Instituto Superior de Arte (ISA). Ha incursionado también en la música, con un proyecto llamado Collage, gracias al cual ha diseñado las bandas sonoras de sus propios trabajos.

Mientras aún estudiaba realizó las obras de ficción El Cóndor y Autómatas, con ellas alcanzó excelentes resultados en festivales nacionales e internacionales; sin embargo, lo más memorable es La sed humana, que participó en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano y fue premiado en la Muestra Joven Icaic, el Festival Internacional de Cine Pobre de Gibara y el Almacén de la Imagen.

En entrevista exclusiva concedida a BOHEMIA, ahonda en Agnus Dei, el cual promete hacer reflexionar al público, plano a plano. “Está inspirada en una obra de teatro de John Pielmeier: Agnes de dios. Hace referencia precisamente al cordero, que en la religión cristiana simboliza el sacrificio de Jesús, la obediencia a Dios. Pareciera que la historia se debate entre el bien y el mal, la luz y la sombra, pero la lucha es más bien de la fe y la razón, la ignorancia y el conocimiento, la búsqueda de la verdad. Llegué a la obra a través de la sugerencia de un amigo, quien a la postre fuera mi tutor de tesis y preparador de actores. Hablo de Eduardo Eimil Mederos. Cuando leí el texto de Pielmeier quedé profundamente atraído por él.

Entre la fe y la razón.

Danilo C. París ha sido, además, conductor de varios programas de la TV cubana, incluyendo Conexión. (Foto: Cortesía del entrevistado).

“Escribí entonces este relato complejo que aúna varios temas sensibles y delicados. La estructura de la narración no es lineal, eso suponía otro reto, sumado a la profundidad y la ambigüedad con la que debían ser tratados los personajes. Al leerlo, miembros del equipo me comentaron que era inquietante. Supuse que caminábamos en la dirección correcta”.

–¿Cómo escogió a los actores?

–La primera en subirse al barco fue Amelia Fernández, nunca valoré otra posibilidad. Ella es talentosísima, inteligente y muy comprometida con su oficio. Para la madre superiora me decanté por Yasmín Gómez, debido a su versatilidad, agudeza y veracidad con la que siempre defiende cada papel.

“En el caso del protagónico, sí exploré varias opciones. Me decidí a llamar a Ray Cruz e intentar venderle el proyecto, afortunadamente no hizo mucha falta. Él lo asumió con gran motivación y entrega desde el inicio, es un profesional con un talento arrollador y emoción a flor de piel. Me di cuenta de que Marcos tenía que ser él, sin duda alguna.

“El reparto secundario lo componen Andrea Doimeadiós, Amalia Gaute y Reinier Díaz. Los ensayos fueron medulares y en el proceso nos vimos favorecidos por contar con la asesoría de un baluarte como Eduardo Eimil a la hora de preparar los personajes”.

–¿Bajo el auspicio de qué instituciones se concretó la filmación?

–Al comienzo iba a ser independiente, pero una vez terminado el guion llamé a Patricia Santa Coloma y le dije que tenía un proyecto y deseaba que lo produjera. Tuve su aceptación y la de Producciones Almendares; lo presentamos a Cubavisión y la respuesta por parte del canal y de Rafael Pérez Insúa, su director, fue de rotundo apoyo. Es una enorme satisfacción que me confiaran tamaña responsabilidad y estoy muy agradecido, específicamente con el departamento de dramatizados, también con RTV Comercial y todos los que colaboraron.

–¿Cómo marchó el proceso de rodaje?

–Una vez aprobado, comenzamos la búsqueda de locaciones. Queríamos encontrar espacios que nos dieran la época en la cual transcurre la narración y brindaran, asimismo, posibilidades fotográficas interesantes y atractivas. El Castillo de los Tres Reyes del Morro nos pareció ideal para recrear el convento, por razones obvias de su arquitectura; y en la escuela de ballet recreamos el psiquiátrico donde ocurre la mayor parte de la obra. El resto de los lugares fueron construidos en esas mismas instalaciones.

–Llama la atención la excelente factura visual.

Entre la fe y la razón.

Las actrices Amelia Fernández y Yasmín Gómez interpretan roles protagónicos. (Foto: Perfil de Facebook @ProduccionesAlmendares).

–David Cruz, el director de fotografía, fue mi mano derecha. Estuvimos largas horas soñando Agnus Dei. ¡Qué gran profesional! Creativo, concentrado y motivado. Ama lo que hace, y se nota en las imágenes. Pensamos en cada plano y movimiento. Cuando encendimos las luces de la escena y me senté frente al monitor vi que todo lo que había ideado estaba en la pantalla.

“Muchas otras especialidades intervinieron para lograr el preciosismo que buscábamos. Ariel Corrales, por ejemplo, y el equipo de arte hicieron una labor maravillosa; el departamento de luces fue fabuloso, al igual que el de Kokó como primer asistente de cámara. Y qué decir del mago que se sienta detrás del ordenador para darle el acabado a la obra, el supervisor de efectos visuales y post producción de imagen: Daniel Alemán y su equipo estupendo. Quiero destacar también la labor de Emma Robaina, mi asistente de dirección; a los integrantes del equipo de sonido, con Leevan Nogueira a la cabeza; a la script, mi novia Mari Rentería; al editor Eric González y a otros profesionales implicados”.

–¿Sus pronósticos sobre el estreno?

–Al público le tocará aplaudir o lanzar tomates; en lo que a mí respecta, me siento muy satisfecho con el trabajo que hicimos y la dinámica que logramos. Sobre la fecha de estreno, aun no tengo certeza, porque debía de haberse filmado en abril de 2020 y estrenado en agosto, como parte de la programación de verano de Cubavisión, pero la pandemia impidió que se llevara a cabo el rodaje antes de octubre. Solo debemos esperar a que sea puesta en la parrilla televisiva. Sería un sueño para mí verla en la pantalla grande y no descarto la posibilidad de que pueda estar en alguna sala de cine de la capital antes de que salga en la pantalla chica.

–¿Proyectos futuros?

–Este año tuve la dicha de colaborar como escritor, junto con Rudy Mora y Eduardo Eimil, en el guion de una serie que pronto comenzará a producirse. Ahora me encuentro en la búsqueda de financiamiento para otro proyecto, que me apasiona muchísimo y en el que espero volver a trabajar con muchos de estos actores.

 


Jeiddy Martinez Armas

 
Jeiddy Martinez Armas