0
Publicado el 3 Julio, 2021 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

AQUÍ, LA TV: habitar lo visual

Reflexiones sobre el entorno mediático donde confluyen sugerencias y motivaciones que debemos leer en palabras e imágenes de amplia dimensión cognoscitiva, formativa, y riqueza estética
Compartir
AQUÍ, LA TV: habitar lo visual.

El realizador Rudy Mora ha defendido la experimentación en la manera de abordar las narrativas ficcionales. (Foto: LEYVA BENÍTEZ).

Por SAHILY TABARES

Buena parte del mundo desarrollado -y hasta del menos desarrollado- es una sociedad mediática, con pantallas de todo tamaño y funciones, que influyen en la ocupación del tiempo y de la vida. Sin embargo, la necesidad de compartir lo visto por otros conspira, en ocasiones, contra la educación de la mirada la cual requiere de una actividad selectiva. Se consigue mediante el proceso de autoaprendizaje, imprescindible para desarrollar la capacidad del intelecto y el entendimiento del entorno, propenso este a la saturación de los sentidos, las mentes, al embotamiento perceptivo.

Nuevos usuarios han surgido en nuevos contextos, de ahí la necesidad de generar en la televisión tradicional formas atractivas del espectáculo y contenidos, lo cual favorecerá la capacidad interpretativa en tanto concepto de apropiación de lo entretenido, lo interesante, lo novedoso.

No se trata solo de reclamar mayor énfasis en cuanto a la riqueza de la visualidad, sino de seguir ampliando las prácticas simbólicas y las formaciones culturales: es importante tanto lo que se lee desde el punto de vista icónico como lo que se dice.

Multivisión privilegió en los cambios entre espacios la Producción Arte-Video que promocionaba la labor de pintores, fotógrafos y otros expertos de la plástica. Esta mirada desapareció del canal, lamentablemente. Dicho acercamiento es necesario, propicia ampliar el escenario del panorama artístico y sus dimensiones significantes de orden perceptual, social, creativo.

La complejidad de los actos visuales exige una sistemática entrega a los públicos de disciplinas y herramientas que contribuyan a la formación del gusto, de los saberes desplegados en una amplia gama.

Las ideas mueven al mundo, son inicio y continuidad del proceso de investigación audiovisual en la aventura que representa desentrañarlas. Penetrar en su esencia, mediante la indagación, deviene un desafío para el realizador y su equipo. Hay que habitar lo visual con palabras, metáforas, sugerencias, estrategias de profundización en los conflictos, intereses, urgencias y avatares de la sociedad.

En especial, el director Rudy Mora ha destacado la importancia del proyecto de investigación audiovisual. “Su flexibilidad permite modificaciones constantes, esto es una garantía de contacto con la realidad que luego influirá en el acabado final de la obra”.

Las prácticas de uso del medio televisivo y la digitalización indican cambios acelerados: los de menos edad pasan del consumo lineal hacia otras pantallas, tablets, computadoras, celulares. Además, mediante las redes sociales los sujetos dejan de ser pasivos para convertirse en productores-difusores o productores-consumidores.

Desde la cultura, pensar el entretenimiento beneficia lo cognoscitivo teniendo en cuenta la complacencia de destinatarios que buscan la revalorización del tiempo privado y la calidad de la existencia.

Si nuestra TV pública difundiera con mayor sistematicidad series y filmes inspirados en literaturas de excelencia, ciclos que privilegien a realizadores notables de todos los tiempos, se daría seguimiento a una buena etapa de la era audiovisual en la pequeña pantalla.

Las relaciones entre calidad, identificación emocional y memoria validan el nexo entre categorías estéticas, jerarquías y el posicionamiento indispensable para reactualizar el modo de comprendernos mejor.

Nunca lo olvidemos, las pantallas son interlocutoras por excelencia y mantienen la permanente simulación de un diálogo inagotable, en tanto “hablan” al televidente, lo desafían, acompañan, conmueven. Todos los involucrados en el quehacer y en la recepción debemos ser conscientes de que somos productores simbólicos y creadores de sentido de la nueva visualidad que reclaman estos tiempos.

Compartir

Sahily Tabares

 
Sahily Tabares