0
Publicado el 18 Agosto, 2021 por Roxana Rodríguez en Cultura
 
 

“Insigne maestro grabador”

Acreditada institución cultural cubana exhibe, en plataformas digitales, desde julio pasado, obras del prestigioso artista latinoamericano Fernando de Szyszlo, considerado precursor de la pintura abstracta en nuestra región
Compartir
“Insigne maestro grabador”

Con extraordinario sentido de la universalidad, el artista rescató las raíces del arte precolombino, sintetizó tradición y vanguardia, así ha influido en varias generaciones de creadores. (Foto: biografiasyvidas.com).

Por ROXANA RODRÍGUEZ TAMAYO

“En su obra hay historia, sociedad, legado de los antepasados, raíces de América Latina, estudio y vida”, ha escrito la curadora Margarita González Lorente en las palabras al catálogo, acerca de este ser humano que a lo largo de su trayectoria creativa concibió un original indigenismo abstracto y ejerció la docencia en prestigiosas universidades del orbe.

Creaciones del más reconocido de los pintores peruanos a escala global ocupan de julio a septiembre una de las salas temporales de nuestro Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) y se difunden en Internet por medio de la Red Colaborativa de Artes Visuales en línea Behart.

“Insigne maestro grabador”.

De acuerdo con Margarita González Lorente, Szyszlo trabajaba intensamente en conjuntos pictóricos hasta agotar la temática. Esta serigrafía de 1995 también es de la serie Mar de Lurín. (Fotocopia: Catálogo de la exposición).

La exposición Fernando de Szyszlo. Tradición y Vanguardia, disponible en el sitio http://behart.net/fernando-de-szyszlo, impresiona a espectadores y críticos por el aliento místico y la fuerza expresiva de cada una de las piezas, en las cuales el artífice suramericano articula los mitos de la cultura prehispánica con lo universal, desplegando el sentido sugestivo y coherente que solo imprimen los grandes.

Curada por Margarita González Lorente y Roberto Cobas Amate, la muestra comprende grabados (litografías y serigrafías), aguafuertes y un acrílico sobre tela, piezas concebidas entre 1967 y 2015.

“Insigne maestro grabador”.

El empleo del color y la solidez compositiva aportan un enigmático atractivo a las piezas, como en esta litografía realizada pocos años antes de su deceso. (Fotocopia: Catálogo de la exposición).

En algunas se advierte un estilo recargado, en otras prevalece la síntesis; no obstante, en todas, el uso del color conmueve a quien observa, precisamente por el equilibrio que le confiere a la composición.

Nacido en la ciudad de Lima, Fernando de Szyszlo (1925-2017) se crio en una familia instruida. Su padre fue el físico polaco, radicado en Perú, Vitold de Szyszlo y su madre María Valdelomar, hermana del destacado escritor, periodista, dibujante, dramaturgo peruano nombrado Abraham, uno de los principales narradores de ese país y quien contribuyera esencialmente a la formación del muchacho y su apego a la literatura, tanto que llegó a convertirse en un lector impenitente y adepto pródigo de las artes.

Tras abandonar los estudios de Arquitectura en la Universidad Nacional de Ingeniería, a principios de los años 40, Fernando de Szyszlo ingresó en la Escuela de Artes peruana. Para finales de la década, presentaba su primera exposición personal y en 1953 el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa) exhibía grabados de su autoría.

Aunque incursionó en el cubismo, cultivó la figuración, se destacó como paisajista, pintó algunos retratos y autorretratos, se le define por antonomasia como el precursor del abstraccionismo en nuestra región.

Pintor, escultor, muralista, escritor, realizador cinematográfico, crítico de arte, Szyszlo fue uno de los intelectuales más influyentes del continente y trabó vínculos con sobresalientes figuras de la plástica y la literatura de su país y Latinoamérica.

“Insigne maestro grabador”

Esta pieza, titulada Puka Wamani XXVII, de 1967, es un acrílico sobre tela de poco más de un metro, perteneciente a la colección de Casa de las Américas. (Fotocopia: Catálogo de la exposición).

Esta es la segunda ocasión en que la obra de este artista se pone a disposición de los cubanos; la primera acaeció en la Casa de las Américas, en 1968. En la presente selección del MNBA se reúnen sugerentes piezas, algunas de ellas creadas en los últimos años de su vida.

El curador Roberto Cobas Amate, en sus palabras elogiosas a la muestra, dejó claro el carácter relevante de la exhibición para las generaciones presentes y futuras: “Ha llegado la hora de realizar una gran exposición de Fernando de Szyszlo como insigne maestro grabador. Estamos seguros de que resultará un evento sorprendente para el público y un redescubrimiento para la crítica internacional”.

“Insigne maestro grabador”

Aguafuerte sin título, concebido en los años 90, correspondiente a la serie Mar de Lurín. (Fotocopia: Catálogo de la exposición).

Compartir

Roxana Rodríguez

 
Roxana Rodríguez