2
Publicado el 23 Diciembre, 2020 por ACN en Cultura
 
 

Parrandas: dos siglos de tradición en la longeva Remedios

Los festejos, declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 2018, se caracterizan por abundante participación popular, creación artística en trabajos de plazas y carrozas, belleza y variedad de los fuegos artificiales, aunque esta vez el coronavirus SARS-CoV-2 exige variar la tónica
Compartir
Remedios y sus Parranadas, dos siglos de tradición.

Este año la pandemia impide que toda –en imágenes o en vivo- pueda disfrutar del impresionante espectáculo que son las parrandas de Remedios, pero importante es que no se dejarán de celebrar, porque los residentes en esa localidad de la región central de Cuba las evocarán de diversas maneras. (Foto: granma.cu).

Por LUZ MARÍA MARTÍNEZ ZELADA

Este 24 de diciembre no se llenará el cielo de fuegos artificiales como sucede en Remedios cada año, desde hace dos siglos, porque la pandemia de la COVID-19 exige distanciamiento social, lo que no será óbice para que las Parrandas, antiquísimas fiestas del centro de Cuba, se celebren de manera diferente.

Los festejos, declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 2018, se caracterizan por abundante participación popular, creación artística en trabajos de plazas y carrozas, belleza y variedad de los fuegos artificiales.

Según trasciende en Remedios el párroco de la ermita de San Salvador armó de matracas, pitos y latas a muchachos callejeros, en las frías noches de diciembre de 1820, con el objetivo despertar a sus feligreses para las misas que se celebraban el 24 de diciembre, en horario nocturno.

Con el paso del tiempo, el gran bullicio original se convirtió en una bella fiesta, en la cual la localidad se divide en dos bandos: los barrios San Salvador, con los colores rojo y azul y El Carmen en el que predomina el carmelita, etapa en la que sobresale la defensa de los pobladores hacia su grupo.

Pero la fiesta comienza con la creación de las carrozas y trabajos de plaza en el más absoluto silencio para sorprender a los contrarios.

Los vehículos preparados recrean las más diversas historias, en las cuales se derrochan pericia y arte, y tienen el objetivo de impresionar a los espectadores, atraídos también por la música, los faroles y las luces de colores.

Una legítima tradición que se extendió a otras 17 ciudades y poblados cubanos, principalmente del centro de la Isla en Villa Clara, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila.

En esta ocasión, que se cumplen 200 años del inicio de tales jolgorios, no pasará por alto la tradición, aunque no habrá fuegos artificiales, carrozas ni trabajos de plaza pero se realizan acciones en planteles educacionales y centros de trabajo que evocan la festividad durante el mes en curso.

Otras propuestas culturales animarán a los pobladores de la ciudad de 505 años con el reconocimiento a personalidades que participan en la realización de las Parrandas, exposiciones de las artes plásticas, muestra de vestuarios utilizados en carrozas y premiaciones de concursos.

En Remedios nadie duda que los festejos continuarán en años venideros por el amor que sienten los nativos y el atractivo que tiene para los foráneos, sobre todo por el arraigo como tradición autóctona y bien cubana.  (ACN).

Compartir

ACN

 
ACN