0
Publicado el 20 Abril, 2021 por ACN en Cultura
 
 

Museo de la Lucha Clandestina camino a sus 45 años, restaurado y con nuevo montaje

Declarado Monumento Nacional el museo y el sitio histórico donde se encuentra en la Loma del Intendente, es considerado uno de los edificios coloniales más atractivos de la urbe santiaguera. Con valores arquitectónicos e históricos, tiene sus orígenes en la Casa del Intendente, en el siglo XIX y luego, sucesivamente, acogió a comerciantes de origen árabe, al Conde Duany y a la familia Grau-Giró, propietaria de una estación de radio que radicó en el segundo nivel
Museo de la Lucha Clandestina camino a sus 45 años, restaurado y con nuevo montaje.

Foto ilustrativa: Facebook/Museo de la Lucha Clandestina

Por MARLENE MONTOYA MAZA

El Museo de la Lucha Clandestina, en esta ciudad, que cumplirá 45 años de fundado el próximo 30 de noviembre, muestra un nuevo montaje museográfico a partir de beneficiarse en el 2020 con una reparación capital, la de mayor envergadura en los últimos años.

Objetos resguardados en los fondos de la institución ahora están a la vista como el sudario color vino que vistió Frank País García en su encuentro con Fidel Castro en la Sierra Maestra, el 17 de febrero de 1957.

Fue esa la última vez que se vieron esos dos grandes hombres de la historia cubana, líderes de las luchas en el llano y la Sierra, respectivamente, y de cuyo momento quedó una fotografía muy conocida.

Tamara Oro Sánchez, directora del museo, precisó a la Agencia Cubana de Noticias que los exponentes fueron enriquecidos, además, con pertenencias del revolucionario Héctor Pavón y de América Domitro, quien militaba en el Movimiento 26 de Julio y era la novia de Frank.

Igualmente, dijo, la mascarilla mortuoria tomada al joven combatiente antes de recibir sepultura en el cementerio Santa Ifigenia.

Con la renovación de paneles y vitrinas también se aprecian nuevas imágenes como la de Tony Alomá el día de su boda, de mártires de la huelga del nueve de abril de 1958 y de la resistencia cívica en la ciudad, acotó.

Sobre la restauración del inmueble señaló en particular la reposición de las piezas de madera en mal estado de la cubierta y la sustitución de la totalidad de las tejas criollas, de la escalera de madera que conduce a la segunda planta y la marquetería de ventanales y puertas.

Declarado Monumento Nacional el museo y el sitio histórico donde se encuentra en la Loma del Intendente, es considerado uno de los edificios coloniales más atractivos de la urbe santiaguera.

Con valores arquitectónicos e históricos, tiene sus orígenes en la Casa del Intendente, en el siglo XIX y luego, sucesivamente, acogió a comerciantes de origen árabe, al Conde Duany y a la familia Grau-Giró, propietaria de una estación de radio que radicó en el segundo nivel,

Años después funcionó allí el Instituto de Segunda Enseñanza y desde 1951 hasta el 1956 acogió la jefatura de la Policía Nacional de la dictadura de Fulgencio Batista, hasta su incendio por combatientes que levantaron en armas a la ciudad el 30 de noviembre.
Al convertirse en museo, cuenta sobre la lucha en la clandestinidad, con destaque de quien fuera su líder: Frank País.

Ese día, temprano en la mañana, diferentes generaciones acuden al lugar para recordar a los intrépidos jóvenes que cayeron en el asalto al recinto militar: Pepito Tey, Tony Alomá y Otto Parellada.
En la acción, que debía apoyar el desembarco del yate Granma por las costas orientales, se vistió por vez primera el uniforme verde olivo.

El venidero 30 de noviembre se cumplirán 65 años de esa valerosa página de la historia. (ACN).


ACN

 
ACN