0
Publicado el 31 Agosto, 2021 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

ARTES VISUALES

Árbol frondoso de la cultura

Despliegue de una amplia, diversa visión de estéticas y temáticas en la exposición Aquí estamos, con la curaduría de Lesbia Vent Dumois, en la que 40 creadores rinden tributo al aniversario 60 de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba
Compartir
Árbol frondoso de la cultura.

Diversidad de estéticas y temáticas enriquecen la muestra Aquí estamos.

Por SAHILY TABARES

Fotos: ANARAY LORENZO

De pintar las cosas se ha pasado a pintar las ideas, los pensamientos, los sentimientos, el azar concurrente… En fin, un cúmulo de sugerencias que de ningún modo es posible apresar con las palabras, aunque ellas son necesarias para interpretar su savia creativa.

La muestra Aquí estamos incluye 40 piezas de autores con diferentes estilos, tendencias, preocupaciones. Cada uno habla mediante su particular manera de sentir y expresarse. Al observarla, recordamos al ensayista Octavio Paz cuando dice: “El arte no es un reflejo de la vida. Tampoco es una profundización de la vida, una visión más pura y más limpia. Es algo más: limita el acontecer, extrae del fluir de la vida unos cuantos minutos palpitantes y los inmoviliza, sin matarlos”.

En este sentido es elocuente la exposición en la cual coinciden discursos provocadores que dan una sensación de descubrimiento de texturas, colores, universos infinitos quizá poco conocidos, o por lo menos no tanto como lo merecen. Han vuelto Eduardo Abela, Ares, Ángel Ramírez, Moisés Finalé, Flora Fong, José Omar Torres, Manuel Mendive… y muchos otros para dialogar desde sus poéticas filosóficas específicas. Arduo es penetrar en un mundo tan inmenso saturado de signos, huellas, marcas imposibles de borrar.

Ellos merecen dedicarles un paso más detenido, buscar en sus honduras la proximidad, la distinción. La presentación se caracteriza por la pluralidad de mensajes y fuentes nutricias. Sin duda, la selección “habla” de cómo el ser humano permanece en el centro de nuestro mundo, con responsabilidad ética. De alguna manera, incluso, avizora el futuro a partir de la cosmovisión más estremecedora.

Árbol frondoso de la cultura.

Roberto Fabelo, Flora Fong, Eduardo Abela y otras figuras relevantes coinciden en la exposición.

¿Qué tienen en común? Tal vez la complacencia de ser diferentes y señalar caminos distintos. Ever Fonseca, Alfredo Sosabravo, Lesbia Vent Dumois… Establecen alertas, afinan el oído, el olfato, la meditación, la frescura de la naturaleza…No hay estancos ni tenues divisiones, dan rienda suelta al afán onírico, al güije desconocido, al disfrute que provoca la experiencia de re-conocernos todos los días.

Miradas y tributos

Ciertamente podemos reflexionar sobre una plástica cubana. La expo revela una sensibilidad dotada de capacidad analítica, estimula diversas referencias y versiones centradas en contextos heterogéneos. La audacia pertenece a cada artista que la maneja con su pulso propio reinventado connotaciones difíciles de clasificar. Tampoco lo pretendemos, pues –de nuevo volvemos a Paz– “el arte no solo da unidad a la vida dispersa abandonada a su propio fluir o a los estrechos cauces en que el ser humano la encierra”.

Asimismo, distingue a lo allí exhibido una valiosa contribución a lo que nunca debe perderse: la memoria. Trazos, silencios parlantes colocan en la mira el afán de crear relaciones explicables o no, pero que legitiman la valía de una mirada extensa, abrazadora de miles de motivos concebidos desde el paisaje académico y la dimensión sociocultural.

De ningún modo por azar Aquí estamos se despliega, vive, en el exterior de la acogedora casona de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, monumento nacional. Justamente hace un llamado al transeúnte distraído. Se aprecia un desvelo en la intención de atrapar, cautivar, acercarse a quienes tienen el paso rápido o lento, no importa. Hay que detenerse, imposible pasar de largo sin ver más que mirar el concierto de sólidas demostraciones artísticas. Hay que ver detenidamente la justeza emocional de un multifacético panorama devenido árbol frondoso de la cultura.

Alianza pródiga
Árbol frondoso de la cultura.

De manos de Ricardo Ronquillo, el presidente de la Uneac recibió una pieza concebida por Ares.

A escasos metros del lugar, en el hotel El Costillar de Rocinante, perteneciente a la Unión de Periodistas de Cuba, hubo un encuentro fraternal de trabajo creativo entre la presidencia de esta organización y la de la Uneac. Unidos, en beneficio de la labor conjunta: la defensa de las jerarquías culturales, la superación sistemática, el aprovechamiento del tiempo en beneficio de desatar todas las potencialidades, teniendo en cuenta el escenario mediático actual y las agresiones continuas del imperialismo norteamericano.

Las intervenciones de Ricardo Ronquillo y Luis Morlote Rivas, presidentes de la Upec y la Uneac, respectivamente, así como las de otros directivos-creadores estuvieron orientadas a ratificar que en el camino de democratización de la cultura emprendido por la Revolución desde 1959 el lazo entre los procesos culturales y educativos expresa una potente sabiduría: la independencia nacional es su más firme basamento en la conciencia de cada individuo para desarrollar una capacidad de resistencia contrahegemónica.

Hubo propuestas muy alentadoras, entre ellas retomar la convocatoria al Premio de Periodismo Cultural Luis Suardíaz, que organiza la Uneac, seguir perfeccionando las condiciones del aula virtual abierta por el Instituto Internacional de Periodismo que, según se anunció, ofrecerá próximamente los siguientes cursos: Comunicación y demografía, Composición fotográfica, Claves de la comunicación en Facebook, Cambio climático, Comunicación y derechos de la infancia, Soberanía alimentaria y comunicación, Violencia de género, Visibilidad y posicionamiento en la web, Convergencia entre periodismo radial y sonido en la web.

Sin duda, el impacto de las nuevas tecnologías al convivir con modos tradicionales de comunicar exige una adaptación plena y múltiple de creatividad para promover el talento artístico y literario, la riqueza de los contenidos, y para conformar públicos desde edades tempranas, capaces de discernir con juicio crítico lo culturalmente valioso y auténtico.

Árbol frondoso de la cultura.

Annie Garcés amenizó el encuentro entre la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y la Upec.

Durante el emotivo encuentro lideró la urgencia de mantener una alianza pródiga en proyectos comunes y el intercambio continuo. Todos los participantes son conscientes de que no podemos gobernar el consumo cultural en la era de Internet, solo nos queda educar a las audiencias, lo cual se traduce en ofrecer las herramientas para orientar su brújula en medio de la hojarasca seudocultural.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, presidente de Cuba y Primer Secretario del Comité Central del PCC, felicitó a la organización por su aniversario, en un mensaje donde resaltó: “Gestada a partir de los intercambios iniciales de Fidel con escritores y artistas, y de las imprescindibles ‘Palabras a los intelectuales’, la Uneac estuvo inspirada desde 1961 por su vocación unitaria y su firme compromiso con la defensa de la Revolución.

“Nos enorgullece que se haya mantenido fiel a sus principios fundacionales a lo largo de estas seis décadas.

“Mientras nos empeñamos en sortear un bloqueo feroz para salvar vidas en medio de la pandemia, comprar insumos médicos y alimentos y solucionar problemas cruciales de la sociedad cubana, el imperialismo y el núcleo fascista de Miami lanzan una ofensiva desestabilizadora con el uso de todos los instrumentos de la guerra no convencional y en particular de una incesante campaña de difamación en los medios y las redes sociales.

“Nuestros enemigos mienten impúdicamente para negar la extraordinaria obra cultural llevada a cabo por la nueva Cuba surgida en enero de 1959 y les duele que patria, cultura y Revolución sean entre nosotros conceptos inseparables desde que el 20 de octubre de 1868 se entonó en Bayamo el Himno compuesto por Perucho Figueredo.

“Han trabajado para sembrar divisiones y confusión entre los creadores cubanos. Sobre muchos de ellos han ejercido presiones y amenazas, y algunos han sido víctimas de verdaderos linchamientos mediáticos.

“Frente a la perversidad de tales maniobras, frente a los complejos desafíos del presente y del futuro, seguimos contando, como siempre, con la Uneac, con su ética martiana y fidelista, con su espíritu consecuente, con su probada capacidad para continuar edificando la unidad mediante el diálogo y la participación”.

 

Compartir

Sahily Tabares

 
Sahily Tabares