6
Publicado el 19 Octubre, 2021 por Jeiddy Martinez Armas en Cultura
 
 

Andrea Doimeadiós, una actriz tímida

Ella “cambia de piel” con una facilidad asombrosa, tanto en dramas como en comedias; a pesar de haber actuado en varias obras de teatro y películas, tal vez la mayoría del público la identifica actualmente con el personaje de Noelia Bermellón
Compartir
Andrea Doimeadiós, una actriz tímida.

Andrea Doimeadiós ha demostrado versatilidad como actriz. (Foto: LUIS ALBERTO AGUIRRE SARMIENTO).

Por JEIDDY MARTÍNEZ ARMAS

Aunque les parezca mentira, Andrea Doimeadiós es una persona introvertida, de pocas palabras, sencilla, lo cual pareciera una contradicción, al mirarla en pantalla interpretando a Noelia Bermellón.

“No soy buena para las entrevistas”, me confesó por Whatsapp días antes de responder este cuestionario.  ¿Es una broma? Me pregunté en ese instante. La vi luego en la transmisión del último programa de la primera temporada, cuando todo el equipo habló de su labor en este espacio.

Ahí estaba con espejuelos, sin maquillaje, seria, pausada, casi no pude reconocer semejanzas entre Andrea y Noelia; a no ser por los ojos y un leve parecido en el tono de la voz, podría haber sido otra persona la que estaba en pantalla. ¿Cómo se desdobló tanto y logró fundir su yo a Noelia Bermellón?, nos preguntamos muchos. ¿De qué manera ha logrado caracterizar disímiles papeles muy distantes entre sí, a pesar de su juventud? En entrevista exclusiva para BOHEMIA respondió algunas de estas interrogantes.

—Te hemos visto en el teatro, el cine y la televisión, en varios roles dramáticos. Me impresionó tu actuación en el filme Yuli, inspirada en la vida del bailarín cubano Carlos Acosta, allí encarnaste a su hermana. ¿Nos pudieras hablar acerca de la filmación?

Icíar Bollaín es una excelente directora. Fue actriz también, por eso el trabajo con nosotros resultó mucho más efectivo. Haber podido formar parte del elenco de Yuli significó un gran regalo. Admiro mucho a Carlos Acosta y conocerlo fue un privilegio.

Andrea Doimeadiós, una actriz tímida.

En Yuli, filme sobre la vida del bailarín Carlos Acosta, ella interpretó a la hermana del artista. (Foto: Facebook @tucinecubano).

—¿Cómo fue el proceso de creación y representación de La cita?

La escribí sin imaginar que llevaríamos los textos al teatro. Esa obra significa mucho para mí. Fui dirigida por mi padre, compartí escena con Venecia Feria y recorrimos casi toda la Isla. El equipo de trabajo era maravilloso. Cuando se actúa desde el disfrute cada función es como una fiesta.

—¿Cuándo te acercaste a la comedia por primera vez?

—En la Escuela Nacional de Arte hicimos muchos ejercicios donde explorábamos la comedia. También en mi tesis, la puesta en escena de El Jardín de los Cerezos, de Antón Chéjov, interpretaba a Carlota, la institutriz, y le daba al papel un aire cómico.

—Lograr la risa de los espectadores puede ser más difícil que hacerlos llorar. ¿En tu carrera profesional se ha cumplido la anterior afirmación?

—Totalmente. Casi todos los actores que se dedican a los dos géneros dicen lo mismo. Lo puedo afirmar desde mi corta experiencia. La comedia es extremadamente difícil.

—Vimos al personaje de Noelia Bermellón por primera vez en el programa televisivo El motor de Arranque. ¿Qué modelo has seguido para construirlo?

—Trato siempre de hacerlo lo peor posible. Esa es la pauta principal. Noelia quiere imitar los patrones que debe cumplir una buena presentadora, pero debe fallar todo el tiempo. Aclaro que no estamos imitando o criticando a ninguna conductora.

Andrea Doimeadiós, una actriz tímida.

A pesar de sus actuaciones en diversos espacios, tal vez el público cubano la identifica ahora más por su aparición en La hora de Noelia. (Foto: tvcubana.icrt.cu).

—¿Cuán diferente es Andrea Doimeadiós Peralta, de Noelia Bermellón?

—No tienen nada que ver. Soy todo lo opuesto: introvertida, me gusta pasar inadvertida. Podría citar infinitamente todo lo que nos separa.

— ¿De qué modo consigues vencer tu timidez para poder desempeñarte como actriz?

—Cuando hago mi trabajo me abandono completamente, es un proceso que no sabría describir. Sin embargo, en la vida cotidiana cada vez me vuelvo más tímida y estos dos años de pandemia me han vuelto mucho menos sociable, por decirlo de alguna forma.

—Gracias a la aceptación que tuvo, por una parte de la población cubana, ese personaje incluido en El motor de arranque, surge La hora de Noelia. ¿Por qué otro segmento de la audiencia ha opinado de manera desfavorable sobre este segundo programa?

—Me tomo la polémica como algo muy natural. Ojalá llegue el día en que a la gente no le afecte la propuesta del otro. Tienen que existir espacios para todos los gustos y, si no empatizo con la obra de alguien, eso no me tiene que generar rabia, simplemente escojo cuál me identifica. La polémica y los comentarios negativos nos revelan todo lo que nos falta por construir en nosotros.

—El monólogo humorístico y la entrevista fueron puntos a favor de La hora de Noelia. ¿Cuánta preparación de tu parte implicaba cada una de esas escenas graciosas?

—Todo genera mucho esfuerzo. Es un riesgo. Pero me lanzo a hacerlo, a equivocarme y aprender.

Andrea Doimeadiós, una actriz tímida.

Junto con su familia. (Cortesía de la entrevistada).

¿Qué opinas sobre el apoyo del Centro Promotor del Humor a las féminas que lo integran?

—Siempre digo que el Centro nunca le ha cerrado las puertas a las mujeres que quieran hacer humor. Por lo menos, lo afirmo desde mi experiencia y la de otras actrices que conozco.

—¿Pudieras enviarle un mensaje al público que sigue y admira tu obra?

—Estoy feliz y agradecida. Deseosa de que cada vez se unan más jóvenes valientes a trabajar con muchas ganas en este camino tan difícil.

Andrea Doimeadiós, una actriz tímida.

Sus interpretaciones dramáticas la han hecho obtener la admiración del público, aquí podemos verla en Ricardo III, obra de William Shakespeare. (Foto: Facebook@lore89foto).

Compartir

Jeiddy Martinez Armas

 
Jeiddy Martinez Armas