0
Publicado el 13 Abril, 2021 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

AQUÍ, LA TV: el arte de seducir

Valoraciones sobre los apetitos que deben despertar las narrativas ficcionales para motivar el interés, la inteligencia y el pensamiento de los públicos
AQUÍ, LA TV: el arte de seducir.

La primera actriz Mirtha Ibarra, galardonada en varios festivales, ha protagonizado filmes y puestas audiovisuales de notable impacto en la sociedad. (Foto: LEYVA BENÍTEZ).

Por SAHILY TABARES

¿Qué es lo más importante en la ficción audiovisual? ¿Basta colocar asuntos de interés general en filmes, series, telenovelas, para incentivar la reflexión de los espectadores? ¿Cómo sensibilizarlos con las problemáticas más complejas de la sociedad?

Habida cuenta de que la televisión y el cine se han convertido en vasos comunicantes en perpetua retroalimentación, dichas interrogantes, entre otras, lideran en el momento de concebir puestas destinadas a formar parte de la escena mediática y, por ende, compiten en este complejo universo.

Como sabemos, el escenario audiovisual del siglo XXI se transformó debido a las tecnologías, contaminaciones estéticas, redes, pantallas, dada la avalancha de nuevos medios o experiencias interactivas que satisfacen las necesidades de la comunicación y del entretenimiento.

Se simplifica, en ocasiones, el impacto de la TV, su capacidad para persuadir desde el espacio, con discursos e imágenes susceptibles de ser reveladores de conflictos, circunstancias difíciles, personajes violentos, crueles, insensibles.

Ciertamente el guion determina la estructura y la dinámica interna del relato, condiciona el proceso artístico de una obra, pues es lo primero que antes de aceptar un proyecto exigen confrontar actores, actrices, el resto del equipo creativo. Un buen texto permitirá al director realizar búsquedas, definir connotaciones, las cuales trascienden, complementan el discurso narrativo y la trama.

Pero dicho elemento no constituye el todo de una ficción. Los televidentes precisan ver la historia en acción, que se aplique una máxima del canon griego: “La perfección está en la unidad de las partes”. Para conseguirlo son imprescindibles la coherencia y la verdad artística de todas las especialidades implicadas en lo que cuenta la narración, de nada vale solo privilegiar componentes ideológicos, cognoscitivos, formales o de otro tipo.

El arte de seducir no se consigue solo con buenas intenciones. Hace falta ingenio, talento, magisterio, llamar la atención de manera inteligente. ¿Por qué no son promocionados de modo sistemático Letra fílmica (CE, martes, 9:30 p.m.) y Cinema Habana (Canal Habana, miércoles, 10:00 p.m.)? Lamentablemente, no todos los espacios son favorecidos en los mejores horarios. Un ejemplo es La séptima puerta (Cubavisión, viernes, 10:30 p.m.), con guion y conducción del crítico Rolando Pérez Betancourt, quien aporta valoraciones sobre filmes valiosos, muchos de ellos se estudian en la enseñanza artística y general.

Los valores culturales, éticos, estéticos, no son solo contenidos para diseminar en cada programa, sino también una práctica imprescindible en nuestra televisión de servicio público, dirigida al ciudadano. Por esto su esencia es integradora de lo cultural y lo educativo, en el sentido de generar opiniones, reconocimiento de lo propio, pensamientos.

En una ocasión la primera actriz Mirtha Ibarra comentó en exclusiva para BOHEMIA: “Me interesa el cine que habla de las complejidades humanas. Puestas fílmicas y televisivas tratan los temas del machismo, de la violencia, es importante hablar de ambos asuntos en el hogar, donde se generan diálogos, críticas ante la pantalla, que suelen quedar en la cabeza de las personas, las hacen pensar”.

Ningún artista toma la realidad para copiarla, sino con el fin de apropiársela desde la visión de nuevas significaciones estéticas, humanistas. La libertad creativa de los realizadores propicia una perspectiva que trasciende los ámbitos cinematográficos, televisuales y literarios. Nunca lo olvidemos, las artes se fecundan unas a otras mediante la incitación del nivel temático y de las formas expresivas. La cultura patentiza esa relación de intercambio altamente gustosa.

Los diálogos entre las manifestaciones surgen durante procesos más complejos que la adaptación de un libro para el séptimo arte o la TV, facilitan transmutaciones de lenguajes, matices, sutilezas, sin reducir las posibilidades infinitas de cada referente. En esencia hay que seducir a los públicos con auténticas vidas ficcionales, las cuales pueden ser como las nuestras: intensas, difíciles, gratas, conmovedoras en diferentes períodos de la existencia. Pensemos en esto.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares