1
Publicado el 7 Marzo, 2021 por Jeiddy Martinez Armas en Cultura
 
 

ESPACIO VIRTUAL DEL LIBRO

Letras que abren caminos

Esta nueva cruzada cultural dio inicio a mediados de febrero y germinó con la intención de que no decaigan la promoción y el intercambio literarios

El público ha agradecido esta ágora digital de la literatura. (Foto: cubadebate.cu)

Por JEIDDY MARTÍNEZ ARMAS

Cuando dieron la noticia de que la Feria Internacional del Libro de La Habana no se realizaría, muchos se entristecieron; pero para que la llama no se apagara, una forma no presencial de acercarnos a la literatura fue la alternativa, aprovechando las posibilidades brindadas por las nuevas tecnologías.

Yunier Riquenes García

“Todo el tiempo también promovemos la obra de nuestro José Martí”, enuncia Yunier Riquenes García. (Foto: librosyletras.com)

“La plataforma Cubadebate tuvo la idea y se trabajó al respecto con el Instituto Cubano del Libro, el Observatorio Cubano del Libro y la Lectura, Cubaliteraria, Cubadigital y Claustrofobias Promociones Literarias. Aunque Cubadebate no es un sitio digital especializado en la literatura, sí tiene entre sus secciones la de Libros Libres, para descargarlos gratis, y en el acápite de Cultura publican contenidos relacionados con el universo literario. Ojalá que a lo largo del año vengan otras iniciativas, sin embargo, este espacio seguirá hasta el cierre de 2021”, expresó Yunier Riquenes (coordinador y redactor de Claustrofobias, laureado narrador y poeta) a BOHEMIA en entrevista exclusiva.

“Cuando la periodista Sheyla Delgado Guerra Di Silvestrelli nos invitó a participar en el Espacio Virtual del Libro, como uno de los organizadores, lo asumimos de inmediato con mucha alegría por ser esta una manera de abrir caminos a las creaciones de los escritores del patio. Cubadebate es una multiplataforma que se consume mucho en Cuba, un modo de llegar a un buen grupo de lectores”.

-¿Cómo se han presentado allí a los autores y sus obras?

-Los contenidos escogidos hasta el momento representan el quehacer, por ejemplo, de Ediciones La Luz, una editorial de la Asociación Hermanos Saíz, en Holguín, la cual no ha detenido su faena, sigue enamorando a los lectores. Ese equipo ha realizado libros digitales, audiolibros, campañas de comunicación por la lectura, talleres, postales, se apoyan mucho en el diseño y mueven sus publicaciones en las redes sociales, con distintos formatos.

“También se contó con parte del trabajo de la editorial El Abra de la Isla de la Juventud. Se han publicado, además, textos del escritor para niños Enrique Pérez Díaz; y una entrevista al presidente del Instituto Cubano del Libro, Juan Rodríguez Cabrera, que responde a las inquietudes acerca de la suspensión de la Feria y los proyectos que desde la institución se realizarán en 2021.

“Libros aportados por Cubaliteraria han podido también ser disfrutados por el público. Entre ellos se destacan País de Fabulaciones, de Elaine Vilar Madruga; Inquisiciones, de Alberto Garrandés; En un rincón, con un libro, de Luis Álvarez Álvarez; y Luces de situación, de Norberto Codina.

“Compartimos noticias como la Feria Internacional del Libro Chacú-Guaranítico, en Argentina, en la cual Claustrofobias firmó un convenio para promover la literatura de Santiago de Cuba; publicamos igualmente un texto que recoge la historia de la Agencia Literaria Latinoamericana, la cual cumplió 35 años.

Yunier Riquenes García.

Naskicet Domínguez Pérez, coordinador de Claustrofobias, Promociones Literarias ha tenido una responsabilidad importante también en la organización del Espacio Virtual del Libro. (Foto: La Jiribilla)

“Nos interesa mostrar lo que en todo el archipiélago habla acerca de la literatura nacional, se prevén acciones para recordar y promover a los clásicos y a los autores noveles. Proponemos libros digitales publicados por Claustrofobias y otras editoriales, y proyectos de diferentes regiones del país.

“Desde Santiago de Cuba abrimos espacio para celebrar los 50 años de la Editorial Oriente, reconocer el movimiento autoral santiaguero y promover los textos de Ediciones Santiago, Ediciones Caserón, la Casa del Caribe y los nuestros que incluyen varios periódicos culturales y divulgan la música y las artes escénicas”.

-¿De qué manera brindaron su experiencia en la realización de este Espacio Virtual del Libro?  

Tenemos nueve años como proyecto sociocultural. Voy a decir, vanidosamente, que para contar la historia literaria de Cuba en este período hay que pasar por nuestra multiplataforma. Mantenemos todos los meses un calendario editorial. Hemos dejado entrevistas, reseñas, noticias, audios, videos, rostros de los escritores y publicaciones y realizado un mapa de la literatura cubana: autores, editoriales, títulos, y mucho más.

“Para este nuevo espacio virtual, además de sugerir contenidos, Claustrofobias aporta parte de ese trabajo, para que otros, que también han laborado mucho sean más visibilizados. Nuestra misión siempre ha sido reconocer a quienes promueven y producen el libro. Son tiempos de crear alianzas para que los contenidos se posicionen. Los seguidores que tiene Claustrofobias en Cuba y en el mundo son una audiencia potencial”.

-¿Qué desafíos deben enfrentar la Feria Internacional del Libro de La Habana, suspendida este año, y otros sitios de promoción literaria?

-Hay que aprovechar todos los espacios posibles para seguir promoviendo el libro cubano. La Feria es muy esperada por la familia, pero la Covid-19 ha transformado todo y en estos tiempos lo más importante es el cuidado de los seres queridos. Aun cuando se realice en su formato tradicional, tendrá que reajustarse también a los tiempos que corren y usar mucho más las plataformas digitales, donde no bastan las redes sociales o las trasmisiones en streaming, será determinante la articulación de los contenidos en estos sitios, el diseño, la imagen y las narrativas que usemos para contar los sucesos de la fiesta del libro en Cuba.

“Esta suspensión deja retos para todos los que amamos la literatura nacional. Toca a instituciones, promotores, proyectos, directivos hacer propuestas y diseños de lo que seguirá en 2021. De lo que se haga este año depende que la próxima feria alcance más lectores y aproveche mejor las herramientas. Si no estábamos preparados y no hay una estructura, es tiempo de crearla, y que desde Cuba los autores formen parte. Claustrofobias, por ejemplo, participó desde Santiago de Cuba en varias ferias internacionales virtuales durante 2020. No se puede renunciar a lo nuevo ni al libro. Las acciones que lo visibilicen abren caminos y esperanzas.

“El nuevo espacio virtual muestra la necesidad de integración y de usar los diferentes soportes que puede tener una obra literaria. El libro se lee, se escucha. Ahora, los audios libros o las video reseñas son desafíos y los debemos desarrollar. Aprovechar las potencialidades del discurso multimedia y las bases de datos. Eso se ha hecho en el Espacio Virtual del Libro, que es un punto de partida para próximos años, pues otros promotores pudieran tomar lo positivo que deja la experiencia, y por qué no, los vacíos, para proyectar acciones más efectivas. Pero lo importante, insisto, es no dejar morir el libro cubano”.

Algunos de los textos colocados en la sección Libros Libres, de Cubadebate. (Foto: cubadebate.cu)


Jeiddy Martinez Armas

 
Jeiddy Martinez Armas