0
Publicado el 8 Mayo, 2015 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

AJEDREZ

Ahora puede soñar

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS
Fotos: ANARAY LORENZO

Yuniesky Quesada finalizando los trámites, luego de llegar al aeropuerto.

Yuniesky Quesada finalizando los trámites, luego de llegar al aeropuerto.

Venía muy cansado. Y no era para menos. El vuelo Moscú-Habana se extiende unas 12 horas casi interminables. No pocos rusos, que vienen huyendo del frío, buscando nuestras bellas playas, prefieren aplazar por un día el primer chapuzón, y recuperarse antes.

Pero el villaclareño Yuniesky Quesada (30 años de edad, Gran Maestro desde 2005) venció el agotamiento. Y poco después de ganar la medalla de oro en el tercer tablero de la Copa Mundial, en la ciudad de Tsaghkadzor, en Armenia, accedió en el aeropuerto José Martí a contestar las preguntas de BOHEMIA.
-¿Nos puedes ofrecer un comentario general sobre tu actuación?
-Creo que jugué bastante bien, por mi medalla y por la calidad de las partidas. Lo hicimos bien, resultó una lástima el match que no le pudimos ganar a China; hubo dos partidas en que se pudo vencer.
-¿Cuáles fueron esas dos?
-La de Bruzón y la de Yuri. Pero no sucedió, el ajedrez es así, muy difícil, los chinos eran de más de 2700 ELO, fueron los que terminaron primeros. Siento que fue lamentable lo ocurrido en los últimos matches, podíamos para más, y podemos para más.
“Tal vez en la parte de Isam influyó un poco de cansancio, el hecho de haberse desempeñado en muchos torneos seguidos. Para mí no fue así; yo tengo una característica: juego muy poco, y eso a veces afecta. Ahora, participando en más competencias me sentí mejor preparado, cogí el ritmo”.
-Cuándo le ganaron a Rusia, ¿cómo se sintieron?
-Lo festejamos. No hay tiempo para nada. Al otro día ya íbamos con Armenia, y ganarle también fue lo máximo prácticamente.
-Deben de haber pensado que podían ir por mucho más.
-No creo que pensábamos así; simplemente que estábamos jugando bien, y si le ganamos a Rusia podíamos hacerlo con cualquiera de los otros, además del nivel que tiene el torneo. El más débil era Egipto, pero de todos los demás cualquiera podía derrotar a cualquiera, por eso estaban los 10 mejores equipos del mundo.

2

Un momento tras el regreso del equipo (de izquierda a derecha): Lázaro Bruzón, Isam Ortiz, Aryam Abreu, Carlos Rivero, Yuniesky Quesada y Yuri González. Leinier Domínguez quedó en Moscú, para integrar de nuevo el club San Petersburgo.

-¿Los momentos más difíciles para ti?
-Las últimas rondas, mantener el resultado ante rivales que siempre iban a ser de más de 2600 ELO, y a veces de más de 2650, y en algunos casos de más de 2700. Me enfrenté a tres rivales con esas características. Eso me da una medida de la calidad de las partidas que realicé, aparte de la medalla de oro.
-Se divulgó un mensaje que enviaste desde la sede, a la colega Karlienys Calzadilla, en el que decías que no habías soñado con la posibilidad de esa medalla de oro.
-Mi objetivo era jugar lo mejor posible. Un más uno era un resultado favorable. Menos en el caso del equipo egipcio, sin quitarle méritos.
-¿Te subió mucho el coeficiente Elo?
-Casi 20 puntos, creo que 18.8.
-Se acerca el torneo Capablanca…
-Sí. De hecho hay otra competencia antes: el panamericano individual. No sabemos si vamos. A mí me gustaría mucho, pues es la única posibilidad que tengo de clasificar para el Campeonato Mundial. Seríamos Yuri González y yo. Para el Capablanca me estoy preparando lo mejor posible. Es un torneo que me gusta. Ya de hecho gané una vez un Grupo Premier y fui segundo en el Élite. Y no solo quedé segundo, sino que tuve muy buenas partidas.
-¿Es este tu momento deportivo más feliz?
-Es difícil decirlo. Una medalla de oro en una competencia mundial es muy importante. He tenido otros buenos resultados, como el Carlos Torres que gané en 2003. Pero el de ahora se encuentra entre mis tres mejores resultados, y posiblemente es el que más satisfacción me ha dado.
-¿Cuáles han sido tus rivales más difíciles?
-De 2700 ELO, he tenido la dicha de enfrentarme a varios. Ellos han sido, por ejemplo, Boris Gelfand, Peter Svidler, Dmitri Andreikin y Alexander Morozevic. Siempre se aprende mucho con ellos.
-¿Qué resultados has tenido?
-A Gelfand y Andreikin le gané una, y otra fue tablas. Con Svidler tengo un revés. Y Morozeviv ha sido el más difícil: perdí las dos.
-¿No has jugado contra el noruego Magnus Carlsen, y con el indio Wiswanathan Anand?
-No, ellos solo asisten a supertorneos. El único de nosotros que participa en ellos es Leinier.
-¿Y cómo van tus partidas con Leinier?
-En las últimas hemos pactado tablas, pero antes me ganó mucho, como en los campeonatos nacionales.
-¿Es de verdad Carlsen, además del campeón, el mejor?
-Sí. No creo que haya duda en nadie del ajedrez.
-¿Está al nivel que tuvo Garry Kasparov?
-Es muy difícil comparar las épocas. Yo diría que su ajedrez es hoy más fuerte que el de Kasparov, porque el ajedrez ha evolucionado mucho. Pero, como ya dije, es muy difícil comparar épocas. Y el predominio que ejerció Kasparov durante tantos años, Carlsen no lo ha tenido. Creo que esa pregunta tendría opiniones divididas.
-Entonces, si juegan hoy Carlsen y Kasparov…
-Hoy gana Carlsen.
-¿Y el mejor Carlsen con el mejor Kasparov?
-Yo simpatizaría con Carlsen, por su juego, me gusta más, creo que es más fuerte. A Kasparov le agradan más las posiciones complicadas.
-Y, supuestamente, cada uno en su mejor momento, ¿cuál sería el llamado match de todos los tiempos?
-Carlsen contra Kasparov.
-¿No incluyes al estadounidense Robert Fischer?
-Sí, también, creo que podría ser una triangular. Porque en su momento también fue muy grande.
-Volviendo al inicio: ahora sí puedes soñar.
-¿En qué?
-Bueno, en lo que desees… ¿En qué te gustaría?
-En llegar a los 2700 de coeficiente ELO.

La competencia

 

Rey

Rey

La Copa del Mundo por equipos, en la que participaron 10 naciones, se realizó en la ciudad de Tsaghkadzor, en Armenia, del 19 al 29 de abril, y resultó dominada por China (15 puntos de 18 posibles)… Luego se ubicaron: 2. Ucrania (12), 3. Armenia (11), 4. Rusia (10) —anterior campeona—, 5. Estados Unidos (10), 6. Hungría (9), 7. Israel (8), 8 y 9. Cuba e India (7), 10. Egipto (1)… El equipo cubano estuvo integrado por los GM Leinier Domínguez (¡bronce en el complicado primer tablero!), Lázaro Bruzón, Yuniesky Quesada, Isam Ortiz y Yuri González. Estuvieron el también GM Aryam Abreu (capitán), y el comisionado nacional, Carlos Rivero… Los criollos, tras ganarle a Rusia (con todos sus jugadores por encima de los 2700, tres entre los 20 primeros del ranking) y a Armenia, y casi hacerlo ante China, pasaron por un mal segmento final: encajaron cinco reveses consecutivos, por lo cual quedaron con un sabor agridulce…

Dos opiniones

Caballo de ajedrez

Caballo de ajedrez

 

GM Aryam Abreu, capitán (entrenador) del equipo:
“Venimos un poco tristes, por lo sucedido en las últimas rondas, en las que cedimos. Pero también contentos, porque desde la Olimpiada se han notado progresos, somos un equipo diferente. Antes, para decirlo vulgarmente, íbamos a poner la cara. Ya se ve que desde la Olimpiada le hemos ganado a grandes conjuntos, y ahora lo hicimos con Rusia y Armenia. Perdimos con China un match realmente ganado. Y creo que se puede soñar con tener una actuación un poco mejor”.

Carlos Rivero, comisionado nacional:
“Bueno, siguiendo lo que dijo Aryam, el ajedrez cubano está por demostrar las cosas que puede hacer. El punto de partida quizás haya sido la Olimpiada pasada, en Noruega. Una buena preparación nos puede llevar a un buen resultado en la próxima Olimpiada, incluso estar entre los cinco primeros. Pensamos que tenemos equipo para eso, muchachos que van a repetir. Se encuentran en su mejor momento. Hay un buen entrenador, un buen equipo de trabajo. Pensamos que sí podemos obtener esos resultados”.


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez