0
Publicado el 26 Julio, 2021 por ACN en Cultura
 
 

Refranes: detrás de cada sentencia, asoma la sabiduría

La palabra refrán procede del francés refrain y significa dicho agudo y sentencioso de uso común, según refiere el sitio de la biblioteca virtual Miguel de Cervantes, mientras, al constituir la síntesis de experiencias existenciales cotidianas, ellos ofrecen desde pautas morales de conducta, hasta cualidades positivas y negativas de la población
Compartir
Refranes: detrás de cada sentencia, asoma la sabiduría.

En la casa donde viviera el escritor Tomás Álvarez de los Ríos, en Sancti Spíritus, está el Museo de los Refranes. (Foto: escambray.cu).

Por MARITZA PADILLA VALDÉS

La existencia de los refranes es tan antigua como la propia humanidad, y nacidos de la sabiduría popular, siempre transmiten alguna enseñanza, pues son el resultado de la observación e interpretación de todos los problemas afrontados diariamente por el ser humano.

Textos digitales indican que su condición se centra en la sentencia y su función didáctica los convierte en los exponentes más sofisticados de la filosofía cotidiana.

Los refranes habitualmente se emplean con un tono humorístico y con su carácter expresivo, tratan siempre de mostrar las experiencias existenciales acumuladas y su aplicación ante cualquier problema.

Aleccionador, transfigura la anécdota humana en tema de reflexión, aunque nada le es ajeno y siempre hay un proverbio “a punta de lengua para sazonar una conversación”.

Así, entre los más citados, con variados temas aparecen No hay sábado sin sol ni domingo sin amor; Al que madruga, Dios lo ayuda; Árbol que nace torcido jamás su tronco endereza; Nunca faltó un roto para un descocido; Éramos pocos y parió Catana y A mal tiempo buena cara.

Devenido en importante vehículo aportador al conocimiento de la idiosincrasia cubana, el refrán es una manifestación viva en constante evolución y adaptación.

La palabra refrán procede del francés refrain y significa dicho agudo y sentencioso de uso común, según refiere el sitio de la biblioteca virtual Miguel de Cervantes, mientras, al constituir la síntesis de experiencias existenciales cotidianas, ellos  ofrecen desde pautas morales de conducta, hasta cualidades positivas y negativas de la población.

De ahí que, un artículo a cargo de un grupo de especialistas cubanos, muestre una aproximación a aforismos, refranes, proverbios y frases en torno a la pediatría.

En el documento se citan viejos refranes de la lengua española, los cuales aluden también a agresiones físicas que fueron parte de las formas de educar a los niños, y aun en estos tiempos se escuchan sentencias como Quien bien te quiere te hará llorar; La coz de la yegua no hace mal al potro y La letra con sangre entra, entre otros ejemplos.

Recoge el estudio unos 100 aforismos, refranes, proverbios y frases sobre el tema, útiles además para demostrar la riqueza del castellano.

Así se citan: el niño que no es alimentado por su madre no tiene más que media madre; Para los niños trabajamos, porque los niños son los que saben querer, porque los niños son la esperanza del mundo (José Martí); El niño es el hombre del mañana; El adulto es un superviviente de la infancia; Eduque a los niños y no será necesario castigar a los hombres y Es de bien nacido ser agradecido.

Genio popular de cada nación, el refranero cubano se caracteriza por el sello criollo impuesto por ese “ajiaco” que es nuestra cultura nacional, según definió Don Fernando Ortiz. (ACN).

Compartir

ACN

 
ACN