0
Publicado el 16 Abril, 2021 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

LIBROS

Activar el razonamiento

Valoraciones sobre un sugerente título de notable connotación cultural desde la amplia dimensión significante presente en todas las prácticas sociales
Activar el razonamiento

Nueve ensayos revelan la valía de una investigación imprescindible para profundizar en el conocimiento sobre las relaciones bilaterales.

Por SAHILY TABARES

Fotocopias: YASSET LLERENA ALFONSO

Múltiples interrogantes son despejadas en el volumen publicado por la Casa Editorial Verde Olivo, que compiló textos visibles en sitios digitales, la mayoría en Cubadebate, los cuales arrojan luces, a partir de un análisis retrospectivo, para ubicar en contexto el reto cultural ante un nuevo escenario de las relaciones entre la Isla y los Estados Unidos, la magnitud del acontecimiento en América Latina y el Caribe, el discurso de Obama hacia representantes de la sociedad civil cubana y su legado en la política hacia nuestro país.

Leer con detenimiento los distintos enfoques, puntos de vista, reflexiones, permite comprender en toda su dimensión la avalancha de una guerra cultural imperialista, propia de un sistema que se empeña en lograr un cambio de régimen en Cuba, la llamada transición política hacia el capitalismo.

Según reconoce Elier Ramírez Cañedo en Obama y el “nuevo enfoque” hacia Cuba, el mandatario fue verdaderamente audaz al dar un paso que ninguno de los anteriores inquilinos de la Casa Blanca se había atrevido a realizar. Advierte: “Las influencias culturales más nocivas que nos llegan de Estados Unidos, entendiendo la cultura en su concepto amplio –más allá de lo artístico y lo literario–, son las que promueve y defiende el sistema capitalista y tienen que ver con modos de vida, representaciones, emociones, símbolos, valores, gustos, costumbres, donde el eje fundamental de la felicidad y del éxito es la posesión de riquezas materiales –medio y fin al mismo tiempo– y el mercado es definido como centro rector de toda la sociedad: la cultura del tener frente a la cultura del ser”.

Altamente revelador de ideas y análisis es el estudio de este agudo pensador, quien investigó sobre los diversos momentos en que el Gobierno estadounidense ha intentado realizar ajustes en la política hacia la Isla, y propone nueve ensayos, los cuales surgieron al calor de lo acontecido entre ambas naciones desde los históricos anuncios del 17 de diciembre de 2014. Ese día los presidentes Barack Obama y Raúl Castro informaron simultáneamente el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y el inicio de un proceso que debía conducir a la normalización de los vínculos bilaterales.

La nueva coyuntura impuso al autor y a otros estudiosos una dinámica de trabajo muy intensa, en respuesta a imperiosas interrogantes de millones de personas en el mundo interesadas en conocer ¿qué sucedió?, ¿cómo se había llegado a este punto?, ¿hasta dónde realmente se produjeron cambios?

Alertas imprescindibles

Activar el razonamiento.

La guerra mediática y la manipulación de los sentimientos formaron parte de la estrategia de la Casa Blanca: Obama “consiguió” que se consumara el amor de Gerardo y Adriana.

Esclarecedores argumentos propician comprender que el 17D constituyó una victoria del pueblo cubano y de su liderazgo histórico. También llaman la atención sobre la trascendencia de las oportunidades y los desafíos en los campos cultural e ideológico. Precisa el ensayista: “Para nadie es un secreto que los difíciles años del período especial han provocado daños significativos en el tejido espiritual de la nación cubana. Algo que los que nos adversan tienen muy bien estudiado, de ahí otro de los elementos por considerar a la hora de explicarse el ‘nuevo enfoque’ de su política hacia la Isla”.

Riesgos y beneficios, alertas y enjuiciamientos afloran en la valía de interpretaciones que cobran sentido en palabras, ideas, pensamientos. Manifiesta el autor que “si Cuba no pudo ser absorbida culturalmente por Estados Unidos en los años de la República neocolonial burguesa y se pudo hacer una revolución socialista en sus propias narices, muy difícilmente podrán lograrlo ahora. Pero mi optimismo no es ciego, ni pasivo. No creo que seamos invulnerables ni que no tengamos brechas que puedan aprovechar muy bien quienes ahora buscan el cambio de régimen en Cuba por otras vías. Sí, debemos ser optimistas, pero activos. La derrota del socialismo en Cuba sería nuestra más profunda derrota cultural”.

Activar el razonamiento propio es otro de los méritos del libro al abordar el relativo declive de la hegemonía de Estados Unidos a nivel global. Puntualiza que cuando otros actores internacionales, en especial China y Rusia, disputan a Washington esta supremacía, incluso en su “histórico traspatio”, el vecino del Norte necesita replegarse hoy más que nunca hacia lo que considera también su área natural de influencia, en una recomposición más efectiva de su liderazgo.

Documentos, testimonios gráficos, cronologías y contundentes aseveraciones nutren el conjunto ensayístico que da fe de una revelación irrefutable: el mensaje general del viaje de Obama estuvo centrado en la idea de que su país ya no es el enemigo, no es el responsable de los retos que enfrentamos en nuestra vida diaria. “¡Demasiada falacia!, pues el bloqueo económico, comercial y financiero aún continúa siendo el principal obstáculo para un despliegue más efectivo de las capacidades de Cuba y de su pueblo”.

Sin duda, un escenario de ganar-ganar fue desplegado en cada uno de los pronunciamientos del mandatario estadounidense y sus asesores más cercanos después de diciembre de 2014, ambos evidenciaron que su administración pretendió con el curso de las acciones hacia nuestro país, hacer coincidir los objetivos políticos específicos para la Isla con otros regionales y globales en una estrategia que le permitiría vencer en todos los frentes.

Activar el razonamiento.

Barack Obama durante un encuentro en La Habana con la prima ballerina assoluta Alicia Alonso.

El estudio de la cronología de los hechos más relevantes acaecidos en el período aporta datos, precisiones que complementan y dotan de valor testimonial a esta obra, la cual constituye un referente para análisis ulteriores, pues conferencias de prensa, entrevistas, cartas y directivas ilustran con creces lo ocurrido posteriormente en la Casa Blanca con Trump y sus seguidores. En este volumen la visión universal y la claridad de cada planteamiento amplían el valor cognoscitivo de generaciones empeñadas en seguir conquistando el futuro, ellas son conscientes de la importancia de una máxima expresada por Fernando Ortiz: “la cultura es la patria”.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares