¿Democracia con tamañas exclusiones?

El bloqueo asfixia la economía cubana, es un política distinta a la que sigue con cualquier otro país del planeta, es selectiva y discriminatoria. ¿Eso es democracia?
El bloqueo asfixia la economía cubana, es un política distinta a la que sigue con cualquier otro país del planeta, es selectiva y discriminatoria. / La Jornada

“La exclusión de Cuba que se avizora, constituiría un grave retroceso histórico en relación con las cumbres anteriores en las que Cuba participó con su voz firme y veraz”. Fue la denuncia del canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, en referencia a la posible eliminación de nuestro país de la lista de naciones que participarán en la IX Cumbre de las Américas, que se celebrará del 8 al 10 de junio próximo en Los Ángeles, Estados Unidos.

Cuba ya fue apartada de los encuentros que analizan los ejes que se debatirán entre los participantes. Washington obvia cínicamente que tenemos experiencias sobradas en los perfiles principales sobre los que allí se tratará: salud, migración, democracia y derechos humanos.

En ese sentido, detalló el Ministro de Relaciones Exteriores que en estos momentos se negocia de “forma opaca, con bastantes elementos neoliberales y con muchas carencias, un llamado plan de acción sobre salud y resiliencia de las Américas hasta el año 2030”.

¿Cuáles no serían los aportes que llevaría esta pequeña nación a esos análisis, cuando tiene sobradas posibilidades de aportar en beneficio de la región, sobre todo en momentos en los que el mundo atraviesa una de sus mayores epidemias?

Cuba, de manera modesta, pero altruista y persistente, ha brindado cooperación internacional en materia de salud que es reconocida a escala mundial, elemento que debe tomarse en cuenta en el proceso de preparación de la Cumbre.

Ejemplos más recientes se palpan en la realidad: vacunas contra la covid 19 que atendieron la emergencia en más de 50 países del planeta han sido cubanas, la presencia allende los mares de nuestros médicos en desastres naturales y epidemias, la disposición de becas de medicina para jóvenes de bajos ingresos de América Latina y otras regiones del mundo…  Larga se hace la lista que da a esta tierra el derecho de pararse en cualquier estrado y dar lecciones en ese sentido.

Y es que hasta con el propio Estados Unidos se ha intentado establecer mecanismos de cooperación en salud, entre ellos el reciente ofrecimiento a Washington de establecer un movimiento triangular para el otorgamiento de vacunas contra la covid-19 en beneficio de la región y que hasta hoy no ha tenido respuesta.

Pero, como recordara el canciller cubano, “Estados Unidos manda soldados y no médicos. A través de sus transnacionales farmacéuticas hace uso político de sus vacunas”.

¿Lecciones sobre democracia?

Otro de los ejes que se tratarán en la Cumbre será referente a la democracia y derechos humanos en la región, pero al propio tiempo EE.UU. ejerce presiones extremas sobre numerosos países que se oponen a la exclusión de Cuba de la cita. “¿Puede ocurrírsele a alguien algo más antidemocrático?”, se preguntó el jefe de la diplomacia cubana.

Habría que ver si el Gobierno de Washington expondrá en la cita sobre sus cientos de violaciones de los derechos humanos, si invitará a grupos de organizaciones civiles de la región, como los movimientos ambientalistas, feministas, indígenas, entre otros, o podrán participar solos las Organizaciones No Gubernamentales financiadas por ellos. Sabemos la respuesta

Será también la reunión la ocasión para intentar declarar a la OEA como único ente certificador de las elecciones que se realicen en lo adelante en los países de la región. Se tratará de la misma OEA que financió y estimuló golpes de Estado, sanciones a naciones que intentan ejercer su democracia, entre otras tantas violaciones.

Es en medio de sus alardes de democracia que la Casa Blanca insiste en esa política incoherente y contradictoria de reforzar cada vez más el bloqueo que asfixia nuestra economía y se refleja en la vida de cada la familia cubana.

¿Qué cubano, cubana, no conoce al menos una historia de algún niño enfermo que no ha logrado sobrevivir por causa de un medicamento que necesita y que ese entramado de leyes impide a las autoridades cubanas de salud adquirir en el propio Estados Unidos o un tercer país? ¿Alguien osaría ocultar el hecho de que hubo familias que perdieron a uno o varios de sus miembros durante la etapa más dura de la epidemia de la covid-19 por falta de respiradores pulmonares o el oxígeno que tanto se necesitó en esa fatal etapa?

Y no se puede solapar que es el bloqueo la causa fundamental de la migración de cubanos hacia territorio norteño. Pero Estados Unidos ejerce fuerza desde los más diversos ángulos para incumplir la política migratoria que mantiene con Cuba, alienta a los ciudadanos de este país a una migración irregular e insegura, y ejerce fuerza sobre terceros para privarlos de su decisión de emigrar por cualquier motivo.

Por cierto, para el canciller, las más recientes conversaciones migratorias bilaterales fueron positivas porque EE.UU. reconoció la plena vigencia de los acuerdos migratorios que precisamente su Gobierno ha incumplido y descontinuado.

Fue positivo, además, el anuncio del reinicio de los servicios consulares en La Habana, aunque ya advirtieron que serán mínimos y que los cubanos que opten por una visa de reunificación familias tendrán que continuar viajando a Guyana para obtenerla, con los grandes gastos y problemas que ello acarrea.

Es la política imperial que hoy continúa favoreciendo la emigración irregular, ilegal e insegura desde Cuba y alienta a lanzarse al mar o atravesar ilegalmente territorios de otras naciones para llegar –a veces sin éxito– a la frontera de EE.UU. con México.

Lo nuevo es que ha impuesto a terceros países visas de tránsito discriminatorias contra viajeros de la Isla y los obliga a reducir la cifra de estas. En ese sentido, Rodríguez Parrilla preguntó directamente a Washington: “¿Cuándo se cumplirá con la obligación de dar no menos de 20 000 visas anuales a los cubanos? ¿Cuántas autorizaciones se darán en 2022? ¿Hasta cuándo los cubanos se verán obligados a viajar a Guyana para optar por un visado? ¿Qué ocurrirá con la reunificación familiar?”

En medio de esa realidad es que Estados Unidos pretende excluir a Cuba de la Cumbre, desentonando con las decisiones de sus predecesores Barack Obama y Donald Trump, quienes sí invitaron la invitaron a las citas anteriores, como resultado del firme reclamo que plantean también hoy gobiernos de América latina y el Caribe.

Y en esa misma línea y en un muy acertado cuestionamiento, el canciller instó al secretario de Estado Antony Blinken a que se pronuncie al respecto y diga si otras naciones también serán apartadas de la cita. Esperemos la reacción.

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos