1
Publicado el 2 Agosto, 2021 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

RADIO: el don de comunicar

Compartir
RADIO: el don de comunicar.

Eduardo Rosillo se destacó por un particular estilo. A su lado, el Guajiro Mirabal.

Por SAHILY TABARES

Fotos: LEYVA BENÍTEZ

Muchos calificativos se han empleado para caracterizarlo. Él logró un estilo único, atractivo, que demostró siempre en cada transmisión. Al analizar su forma expresiva percibíamos la facilidad al acudir a las palabras precisas, en ellas no abundaban los adjetivos, supo conversar con naturalidad, elegancia.

Eduardo Rosillo, locutor y promotor de la música popular cubana, dejó sólidas huellas en Radio Progreso donde recibe múltiples homenajes durante el verano, estos perpetúan la valía de un hombre sensible, empeñado en llegar a las amplias audiencias.

Tanto en los programas Discoteca Popular como En un domingo con Rosillo defendió lo valioso, lo auténtico.

RADIO: el don de comunicar

La cientificidad en la promoción cultural es una arista destacada por el maestro Joaquín Betancourt.

Según me comentó en una oportunidad: “Recibo de las mejores fuentes, los compositores e intérpretes, anécdotas, ideas, pensamientos. Me permiten conocer procesos creativos en los cuales están inmersos. Nada puede sustituir esa comunicación sincera, directa.

“Disfruto indagar en las raigambres y las novedades aportadas por varias generaciones”.

La credibilidad de Rosillo emerge de las grabaciones de espacios, en los que demostró espontaneidad, riqueza semántica, resultado de investigaciones y una ardua preparación, con ellas nutrió cada mensaje.

Sencillamente, tenía el don de comunicar. Ante los micrófonos supo formar, educar, entretener, aderezar historias, las cuales acumuló durante su desempeño profesional.

En Alegrías de Sobremesa, emisión estelar de larga permanencia en la vida de los cubanos y las cubanas, fue un locutor festivo dado a estimular la alegría del oyente. Mediante entonaciones oportunas, sin estridencias, presentaba a solistas, orquestas, hacía un énfasis especial en particularidades.

Memoria viva          

RADIO: el don de comunicar.

El maestro Pancho Amat, Premio Nacional de Música, evocó el ingenio y la maestría del popular locutor.

De ningún modo ha sido difícil acudir al recuerdo de figuras notables para rendir tributo al protagonista de esta semblanza.

El Guajiro Mirabal, trompetista de notable valía patentizada en el Buena Vista Social Club, estuvo entre los invitados a sus programas. Según reconoció a BOHEMIA: “Rosillo tenía la virtud de hacernos reflexionar sobre lo que habíamos hecho. A veces no tenemos tiempo para pensar en lo descubierto, lo cual sirve para seguir adelante”.

Por su parte, Pancho Amat, director del Cabildo del Son, nos comentó: “En mis primeros tiempos, cuando no disponía de equipo alguno para reproducir música, me hice un asiduo oyente de espacios en Radio Progreso en los que intervenía Eduardo Rosillo. Encontré en ellos una amplia información sobre música cubana, comentarios sobre las tradiciones. En Cuba fue uno de los abanderados de la difusión de lo más legítimo de la cultura sonora y rítmica”.

RADIO: el don de comunicar.

Beatriz Márquez disfrutó sus elogios plenamente.

Beatriz Márquez lo llamó hombre orquesta. “Resaltaba a los clásicos y a los más jóvenes. Me impresionó el dominio de fechas y estilos de tantos músicos. Recibir un elogio de él era un regalo muy preciado”.

También el maestro Joaquín Betancourt destacó la capacidad de Rosillo para convencer a muchas personas. “Su trabajo tenía una base científica, demostró las afirmaciones de manera elocuente, firme. Era muy observador respecto al gusto de las mayorías, reparaba en la permanencia de canciones de hace treinta o cuarenta años en el imaginario popular”.

Sin duda, la obra del popular promotor cultural es un referente en el medio radiofónico en el que hay que visualizar imágenes, palabras para comprender mejor la dimensión antropológica y social de nuestra cultura.

 

Compartir

Sahily Tabares

 
Sahily Tabares