0
Publicado el 1 Julio, 2021 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

MÚSICA

El canto de todos

Ideas, experiencias y emociones compartidas por intérpretes cubanos junto con el notable compositor mexicano Amando Manzanero, quien falleciera en 2020 por causa de la terrible pandemia que afecta al mundo
Compartir
El canto de todos.

Su repertorio ha cautivado a generaciones en todo el mundo.

Por SAHILY TABARES

Fotos: LEYVA BENÍTEZ

Hay que escucharlo. A partir de sus composiciones se puede descifrar la sociología del bolero. Quizá muchos piensen: pasó de moda. Nada más lejos de lo cierto. En Cuba y allende los mares las experiencias humanas más diversas guardan estrechas relaciones con ese género, que evidencia la primacía del amor y de un sinfín de sentimientos compartidos por generaciones. Incluso la persona más desolada tararea bajito Adoro o Esta tarde vi llover, piezas clásicas del reconocido rey del romanticismo.

El destacado cantautor mexicano falleció víctima de la covid-19 en 2020. Dos años antes actuó en La Habana, donde públicos diferentes lo aplaudieron entusiasmados. En esa oportunidad él confesó a BOHEMIA: “Cuba, tal vez como ningún otro país, influyó en mi formación artística desde que debuté profesionalmente en la década de los 50. En la Mérida de mi niñez, escuchaba la radio de este hermoso país y al conocer la trova yucateca descubrí la de la Mayor de las Antillas”.

El canto de todos.

Omara Portuondo lo acompañó durante su presentación en La Habana.

Ahora, cuando ya no está físicamente, más de un intérprete brinda su testimonio. Para Omara Portuondo compartir el escenario con Manzanero fue una grata experiencia: “Nos entregó tantas emociones en sus piezas, supo llegar a las mayorías. Fue un hombre de pueblo. Me sorprendió su muerte, tenemos motivos para mantenerlo vital”.

En otra faceta de su creación insiste Eliades Ochoa: “Con él soneé El ciego. Supo adentrarse en la riqueza de la identidad continental. Cuando se presentó aquí dijo: ‘Los latinos somos muy calientes’. Debe ser porque la sabrosura de la buena música popular no tiene fronteras”.

Lazos definitivos

El canto de todos.

Para Eliades Ochoa sonear junto a Manzanero fue una experiencia fabulosa.

En la radio cubana se divulgan discos nunca olvidados de Manzanero: Ternura y romance (1979), Mi trato contigo (1981), Sus 26 grandes boleros (1990), Nada personal (1996) y Duetos (2001), por solo mencionar algunos de sus 40 fonogramas. La trascendencia de sus aportes textuales y musicales fue reconocida con el Premio a la Excelencia Mundial, de la Academia Latina de la Grabación que entrega los Grammy Latinos.

Sin duda alguna es uno de los relevantes compositores latinoamericanos; creó más de 400 canciones, 50 alcanzaron fama en el mundo, muchas de ellas forman parte de los repertorios de figuras valiosas: Raphael, Frank Sinatra, Andrea Bocelli, Plácido Domingo y Luis Miguel.

Lazos definitivos lo han unido a las personas. El popular cantautor insistió en defender la conservación del planeta, quería una mejor vida para todos.

Según expresó en días recientes Haila María Mompié a nuestra publicación: “Tributo un gran homenaje a su obra en el disco Con todo respeto. Haila canta a Armando Manzanero (Egrem). Reunimos 11 temas que forman parte de la banda sonora de seguidores en América Latina. Él tuvo la deferencia de acompañarme en Nada personal, Me vuelves loco y No existen límites. Pude agradecerle la oportunidad que me dio. Si seguimos rindiéndole tributo propiciaremos acercarlo a los de menos edad”.

El canto de todos.

Rendirle tributo al rey del romanticismo ha emocionado a Haila María Mompié.

Muchos se preguntarán por el secreto de un compositor e intérprete que logró comunicarse con audiencias diversas. Alimentó proyectos propios y ajenos. Desde muy joven aprendió a sobreponerse y derribar obstáculos, a compartir, sembrar buenas actitudes.

En escenarios de numerosos países mostró la evolución de la rica historia que el bolero ha sedimentado como una fuente inagotable para abrir nuevas vías de comprensión sobre los significados de la canción y el proceso del mejoramiento humano.

De ningún modo por azar los públicos saben de memoria sus creaciones y las que no conocen entran al oído con fluidez. En diferentes momentos Manzanero reconoció a autores del filin: César Portillo de la Luz y José Antonio Méndez, e hizo justicia a la valía de ideas, filosofías, pensamientos, recreados por hombres y mujeres sin distinción de edades o países.

Hace mucho que la canción, como género, saltó del soporte musical al literario y dispuso intereses más definidos que la simple plasmación de un contexto musical. De alguna manera ha sido el canto de todos los románticos, incluso de quienes no reconocen esta identificación, pero interiorizan muy hondo alegrías, tristezas, reencuentros, soledades, sentimientos imperecederos en el alma de cualquier mortal.

Pensemos en el legado de Armando Manzanero, en el acervo cultural que dejó para ser cultivado en el hogar y los escenarios, en compañía, a solas, como sucede con la excelencia de la producción artística en cualquier lugar de la tierra.

Compartir

Sahily Tabares

 
Sahily Tabares