1
Publicado el 29 Septiembre, 2021 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

“Defender el arte y la cultura”

En exclusiva para Bohemia, el primer actor Manuel Porto compartió ideas, pensamientos y vivencias poco antes de comenzar el rodaje de la telenovela Vuelve a mirar
Compartir
“Defender el arte y la cultura”.

El primer actor Manuel Porto fue un baluarte en las artes escénicas de nuestro país. (Foto: granma.cu)

Por SAHILY TABARES

Desbordaba pasión, para él entregarse a cada personajes requería dar todo de sí, el alma, la piel, incluso transmitía experiencias aprehendidas durante toda la existencia. Es difícil imaginarlo, quieto, callado, su ímpetu tenía la fuerza de múltiples sabidurías.

Imposible decir un adiós definitivo al primer actor Manuel Porto, quien se distinguió por su talento y magisterio demostrados en roles diferentes en cine, teatro, televisión, sabía ser único, diferente cada vez. Mereció varios reconocimientos y galardones, entre ellos el Premio Actuar por la obra de la vida (2019).

Conversamos poco antes de que comenzara el rodaje de la telenovela Vuelve a mirar dirigida por Ernesto Fiallo.

Según me comentó: “Interpretaré a un padre preocupado por su hijo adulto. La puesta me da la oportunidad de expresar muchas cosas que pienso, entre ellas: si tuerces el rumbo nunca llegarás a puerto seguro. Por esto le doy consejos y lo oriento mediante mi ejemplo. La relación entre padre e hijo es de amistad, enaltecedora, como debe ser en cada hogar”.

Habló despacio sin perder la vehemencia que lo caracterizó. Le gustaba decir las cosas por su nombre, de manera directa, transparente.

“Con los jóvenes comparto un sentimiento de compromiso. Un actor no se hace de la noche a la mañana, necesita estudiar y nunca pretender que ha llegado. Justo en ese momento desvía su carrera. La disciplina, el rigor, el respeto hacia la profesión son esenciales. Hay que defender el arte y la cultura en todos los medios de comunicación.

“Nunca he dejado de soñar con los nuevos caminos. Fundé la obra de mi vida: el proyecto de teatro comunitario Korimakao. Fue maravilloso descubrir la valía de las personas, incentivar esa capacidad que tienen de entregarse y descubrirse”.

Pronto lo llamaron al set, antes de despedirse, repitió una de mis preguntas: ¿cuándo acepto un personaje? Lo pensé detenidamente, dijo: “Si siento que es verdadero, de carne y hueso con preocupaciones, miedos, dudas, fortaleza, vigor. Lo demás lo construimos poco a poco sin prisas, porque en definitiva seré un ser humano”.

Compartir

Sahily Tabares

 
Sahily Tabares