0
Publicado el 27 Abril, 2015 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

Será en China la primera danza del baloncesto

Todavía la federación nacional de baloncesto confecciona la hoja de ruta competitiva de los principales elencos del país. Pero, al igual que sucede desde la primera campaña de este cuatrienio, una parte de la preselección cubana de baloncesto, clasificación femenina, efectuará a partir del martes 21 tres presentaciones en la República Popular China.
Así, las jovencitas que dirigen Alberto Zabala, Eduardo Moya y Márgaro Pedroso abrirán la temporada preolímpica internacional a buen nivel pues el conjunto de la nación asiática terminó sexta en el Mundobasket 2014 escenificado en las ciudades turcas de Ankara y Estambul.

Yamara Amargo, integrante del equipo campeón de Veracruz 2014.

La espirituana Yamara Amargo ofrecerá otras refinadas demostraciones sobre las duelas foráneas.

Según trascendidos, las autoridades de la disciplina aspiran, no solo figurar en el primer escaño de aquél continente, sino entre las tres grandes selecciones en el venidero campeonato mundial. Esas pretensiones de los directivos chinos advierten que, en esta ocasión, las principales jugadoras del país acudirán a un compromiso más sólido, porque ya sus anfitrionas han transitado por varias etapas de la planificación diseñada por la federación y su equipo de trabajo.
Conforman la tricolor varias de las campeonas en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe celebrados el pasado año en Veracruz, México. Ellas son Arlenis Romero; Ineidis Casanova; Yamara Amargo; Leydis Casanova; Francis Ochoa; Klenia Noblet; Suchite Avila; Anislay Galindo. Las nuevas en la nómina son Zuleyda Atiez, la capitalina que en la Liga Superior de Baloncesto (LSB) concluyó en los primeros escalones en la adquisición de rebotes, anotación y tapones; y la Lisdeivis Martínez (base), coequipera de Atiez, cuya perseverancia ofreció un rostro agradable al elenco vestido de azul.
No harán el viaje Marlene Cepeda, aún lesionada; Oyanaisi Gelis que cumple un contrato en Brasil; Taimí Fernández, inmersa en problemas familiares; y Arletty Povea, lesionada durante el clásico liguero y aún en fase de recuperación.

BUENA APERTURA

Según el manual que versa sobre el entrenamiento deportivo, en el tercer segmento del ciclo los estrategas deben ponderar la asistencia a las competencias y disminuir, en unos puntos, otros aspectos de la preparación.

El director técnico del combinado, Alberto Zabala, está de acuerdo con ese parecer y ahora lo agradece más que en otras oportunidades, porque ha tenido opciones de aplicarlo: “Este encuentro motiva sobremanera a las muchachas para luchar en los dos fuertes compromisos que tendremos en el verano, como son el Preolímpico Copa de las Américas de Edmonton, Canadá, y los Juegos Deportivos Panamericanos de Toronto, Canadá. No asistimos a la cita de Guadalajara, México, en 2011. Allí Puerto Rico venció a México por 85-67 (35-30) para llevarse la medalla de oro. Brasil logró la medalla de bronce. Para esta versión podemos hasta proponernos discutir el título, no obstante el aumento cualitativo de las norteamericanas, primeras en Guadalajara 2011 y en el mundial de Turquía; y las canadienses, terceras en la urbe mexicana y quintas en la cita universal.

“China nos proporcionará, entre otros detalles, que las muchachas mantengan la disposición para realizar una efectiva defensa, pues las jugadoras de ese país son hábiles en el dominio del balón y buenas tiradoras desde la media y larga distancias. Además, tampoco son adversarias fáciles de dominar en el rebote. En estos momentos el conjunto exhibe una loable estatura y pertenece a los que lidian con éxito debajo de los tableros.

“En otras ocasiones hemos llegado tarde al encuentro y la diferencia horaria ha incidido negativamente. Ahora sufriremos menos en ese aspecto, pues arribaremos con dos días de antelación. Eso nos facilitará responder mejor a los desafíos”.
La preparación competitiva en el extranjero aún está abierta. Sería muy provechoso que recibieran, o visitaran, a un club europeo antes de iniciar el ajetreo. Ese intercambio, “danza”, despertaría a las jovencitas y propiciaría una réplica de apreciable calificación ante todos los desafíos.


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne