0
Publicado el 17 Octubre, 2021 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Giselle, Alicia: evocación en Cuba

Varios programas de radio y televisión nacional recuerdan en esta jornada a la prima ballerina assoluta, quien culminara su existencia terrenal a los 98 años en 2019 para convertirse en un perpetuo recuerdo en el mundo de las artes internacionales
Compartir

Escritores y artistas de Cuba, junto a los trabajadores de la cultura y el pueblo, evocan hoy a la eterna Giselle, Alicia Alonso, en el segundo aniversario de su fallecimiento.

Varios programas de radio y televisión nacional recuerdan en esta jornada a la prima ballerina assoluta, quien culminara su existencia terrenal a los 98 años en 2019 para convertirse en un perpetuo recuerdo en el mundo de las artes internacionales.

También desde las redes sociales instituciones como el Centro Nacional de Escuelas de Arte, el Teatro Nacional de Cuba, la Escuela Nacional de Música, Casa del Alba Cultutal, entre otras, recordaron su trabajo incansable e impronta.

De acuerdo con un comunicado emitido por el Ballet Nacional de Cuba, de quien fue Alonso su fundadora y principal exponente, el conjunto reiniciará las actividades suspendidas durante varios meses a causa de las medidas provocadas por la Covid-19.

Bajo la dirección de Viengsay Valdés, los miembros de la compañía retornaron a los salones, con un intenso programa de clases y ensayos con vistas a las próximas funciones, informó la entidad y adelantó que la cartelera incluirá el estreno de algunas piezas.

Sobre la gran artista, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba reseñó en un texto parte de su excelsa trayectoria y aseguró que resulta imposible referirse a la cultura cubana —en todos los tiempos— sin hacer alusión a su impronta.

La Escuela Cubana de Ballet

La célebre bailarina situó a la compañía entre las de mayor prestigio a nivel mundial, en tanto creó la Escuela Cubana de Ballet desde donde emergieron destacadas figuras y puso en altos pedestales el nombre de su patria en casi 70 países de todos los continentes.

Merecedora de más de 200 premios internacionales e intérprete de obras claves en el panorama de la danza mundial, la Alonso partió a la eternidad convertida en un símbolo de inspiración y guía, también fuera de los límites del escenario donde brilló tantas veces.

Carmen, Giselle y otras muchas icónicas obras del género bien pudieran llamarse Alicia, pues en su carne y con su maestría se esculpieron en el tabloncillo para grabar su nombre como figura cimera del ballet clásico en el ámbito iberoamericano.

De la gran Diva, escribió el conocido escritor y periodista Alejo Carpentier: ‘Alicia Alonso pertenece a la excepcional estirpe de bailarinas que han dejado ―a veces no más de cuatro, de cinco veces por siglos― un nombre egregio en la historia de la danza’.

Compartir

Prensa Latina

 
Prensa Latina