0
Publicado el 29 Junio, 2021 por ACN en Cultura
 
 

Chirrín chirrán el San Juan Camagüeyano

Tradicionalmente cada 24 de junio el visitante de paso por la Ciudad de los Tinajones podía llevarse idea de una de las más arraigadas tradiciones lugareñas, la cual el pueblo ha sabido concretar y defender como parte de su idiosincrasia
Compartir
Chirrín chirrán el San Juan Camagüeyano.

Cartel: adelante.cu

Por YANAIS VEGA BACALLAO

Aunque por segundo año consecutivo las festividades se trasladaron a las redes sociales a causa de la COVID-19, las añoranzas se mantuvieron latentes y cientos fueron los lugareños que compartieron en esas plataformas online las memorias del San Juan Camagüeyano, el cual culmina hoy.

Según investigaciones de las tradiciones, es el evento popular más antiguo aún en funcionamiento de toda Cuba, desde el 24 Día de San Juan, y es nuevamente celebrado-como el año anterior- a través de su perfil en Facebook, con numerosas cápsulas audiovisuales sobre el tema puestas para disfrute de los internautas de todo el orbe.

Los desfiles del paseo que adornaban las principales calles citadinas con carrozas, comparsas, las congas- de sonoridad única en Cuba-, y las variedades de muñecones, ciclistas y ensabanados, fueron parte del contenido de las imágenes, al igual que las maniobras de la patrulla motorizada de la Policía Nacional Revolucionaria.

Tradicionalmente cada 24 de junio el visitante de paso por la Ciudad de los Tinajones podía llevarse idea de una de las más arraigadas tradiciones lugareñas, la cual el pueblo ha sabido concretar y defender como parte de su idiosincrasia.

Ese día, tras la lectura del tradicional Bando-reglamento que regula los festejos- desde los balcones del gobierno municipal, se abren los festejos, ahora suspendidos por la pandemia de la COBID-19.

Sin embargo, los ánimos no decaen, y con mayores ansias se espera el 2022 para desarrollarlas “como debe ser de verdad”, según comentó a la ACN la lugareña Rita Cervera, quien confesó que lo más añorado en lo personal es el ajiaco camagüeyano – caldo espeso de viandas y sustancias- que cocinan en cuadras y barrios los vecinos, para luego consumirlo en conjunto.

Es esa una tradición culinaria que se remonta al siglo XVIII, cuando hacendados y vaqueros se acercaban a la colonial urbe de Puerto Príncipe, para comprar o intercambiar ganado, pieles y carne salada, siempre en junio y en coincidencia con el Santoral Católico entre los días de San Juan y de San Pedro, o sea, del 24 al 29, a tono, también, con la etapa de lluvias.

Entonces se hacían ferias y competiciones, y se cocinaba el famoso caldo para alimentar a los vaqueros y visitantes.

El nombre del delicioso caldo proviene de voz indígena y no se compara con el de ninguna otra región por el cuidadoso empleo de sus ingredientes.

Al llegar las tres de la tarde de este martes, los pensamientos de quienes año tras año son fieles seguidores del San Juan se dirigirán al entierro de San Pedro.

Justo a esa hora comenzaba el espectáculo, el cual le otorga la vis humorística al suceso carnavalesco, pues comienza el recorrido de una conga detrás de un muñeco de trapo rodeado de supuestas viudas y lloronas, lo cual representa el fin de los festejos.

Con el baile del contagioso ritmo de las congas, todo llega a su fin con la quema del “difunto” en la colonial Plaza de Bedoya, para ahuyentar los supuestos malos augurios.

El San Juan Camagüeyano es uno de los eventos que por su tradición distingue al territorio desde sus inicios en el siglo XVIII, durante las aclamadas ferias ganaderas de antaño, y aunque ahora el nuevo coronavirus impone distancias la gente sigue esperanzada en que llegarán nuevamente los aires de fiesta. (ACN).

Compartir

ACN

 
ACN