0
Publicado el 2 Febrero, 2021 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

Elogios a la memoria

Valoraciones sobre la más reciente propuesta de la cantante, compositora y guitarrista Miriam Ramos, quien rinde homenaje a piezas y autores de la trova tradicional indispensables en la canción cubana
Compartir
Elogios a la memoria.

El fonograma trae a la contemporaneidad autores y piezas del patrimonio sonoro de la nación.

Por SAHILY TABARES

Fotocopia: YASSET LLERENA

Quizá poco pensamos, o no con la frecuencia merecida, en los caudales sonoro y rítmico que aportan nombres esenciales de siglos pasados a la cultura nacional. En esta perspectiva es elocuente el fonograma De raíces y versiones, en el cual coinciden joyas emblemáticas del acervo artístico.

Miriam Ramos, cantante, compositora, guitarrista, siempre presta a la labor investigativa en beneficio del redescubrimiento de hallazgos y piezas imperecederas, entrega un producto notable por su riqueza y diversidad estilística. De ningún modo ocurre por azar, pues ella ha dedicado más de medio siglo a mantener actualizadas canciones y autores devenidos referentes para consagrados y jóvenes talentos.

El álbum De raíces… (Bis Music) incluye dos volúmenes: en el primero recrea temas clásicos de la trova tradicional, y en el segundo despliega un repertorio similar desde la visión de Ernán López-Nussa, al piano, quien asumió los arreglos junto con Dayron Ortega.

¿Qué dice la propuesta a los públicos del siglo XXI? Ante todo, estructura con inteligencia elogios a la memoria, selecciona figuras imprescindibles y canciones que siguen marcando pautas en el discurso musical. Pertenecen a ese arsenal Sindo Garay y las entrañables Perla Marina, La tarde, Tormento fiero, Retorna. Cada una es altamente reveladora de la sensibilidad artística del autor reconocido por sus melodías bien hilvanadas y una poderosa intuición armónica rica en profusos cromatismos.

La voz de Miriam Ramos, afinada, exquisita, pondera las virtudes de textos y músicas ancestrales. Lo atestigua al interpretar En falso (Graciano Gómez), Juramento (Miguel Matamoros), A mi manera (Marcelino Guerra), Porque me siento triste (María Teresa Vera), Aquella boca (Eusebio Delfín) y La Ausencia (Alberto Villalón).

Sin duda, ella es consciente de que en la sociedad contemporánea lidera la pluralidad de códigos y lenguajes, que constituyen un flujo y reflujo informativo, añaden dinámicas múltiples a los procesos de escucha, disfrute, y facilitan cambios en esta práctica. Por doquier llegan a los oídos géneros y estilos diversos, aprehender lo valioso, lo significativo nunca olvidado, debe ser una prioridad desde edades tempranas.

Como sabemos, hoy prevalece una variación de sentido en las relaciones sociales, teniendo en cuenta los cambios tecnológicos, el desarrollo de infraestructuras y el notable incremento de soportes y formatos. Por esto el disco deja constancia de lo valedero y trae al presente el patrimonio que merece llegar a las mayorías, influir en el gusto, inspirar a los noveles.

En tiempos de pandemia urge estimular la espiritualidad. Lo interiorizan López-Nussa, Miriam Ramos y el resto de los participantes en el fonograma: Enrique Pla (batería), Samuel Burgos (bajo), Gabriela Nardo (cello) y Emi Santa Cruz (clarinete). Conocen perfectamente que se mueven en el contexto de la industria del entretenimiento, donde particularmente la industria musical y sus protagonistas presencian la transformación tecnológica, la globalización de los sistemas de promoción y comercio, las fluctuaciones de las formas, los hábitos de consumo y el impredecible cambio de los mercados.

Por las emisoras radiales, el Canal Clave y las redes sociales se promociona De raíces y versiones; es una manera de multiplicar voces e imágenes sonoras en provecho de la cultura general de los públicos. Hay que escucharlo con detenimiento para conocer mejor el pasado, nutrir el presente y los tiempos futuros.

Compartir

Sahily Tabares

 
Sahily Tabares