0
Publicado el 11 Enero, 2016 por Dayán García La O en Deportes
 
 

2015: Un año que enseñó

Como es lógico, con alegrías y tropiezos
La delegación cubana mientras desfilaba en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. No pudo alcanzarse allí el histórico segundo lugar logrado desde los de Cali 1971.

La delegación cubana mientras desfilaba en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. No pudo alcanzarse allí el histórico segundo lugar logrado desde los de Cali 1971. (RICARDO LÓPEZ HEVIA)

Por DAYÁN GARCÍA LA O y RAFAEL PÉREZ VALDÉS

El resorte de 2015 para el deporte de nuestro continente se liberó con toda su fuerza el 10 de julio. Ese día comenzaron los Juegos Panamericanos de Toronto. Era un reto mayúsculo del que Cuba no salió ni como era acostumbrado ni como se pronosticó. En realidad a lo largo del año se acumularon alegrías y tropiezos. El año 2016, ¡incluso con Juegos Olímpicos!, promete ser también muy interesante. Pero hoy vamos a repasar lo ocurrido en 2015.

Empezaremos con lo acontecido en la ciudad canadiense, lo cual tratamos de resumir entonces en BOHEMIA, mediante el trabajo Llegó la hora del análisis (7 de agosto-Edición 16).

Lo primero que hicimos fue dedicarle un muy justo reconocimiento a quienes entregaron el mejor de sus esfuerzos en la búsqueda de la cosecha que en definitiva nos ubicó cuartos en la tabla final (36 medallas de oro-27 de plata-34 de bronce=97), aunque haya sido menor a la esperada. No olvidemos que lo hicieron en desventaja frente a otros, con mejores condiciones de entrenamientos, más roce con rivales… por mencionar solo dos aspectos. Se impone recordar los primeros países: 1. Estados Unidos (103-81-81=265), 2. Canadá (78-69-70=217), 3. Brasil (41-40-60=141). En quinto lugar finalizó Colombia (27-14-31=72).

Antes de los juegos, autoridades deportivas aseguraron que se había realizado una preparación muy buena, superior a la de la edición anterior en Guadalajara 2011, por lo que se iría con el objetivo de mantener el segundo lugar ganado desde la de Cali 1971.

Ese error en los pronósticos, que sería estudiado deporte por deporte, según aseguró el presidente del Inder, fue la causa que complicó las valoraciones a ofrecer, el criterio entre la población, a la cual se le preparó para otro tipo de resultado. O dicho de otra forma: si el anuncio oficial antes del inicio hubiera sido que las condiciones actuales eran diferentes, que se trataría de luchar por terminar entre los primeros, pues se habrían sentido mayormente los aplausos.

Y es que han existido cambios ante los cuales no se pueden cerrar los ojos. Las situaciones incluso son muy distintas a las de cuando hace ocho años Fidel nos alertó tras los Juegos Olímpicos de Beijing 2008: “Nos hemos dormido sobre los laureles”, frase que puede resumir aquella reflexión.

Hoy el mundo es diferente. América es diferente. Cuba y nues-tro deporte también lo son. Los resultados pasan en buena medida por los recursos económicos que se puedan destinar. Era posible entonces quedar por detrás de Estados Unidos, Canadá y Brasil. Y, en nuestro criterio, fue un gran éxito ubicarnos por encima de otras naciones con mucho más capital. Esa es la pura verdad.

Ojalá hayamos aprendido todas las lecciones que deja Toronto. Este es un tema que no admite ya demoras ni tratar de resolverlo con curitas: el deporte cubano necesita una verdadera revolución (que incluye cambiar todo lo que deba ser cambiado), y no seguir haciendo pronósticos tan arriesgados.

No pueden quedar en el olvido pasos importantes que se han dado, como el aumento salarial, los contratos con clubes de otros países, porcentajes mayores para los atletas, los esfuerzos por cambiar condiciones de vida… Pero hace falta más.

Estamos hablando del rescate del deporte en la base, del estado de las instalaciones, los precios de los implementos que vuelven inaccesible a veces la práctica deportiva; los problemas con las clases de Educación Física, la necesidad de cambios en los métodos de entrenamiento, de una mayor presencia de la ciencia y la tecnología, de la capacitación, de que nuestros atletas entiendan cada aspecto de su esfera y se expresen mejor, menos repetitivos, más analíticos, por solo mencionar algunos temas.

Este año serán los Juegos Olímpicos de Río, donde será más fácil quedar en ellos entre los 10° o 12° primeros países que segundos o terceros en unos Juegos Panamericanos. Si ello ocurre, lancemos con medida los fuegos artificiales. Lo que falta por hacer es una complicada tarea pendiente. Y todo ello sin descuidar la práctica del deporte por la población, como un medio para mantener la calidad de vida. La base en primer lugar. ¡De ella y no de laboratorios deben salir los campeones!

Ya que hablamos de erróneas señales. ¿Habremos estado suficientemente al tanto después de los Juegos Panamericanos de La Habana 1991 (¡primer lugar con 140 medallas de oro!), o de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 (¡quinto con 14!)? Estamos casi seguros de que no.

Luego de La Habana 91 era lógico un descenso en las justas continentales. Lo que ocurre es que esa disminución resultó casi sostenida: Mar del Plata 1995 (112 títulos), Winnipeg 1999 (69), Santo Domingo 2003 (72-muy pequeña excepción), Río 2007 (59), Guadalajara 2011 (58). Y, como ya conocemos, Toronto 2015 (36).

Hubo solo cinco deportes que salieron ahora con mejor nota a la de cuatro años atrás: canotaje (4 en Guadalajara-6 en Toronto), taekwondo (2-3), gimnasia artística (0-2), tiro (1-2), clavados (0-1).

Ni siquiera el boxeo, llamado “buque insignia”, más allá de que le hayan quitado una pelea a Roniel Iglesias, pudo quedar mejor (8-6).

Sin dudas, entre los momentos más disfrutados por la afición se encuentran la faena de la tropa del canotaje (¡6 de oro!); la corona lograda por la pertiguista Yarisley Silva (ante rivales tan encumbradas como la brasileña Fabiana Murer o la estadounidense Jennifer Suhr); la del maratonista Richer Pérez (luego de 24 años desde la de Alberto Cuba, en La Habana 1991); las tres del taekwondo (Yania Aguirre, José Cobas, Rafael Alba); la de José Antonio Guerra-Jeinkler Aguirre, en el sincronizado de plataforma; la de la heptalonista Yorgelis Rodríguez (un evento muy completo); el desempeño del gimnasta Manrique Larduet (una de oro-dos de plata-una de bronce), quien devolvió a este deporte a lo más alto del podio tras una larga espera, desde Santo Domingo 2003, cuando todavía reinaba el gran Erick López. Aunque sabemos que no lo mencionamos todo.

Se rompieron 87 récords y varios cubanos quedaron entre los multimedallistas, siendo los más destacados Larduet (1-2-1=4), Yusmary Mengana (canotaje-3-0-0=3), Jorge A. García (del mismo deporte y con igual resultado), Reinier Torres (canotaje-2-1-0=3), Ángel Fournier (remo-2-1-0=3).

En los nuevos enfoques, aunque sea el deporte nacional, nos parece razonable —y lo decimos conscientes de que no gustará a muchos— modificar de una vez y por todas el criterio de que la del beisbol es la medalla de oro que no puede faltar. No siempre será posible, les añade una presión extraordinaria a sus protagonistas, y demerita otras preseas. Los rivales están hoy más preparados y se ha tenido que enfrentar de una forma u otra un éxodo de atletas, no solo de peloteros, y ello también incide.

En el ring

El agramontino Julio César La Cruz ratificó su reinado mundial de los 81 kilogramos, al ganar por tercera vez. ¿Podrá llegar al oro en los Juegos Olímpicos de Río?

El agramontino Julio César La Cruz ratificó su reinado mundial de los 81 kilogramos, al ganar por tercera vez. ¿Podrá llegar al oro en los Juegos Olímpicos de Río? (ANARAY LORENZO)

Del buque insignia del deporte cubano solo se esperan año tras año un cúmulo de alegrías, y 2015, en sentido general, no constituyó la excepción. Lo más importante llegó en el Campeonato del Mundo, que acogió la ciudad catarí de Doha. Se recuperó el cetro perdido desde la versión de Mianyang 2005, con cuatro títulos, dos platas y una presea de bronce. Los campeones fueron el prometedor jovencito Joahnys Argilagos (49 kilogramos), el mediano Arlén López (75), así como los habituales Lázaro Álvarez (60) y Julio César La Cruz (81), estos dos últimos con su tercera corona a hilo. El propio La Cruz resultó merecedor, de forma compartida con el gimnasta Manrique Larduet, de la distinción de atleta del año en el apartado individual masculino.

En la Serie Mundial, después del debut dorado en la cuarta edición, los Domadores cedieron en la final ante Kazajistán para quedar en el segundo escaño, con algunas peleas de dudosa decisión. En este torneo se lograron cinco cupos olímpicos, mientras que en el evento del orbe se sumaron otros dos, para situar a Cuba en el segundo lugar entre las naciones con más clasificados en el cierre del año (Rusia cuenta con ocho).

Otras batallas importantes libraron nuestros púgiles en Toronto (seis oros y cuatro platas), en el Premundial de Vargas, Venezuela (siete doradas y tres segundos puestos).

Entre los menores, hay que destacar el título de Dainier Peró en el torneo mundial para cadetes (menores de 17 años) que acogió la ciudad rusa de San Petersburgo. Peró, de la división de 80 kilogramos, se vistió de gloria en el evento, en el que Cuba se llevó una plata de Alexei Rodríguez (54) y un bronce de Edel Acosta (60).

Atletismo: Rota mala racha

Dos medallas de oro en un mundial no es algo que se logra fácil. El atletismo las obtuvo en Beijing (China), gracias a la pertiguista Yarisley Silva y la discóbola Denia Caballero. Hubo más: el triplista Pedro Pablo Pichardo volvió a terminar como subcampeón. Un dato importante: no se ganaba una corona desde la cita del orbe en Berlín 2009. Nuestros compatriotas del deporte rey participaron en 34 competencias internacionales oficiales, y lograron 108 medallas, de ellas, 46 de oro, 36 de plata y 26 de bronce. Además se conquistaron cuatro títulos, cuatro preseas de plata y tres de bronce en el Circuito de la Liga del Diamante de la IAAF.

Silva resultó invencible también en los Juegos Panamericanos de Toronto, la parada de la Liga del Diamante de Estocolmo (Suecia); los mítines de Sotteville (Francia) y Beckum (Alemania), donde impuso récord nacional de 4.91 metros. Caballero dominó en Toronto, y los mítines de Bilbao (España), Sotteville (Francia), Hengelo (Holanda), Turku (Finlandia) y Montreuil (Francia). Pichardo fue titular en Toronto. Mantuvo una estabilidad coherente sobre los 17 metros y 50 centímetros, con tres brincos por encima de los 18 metros, incluyendo el actual récord nacional de 18.08 (cuarto humano con marca sobre los 18).

Hubo otras medallas de oro importantes en Toronto 2015, entre ellas algunas un tanto especiales como las del maratonista Richer Pérez y la heptalonista Yorgelis Rodríguez.

Gimnástica artística se sacude

El gimnasta Manrique Larduet aportó, tras años de trabajo, alegrías para los seguidores de su deporte, casi en la sombra. Logró medallas mundiales, y hasta la clasificación olímpica.

El gimnasta Manrique Larduet aportó, tras años de trabajo, alegrías para los seguidores de su deporte, casi en la sombra. Logró medallas mundiales, y hasta la clasificación olímpica. (ROBERTO MOREJÓN)

Tras años de espera y de trabajo casi en la sombra, la gimnástica artística vivió momentos de alegría. Y fueron lo suficiente para que Manrique Larduet compartiera la distinción de resultar escogido como atleta del año, junto al boxeador Julio César La Cruz.

Es que logró brillar nada más y nada menos que durante un Campeonato Mundial. En Glasgow (Escocia), conquistó la medalla de plata en el apartado de Máximo Acumulador (conocido como all around), en resultado inédito para un cubano. Pero ello no le otorgaba pasaje hacia los Juegos Olímpicos de Río 2016, pues el ansiado boleto solo era obtenido por los medallistas en cada uno de los aparatos. Lo consiguió con el bronce en la barra fija: ¡Nunca un cubano había ganado dos medallas mundiales! Y no fue todo: antes conquistó una presea de oro, dos platas y un bronce en la cita continental de Toronto. En el regreso de Cuba a la Copas del Mundo se agenció en Anadia, Portugal, tres títulos y dos segundos lugares.

Y agreguemos que Marcia Teresa Videaux Jiménez también regresó con una de oro de Toronto, y de la Copa del Mundo de Anadia (Portugal). En la Copa del Mundo de Osijek (Croacia) sumó una de plata.

El jonronero Alfredo Despaigne, quien participó en el circuito japonés, volvió a estar en los eventos más im-portantes del año compitiendo con el uniforme del equipo Cuba.

El jonronero Alfredo Despaigne, quien participó en el circuito japonés, volvió a estar en los eventos más im-portantes del año compitiendo con el uniforme del equipo Cuba. (ANARAY LORENZO)

Beisbol: Altibajos

El año que quedó atrás fue de altibajos para el beisbol, a pesar de que comenzó con una de las grandes alegrías de los últimos tiempos entre bolas y strikes. El equipo de Pinar del Río, con sus refuerzos a bordo, se llevó el título en la Serie del Caribe, con sede en San Juan, Puerto Rico, un hecho que no se cumplía desde más de 50 años, y ocurre solo uno después del regreso de la Isla a estas lides.

Es cierto que el elenco no lució al inicio como esperaban sus parciales, pero el sistema de clasificación favoreció a los cubanos, quienes después sacaron la estirpe característica de otras épocas para ganar el bueno y llevarse la corona.

Aquende nuestras fronteras, se definió la temporada número 54 y la revelación fue el equipo de la Isla de la Juventud, que cayó en la final ante los Tigres de Ciego de Ávila, pero se llevaron el mejor resultado de su historia. Los dirigidos por Róger Machado sumaron su segundo campeonato en el último quinquenio, para ratificarse como una de las selecciones más estables de la etapa. En bronce quedó Matanzas, para mantenerse en el podio por cuarta ocasión consecutiva en la era Víctor Mesa (dos platas y dos terceros lugares).

El año que dijo adiós deparó otros resultados para el deporte nacional que no cumplieron con las expectativas, derrota 2×3 en el tope bilateral ante universitarios estadounidenses, bronce in extremis en los Juegos Panamericanos de Toronto, subtitular en un torneo de bajo nivel en Colombia, cuarto lugar en el mundial Sub 12, quinto en el torneo del orbe Sub 18, y sextos en el Premier 12, uno de los eventos fundamentales por su calidad.

No obstante, se puede aplaudir la actuación de un equipo alternativo que conquistó la corona del Torneo de Rótterdam y la inclusión de peloteros cubanos en ligas profesionales en Japón y Canadá. En este último país la excelente noticia llegó gracias al jardinero Yuniesky Gurriel, líder de los bateadores con 374 y además su equipo, Capitales de Québec, se ubicó en el tercer puesto.

Nuevos intercambios se sumaron a la relación Cuba-Estados Unidos, con un nuevo rumbo desde diciembre de 2014. En este sentido, recibimos la visita de la Universidad de Pensilvania y su conjunto de beisbol, primero en la historia que jugó frente a selecciones involucradas en la Serie Nacional. El resultado fue de tres triunfos para los de casa y uno para la tropa visitante. Industriales venció 2×0, Ciego de Ávila lo hizo 2×1, Matanzas ganó con holgura 15×2, en tanto Mayabeque cedió 3×9.

También destaca la visita de una delegación de la Major League Baseball para cumplimentar un par de clínicas con niños practicantes de la disciplina. Los visitantes y anfitriones abogaron por la normalización de los lazos entre la entidad estadounidense y la federación cubana, para que los peloteros nacidos en la Isla puedan llegar a las Grandes Ligas sin tener que renunciar a su ciudadanía, como obligan las leyes del bloqueo económico, comercial y financiero que EE.UU. impone a nuestro país desde hace 55 años.

Los estadios Latinoamericano y Victoria de Girón fueron las sedes escogidas para ambas clínicas, en la cual estrellas del circuito del mayor nivel del mundo, enseñaron muchos secretos a los pequeños participantes.

Tres de combate

El triunfo de Idalys Ortiz, en Toronto 2015, selló el séptimo éxito del equipo femenino en Juegos Paname-ricanos, todos los celebrados desde La Habana 1991.

El triunfo de Idalys Ortiz, en Toronto 2015, selló el séptimo éxito del equipo femenino en Juegos Paname-ricanos, todos los celebrados desde La Habana 1991. (ANARAY LORENZO)

El deporte de los ippones continúa siendo uno de los principales referentes del movimiento cubano. En los últimos 12 meses varias de nuestras figuras de los dos sexos se han mantenido en la élite mundial. En la fiesta continental la rama femenina lideró los séptimos Juegos de forma consecutiva, con balance de dos oros, una plata y cuatro bronces. Interesante resultó que ninguno de los cubanos (siete en cada sexo) regresó sin medallas, y al final la mayor Isla antillana se ubicó segunda con tres primeros lugares, igual cantidad de segundos y ocho terceros.

El Mundial, con asiento en la ciudad kasaja de Astaná, no fue lugar de buenas noticias, pero Idalys Ortiz se encargó de ubicar a la armada antillana en el medallero con una cota de bronce en la división de más de 78 kilogramos.

Además, los cubanos alcanzaron medallas en citas de la gira asiática de finales de año. Plata para Asley González (90) y bronce para Maricet Espinosa (63) en Quingdao (China), segundo lugar de José Armenteros (100) en Jejú (Sudcorea) y en el Grand Slam de Tokio las preseas plateadas fueron al cuello de Ortiz y González.

Ahora el judo se prepara para acoger en este mes de enero el segundo Grand Prix de La Habana, último evento de ese tipo que otorgará puntos para el ranking olímpico, en el que varios cubanos cuentan con posibilidades reales de agenciarse el pasaporte a la ciudad de Río de Janeiro.

La lucha saboreó en cuanto a medallas un momento muy dulce y otro un poco amargo durante su campeonato mundial, celebrado en Las Vegas, Estados Unidos, sin contar a figuras laureadas que no pudieron llegar a medallas.

El luchador Ismael Borrero, del estilo grecorromano, en la división de los 59 kilogramos, se fue de Toronto 2015 sin medallas, pero se desquitó en grande convir-tiéndose en campeón mundial.

El luchador Ismael Borrero, del estilo grecorromano, en la división de los 59 kilogramos, se fue de Toronto 2015 sin medallas, pero se desquitó en grande convir-tiéndose en campeón mundial. (UNITED WORLD WRESTLING)

Así, Ismael Borrero (59 de la grecorromana), quien no había salido nada bien de Toronto, superó su quinto lugar de la edición anterior y se alzó con la medalla de oro. Pero el estelarísimo Mijaín López (120 del mismo estilo) no pudo llegar a su sexto título, pues cedió de nuevo ante el turco Riza Kayaalp, a quien ya había derrotado.

El taekwondo cubano tuvo en 1987 su bautismo de fuego. Y desde entonces se ha dado a respetar, con medallas al más alto nivel. No fue una excepción en 2015. El momento más relevante, entre varios resultados, llegó con el Campeonato Mundial, en Chelabinski (Rusia), donde se obtuvieron par de bronces, gracias a Rafael Alba (división de los 87 kilogramos) y Robelis Despaigne (más de 87).

Ciclismo: las piernas de tres chicas

Entre bielas y pedales las mejores noticias llegaron de las piernas de tres atletas: la matancera Lisandra Guerra, la granmense Arlenis Sierra y la artemiseña Marlies Mejías.

La cubana Olga Echenique ganó la primera edición de la Titan Tropic.

La cubana Olga Echenique ganó la primera edición de la Titan Tropic. (CALIXTO N. LLANES)

En el caso de Guerra fue la única medallista de la Isla en el campeonato Mundial de Pista, celebrado en París, con bronce en la velocidad. En esta competencia Mejías se ubicó quinta en el ómnium.

El ciclismo no pudo aportar oros en Toronto, Lisandra, quien se lesionó, se llevó par de platas (velocidad y velocidad por equipos), en tanto Mejías se vistió de plata en par de oportunidades y además se llevó un tercer lugar (segunda en ruta y velocidad por equipos, y bronce en el ómnium). Por su parte, Sierra trajo la alegría en la fase de la Copa del Mundo de Cali, Colombia, cuando se impuso en el scratch.

Además, destacó en 2015 la realización de la Clásica Guantánamo-La Habana, un paso de avance en la recuperación de las vueltas ciclísticas internacionales a Cuba. El artemiseño José Mojica se proclamó campeón, con acumulado de 32:53.32 horas, y una ventaja de 1:43 minutos sobre su más cercano perseguidor, el granmense Yennier López, y de 3:10 ante el espirituano Joel Solenzal.

Igualmente, el santiaguero Arnold Alcolea se coronó en el premio de montaña, con 34 unidades, el guantanamero Onel Santa Clara se llevó el premio de las metas volantes, con 26 rayas.

En la especialidad de mountain bike nos vestimos de gala para acoger la primera edición del Titan Tropic, una lid que al parecer llegó para quedarse en nuestro suelo. El orgullo creció cuando la matancera Olga Echenique se coronó en el apartado femenino, mientras que entre hombres ganó el favorito colombiano Diego Alejandro Tamayo.

La prueba se desarrolló entre el 5 y el 10 de diciembre, a lo largo de 466 km entre La Habana y Cayo Jutía (en Pinar del Río), dividida en cinco etapas.

Echenique se tituló dejando en el camino a reconocidas figuras del circuito mundial como la portuguesa Filomena Gomes y la española Mireia Barbera.

Un bloque variado

La canoísta Yusmary Mengana ganó tres medallas de oro en Toronto 2015, y logró el difícil mérito de con-vertirse en una de las 10 atletas del año del deporte cubano

La canoísta Yusmary Mengana ganó tres medallas de oro en Toronto 2015, y logró el difícil mérito de con-vertirse en una de las 10 atletas del año del deporte cubano. (VLADIMIR MOLINA)

El canotaje, además de su gran aporte en Toronto, pudo incluir a Yusmary Mengana en la lista de los 10 atletas del año, apuntalada no solo por las tres de oro en esa justa, sino por haber sido segunda en la Copa del Mundo de Montebelo (Portugal), en K1 200 m, y quinta en el Campeonato Mundial de Milán (Italia), en K1 200 m.

Dos del ajedrez: el Gran Maestro Leinier Domínguez obtuvo el bronce como primer tablero en el Campeonato del Mundo por equipos, en Armenia; fue cuarto en el campeonato del mundo Modalidad Blitz, en Alemania, al igual que en el Grand Prix, en Georgia. Su homólogo Yuniesky Quesada terminó con oro como tercer tablero en Armenia, también ganó el Abierto de Nueva York, y el torneo de Mazatlán (México).

El destacado remero Ángel Fournier fue el singlista (individual) más destacado en el Campeonato Mundial bajo techo (modalidad ergometría) de Boston, Estados Unidos; la Copa del Mundo de Bled, Eslovenia; ganó, entre otros resultados, una de oro y dos de plata en Toronto 2015. Y aunque había merecido plata y bronce en mundiales, no pudo alcanzarlas en 2015.

Hay otros atletas clasificados para los Juegos de Río de este año. En el caso del tiro, por citar un ejemplo, se encuentran Eglys Cruz y Reinier Estupiñán, campeones de Toronto.

Los de la pelota vasca también tienen qué contar. En el mundial sub 22 años de edad, lograron una medalla de plata, en frontenis masculino, y otra del mismo color en paleta de goma individual masculina, así como una de bronce en frontenis femenino. Los aplausos entonces para Jhoan L. Torreblanca, Armando Chappi y Arlet Hernández.

Fútbol: tareas pendientes

Con los ecos de la emocionante actuación de la selección cubana Sub 21 de futbol en los Juegos Centroamericanos de Veracruz 2010, hecho reseñado en su justa medida en el resumen anterior, muchos esperábamos un 2015 diferente para el deporte de las multitudes.

En ocasiones parece que en materia futbolística se da un paso adelantes y tres atrás. En la Copa de Oro, principal evento de la región de Concacaf, los cubanos perdieron en dos oportunidades en su grupo: 0-6 ante México y 0-2 contra Trinidad y Tobago, pero una pírrica victoria 1-0 sobre Guatemala le dio la clasificación a cuartos de final donde cedieron 0-6 frente a Estados Unidos.

La clasificación al certamen Sub 17 del orbe, en Chile, también resultó imposible, al concluir en el premundial de la región norte, centroamericana y caribeña con cuatro puntos debido a cuatro empates y una derrota. Las igualadas fueron a costa de Honduras (1-1), Jamaica (1-1), Guatemala (0-0) y Trinidad y Tobago (2-2), el descalabro ante Estados Unidos 0-5.

En el Campeonato Nacional de Fútbol, primera división, el equipo de Camagüey se coronó después de 38 años de espera. Los “Miuras” aseguraron desde la decimocuarta fecha alzar el trofeo, cuatro convocatorias antes de que concluyera el calendario regular.

Un nuevo hito para este deporte marcó la visita a La Habana del club estadounidense New York Cosmos, con la presencia de jugadores de talla mundial como el delantero español Raúl González Blanco o el mediocampista español de origen brasileño Marcos Senna, un hecho que no perdió brillo ni con el resultado adverso de 1×4 de la selección de casa, ni con la lluvia que caprichosamente se encargó de azotar la cancha del Estadio Pedro Marrero.

En la otra cara se situó la visita del club mexicano Santos Laguna para un partido amistoso frente a la selección nacional. Los visitantes cedieron 0-1 ante los de casa con diana de Alexei Zuaznábar. Este intercambió derivó, además, en que jugadores antillanos fueran llamados entrenar con el conjunto azteca para ganarse un puesto en su franquicia. Los elegidos fueron Maiykel Reyes, Arichel Hernández, Adrian Diz Pe y Sandy Sánchez.

También se conoció a finales de año que el propio Reyes y el defensa Abel Martínez Colón se incorporaron a la pretemporada con otro club mexicano, el Cruz Azul, con el objetivo de hacer el grado con este equipo de cara al torneo Clausura 2016.

Casi terminando…

Unos apuntes bien apretaditos antes de concluir: los aficionados al voleibol continúan esperando por la recuperación de tiempos mejores; los pesistas no pudieron volver a ganar medallas en el mundial, en Houston (Estados Unidos), en lo cual las mayores posibilidades se encontraban en Yoelmis Hernández (85); el badmintonista Osleni Guerrero (bronce en Toronto 2015) continuó sus ascensos, y ganando metales de los tres colores en varias competencias; las chicas del baloncesto terminaron con bronce en Toronto 2015, y Clenia Noblet resultó elegida entre las cinco jugadoras más valiosas de la Copa América, en Ciudad de México; la escuadra femenina de balonmano tenía buenas opciones de clasificar a Río 2016, pero quedó por debajo tanto en Toronto como en la cita del orbe.

Ojalá hayamos sacado todos los aprendizajes necesarios: 2015 fue un duro año que enseñó.

No descubriremos el agua tibia: como en todo resumen quedaron otros elementos en el tintero. Hay otro resorte por liberarse ahora en 2016. El 5 de agosto comenzarán los Juegos Olímpicos de Río. Las preguntas ya flotan y la curiosidad aumenta.

Galeria de Fotos


Dayán García La O

 
Dayán García La O