0
Publicado el 2 Mayo, 2021 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

AQUÍ, LA TV

Clave, ¿sonando de verdad?

Valoraciones sobre el canal cubano más musical, que mediante su programación lleva a los hogares diversidad de expresiones cultas y populares de los ámbitos nacional e internacional
Compartir
Clave, ¿sonando de verdad?

Bobby Carcassés, Premio Nacional de Música, y Pablo Menéndez defienden llegar a las mayorías con músicas de calidad artística. (Foto: LEYVA BENÍTEZ).

Por SAHILY TABARES

Desde el siglo XX se evidencia la avalancha de informaciones acumuladas por milenios, las urgencias de la sociedad, en la que influyen acelerados desarrollos intelectuales y tecnológicos.

Hasta nosotros llegan voces, melodías, armonías, sonoridades, ritmos cargados de memorias, innovaciones, hallazgos, estos nutren el pensamiento contemporáneo en los actos creativos, las ejecuciones, el reconocimiento de estéticas diversas.

De eso da fe el canal Clave, que transmite una variada programación musical, en la cual coinciden géneros y estilos apenas promocionados o difundidos en la TV. La percepción observacional propicia reflexionar sobre un fenómeno que atañe a todos desde edades tempranas, pues nunca olvidemos el lugar que ocupa la música en la conciencia popular. Según reconocen expertos de varias disciplinas, nuestro pueblo no siempre canta correctamente su himno nacional, por supuesto, lo escucha de manera solemne, pero sin acompañamiento o un guía vocal, la interpretación se hace con desafinación a contrapelo de la musicalidad.

Igual que la literatura, el texto musical utiliza la lengua como material de construcción. Sin duda, el mensaje es subrayado mediante el ritmo y las vivencias estéticas de los públicos, estos tienen como base escuchas sensoriales, artísticas. Ambos lenguajes transmiten sentimientos, actitudes, razonamientos, incluso valores que en contextos disímiles tienen múltiples significaciones durante la formación y la espiritualidad.

El hecho de transmitir conciertos online, descargas, documentales, videoclips, contribuye a la ampliación de los saberes y del disfrute, también influye en el gusto estético, el cual depende de la facultad de captar los matices, las variaciones visuales y auditivas, de cualquier objeto sometido a escrutinio. Nunca se improvisa, exige ver, escuchar, aprendizaje. La música expresa los patrones de cambio de las subjetividades culturales y contrarresta las influencias enajenantes.

De dichos preceptos son conscientes guionistas y realizadores, ejecutantes y públicos; no obstante, aún prevalecen zonas de silencio, las cuales originan más de una interrogante, por ejemplo, ¿cómo lograr que pensemos los universos sonoros considerando las complejidades conceptuales y antropológicas?, ¿se conocen en profundidad los instrumentos, los estilos, que dan vida a la expresión artística más popular de la cultura cubana?

El énfasis en estos aspectos podría seguir fortaleciendo la línea del canal musical de Cuba, todavía joven; se fundó el 10 de junio de 2013 y ha logrado crecer, en una buena parte fomenta la musicalidad, esta requiere el esfuerzo conjunto para unir talentos y profesionalidad con una perspectiva sociocultural en las gestiones promocional y comercial.

Lo que no se conoce, lo que no se visibiliza o escucha, corre el riesgo de quedar en el olvido. Por eso, merecen tener vigencia textos de acendradas poéticas en cauces melódicos y armónicos que ofrecen nuevas posibilidades creativas.

Según manifestaron Bobby Carcassés y Pablo Menéndez en un espacio dedicado al jazz: “este género seduce a las mayorías, es preciso mantenerlo en la pantalla, estimular la vitalidad que lleva en sí, igual que la música cubana”.

Las figuras jóvenes merecen facilidades para acceder a los sistemas de las empresas de la música y la discografía, así dar los primeros pasos en un camino que demanda estudios, preparación, esfuerzo continuo.

La clave está sonando de verdad en el canal televisivo, este necesita seguir ampliando su cosmovisión, sistematizar la presencia de filmes clásicos; puede ser una manera de crecer, es preciso seguir pensando en el provecho de toda la sociedad.

Compartir

Sahily Tabares

 
Sahily Tabares